REVIEWS

Cuál es el motivo del boom de los electrodomésticos conectados

Es un hecho. Los electrodomésticos conectados, como parte de las llamadas casas inteligentes, están aquí y vienen para quedarse. Al menos eso es lo que se desprende de un estudio realizado por Jupiter Research según el cual dentro de cinco años se venderán 202 millones de estos electrodomésticos frente a los 17 estimados de este año que está a punto de cerrar.

Pero, ¿qué son los electrodomésticos conectados? ¿Cómo funcionan? ¿Qué ofrecen que no tengan los de toda la vida? En este post intentaremos aclararte todas estas dudas y las ventajas de hacerte con un electrodoméstico conectado.

Los datos del estudio

El estudio, realizado por Jupiter Research y titulado Smart Home Appliances – Hardware & eCommerce Opportunities 2016-2021ha sido llevado a cabo en 12 países. Se han tenido en cuenta los datos y el comportamiento de los usuarios de Canadá, China, Dinamarca, Alemania, Japón, Noruega, Portugal, Corea del Sur, España, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos.

shutterstock_301234931

LO MÁS DESTACABLE

  • El dato principal que arroja es el aumento de ventas. Según sus cifras, éstas se multiplicarán casi por 12 en cuestión de cinco años: de los 17 millones de este 2016 se pasaría a 202 millones de unidades en 2021.
  • Sus autores han tenido en cuenta aspectos como el catálogo y la funcionalidad de productos, la fortaleza de la marca y sus sinergias dentro del sector para concluir que las marcas mejor posicionadas son Samsung, GE Appliances, LG, Bosch y Electrolux.
  • Introducir la conectividad más básica en un electrodoméstico no suele superar los 10 dólares por unidad. Claro, que eso es para el fabricante, no para el comprador.

shutterstock_338969786

¿Qué son los electrodomésticos conectados?

La definición más simple y comprensible es que se trata de electrodomésticos conectados a Internet mediante wifi para aumentar su funcionalidad y su practicidad. Depende del electrodoméstico, pero básicamente lo que hacen es tu vida más cómoda y agilizan según qué tareas.

Lo más fácil es explicarlo con casos prácticos. Por ejemplo, si eres de los que carga la lavadora y se olvida de darle al play –a todo el mundo le pasa alguna vez en la vida– no hay problema con una lavadora conectada. Porque puedes ponerla en marcha desde cualquier sitio, seleccionar el programa, la temperatura… Y, además, son más eficientes y fomentan el ahorro.

Otro caso. Los típicos productos que se quedan en el fondo de la nevera y no te acuerdas de que han caducado hasta que su olor o aspecto hacen saltar las alarmas. Eso no pasa con un frigorífico conectado ya que los modelos más recientes incluyen la funcionalidad de avisar al usuario de la caducidad de los alimentos que alberga.

Eso e indicar cuándo se han acabado la leche, los huevos… Incluso, desde algunos, hasta se puede hacer la compra por Internet sin necesidad de sentarse delante del ordenador o usar el móvil. Parece ciencia ficción, pero no lo es.

shutterstock_502593364

Para quienes no se apañan bien en la cocina se inventaron los robots que se encargan de hacerlo todo por ti. Solo tienes que introducir los alimentos y seleccionar el programa. Pero los electrodomésticos conectados van un paso más allá. Existen hornos que se conectan a Internet, se descargan recetas y son capaces de llevarlas a cabo. Eso por no hablar de ese termómetro que pinchas en el asado y te manda un mensaje al móvil para avisarte cuando está listo.

Eso en cuanto a las aplicaciones y funcionalidades a las que se les puede sacar partido. Aunque aún queda algo por contar que hará las delicias de quienes no tienen tiempo para casi nada. Que se te rompa la lavadora o la nevera siempre es un engorro. No sólo por el trastorno que supone, sino porque hay que llamar al técnico, pedir permiso en el trabajo…

Bueno, pues algunos de los electrodomésticos conectados de última generación pueden arreglarse (dependiendo de la avería, obviamente) por control remoto. Igual que cuando alguien del departamento de IT se conecta desde su ordenador al tuyo y te soluciona un problema.

¿Cómo funcionan?

En realidad su funcionamiento es muy sencillo. Los electrodomésticos conectados más básicos ofrecen al usuario la posibilidad de ponerlos en funcionamiento desde cualquier sitio solo con una aplicación descargada en su dispositivo móvil.

Otros también dejan controlar aspectos como la temperatura o el programa de lavado y secado, por ejemplo.

Desde el teléfono móvil, la tablet o el ordenador se envía la orden a través de la correspondiente aplicación y el electrodoméstico se pone en marcha. Eso sí. Cada marca tiene su propia aplicación. Lo cual implica que si tienes electrodomésticos de distintas marcas, necesitarás varias aplicaciones.

Otros van más allá de la simple conectividad para ponerlos en marcha o controlar la temperatura y, como en los casos prácticos expuestos arriba, ofrecen la posibilidad de hacer la compra o descargarse recetas.

Y eso es ahora, porque al ritmo que evolucionan, a saber de qué son capaces en unos años. Todo tiene que ver y es parte del llamado Internet de las cosas (IoT). Así es como se llama al hecho de que objetos del día a día estén conectados a la Red.

shutterstock_411274564

Ventajas que ofrecen

Aparte de hacerte la vida más sencilla y poder controlarse de forma remota, ofrecen una serie de ventajas a tener en cuenta.

  • Son más eficientes energéticamente: se ahorra en el consumo y, por ende, en la factura.
  • Gracias a la conectividad se pueden contrarrestar despistes o imprevistos, como no vigilar la caducidad de los alimentos o poner la secadora a distancia para tener a punto esa camisa.
  • Anulan el error humano. Es decir, con un horno inteligente, es muy complicado que el asado se queme o se quede crudo.
  • Son más seguros porque detectan posibles fallos como escapes de agua o sobrecalentamiento.
  • El ‘pero’ principal está en la vulnerabilidad a ciberataques sobre la que han lanzado la alerta varios colectivos recientemente.

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario