Los grandes losers comerciales de la historia

26 COMENTARIOS

La vida, en ciertos aspectos, se divide entre vencedores y vencidos. El mundo comercial no iba a ser menos, y muchos productos novedosos han fracasado estrepitosamente cuando le han plantado cara a sus competidores más directos. Vamos realizar un didáctico repaso por algunas de las tecnologías y formatos recientes e históricos que han resultado ser unos auténticos losers comerciales ante sus adversarios. ¡LOSERS!

 

Cintas, cables, señales, discos: MUY LOSERS TODOS

La última gran guerra de formatos comerciales la vivimos hace no mucho tiempo entre un par de competidores llamados Blu-ray y HD-DVD, ¿os suena? Pero no ha sido la única, por supuesto: la más recordada sin duda es la que enfrentó al VHS con el Betamax. Aun así, no solo de formatos de vídeo viven las guerras comerciales: también los conectores, el propio teclado de tu ordenador, las señales de radio…

¡Mira que dan guerra los productos tecnológicos!

RADIO AM vs. RADIO FM

Radio FM vs Radio AM

Ni te imaginas la macabra historia que hay detrás de tu humilde sintonizador de radio. Las señales de radio de AM (amplitud modulada) aparecieron a principios del siglo XX. Rápidamente, la radio se transformó en un buen negocio y, además, en un buen medio para retransmitir eventos en directo y programas de entretenimiento. Pero el problema que tenían las señales AM era su facilidad para sufrir interferencias.

Edwin Armstrong se puso manos a la obra para mitigar esas interferencias. El resultado de su trabajo fue la radio de FM (frecuencia modulada) que ahora disfrutan tus radios actuales, esto sucedió en 1934. Tras dar en el clavo, Armstrong ofreció su nueva patente a David Sarnoff, encargado de RCA (Radio Corporations of America), pero este declinó la oferta al estar más interesado las TV, que estaban en auge. Armstrong decidió crear entonces sus propias estaciones de radio FM.

Pocos años después esta nueva tecnología dañó el negocio de la AM, así que Sarnoff pidió a la FCC (Comisión Federal de comunicaciones) que restringiera la FM. La petición funcionó y las emisiones en FM se vieron obligadas a moverse a diferentes frecuencias, provocando que miles de radios quedasen obsoletas.

Por si fuera poco, la propia RCA le ganó la patente de la FM a Armstrong, lo que provocó la ruina del propio Armstrong y que él mismo se quitase la vida en 1954. ¿Cómo te quedas?

Loser

Actualmente las señales de radio FM son más escuchadas que las de radio AM, por lo que el claro perdedor es la radio AM, aunque, curiosamente, todavía quedan años para que las señales AM sean erradicadas totalmente.

TECLADO QWERTY vs. TECLADO DVORAK

QWERTY vs DVORAK

En 1873 el inventor Christopher Latham Sholes introdujo una configuración para las máquinas de escribir que ofrecía una situación de caracteres espaciados uno del otro de manera que no se interfirieran a la hora de escribir. Éste tipo de plantilla es la denominada QWERTY, el formato teclado que usamos normalmente (mira tu teclado para comprobarlo y fíjate en que las teclas Q W E R T Y se sitúan de forma consecutiva, de ahí su nombre).

El problema principal que presenta este tipo de teclado es su ineficiencia y su situación poco ergonómica, que fatiga rápidamente las manos.

En 1930, el Dr. August Dvorak propuso un nuevo sistema que era más fácil, rápido y cómodo a la hora de escribir. Grandes acontecimientos históricos como la 2ª Guerra Mundial y la introducción del QWERTY en colegios no le dieron a este sistema muchas oportunidades.

Steve Wozniak (cofundador de Apple), Bram Cohen (creador de BitTorrent) o Matt Mullenweg (desarrollador principal de WordPress) son algunos de los orgullosos y famosos usuarios de teclados DVORAK.

Loser

A pesar de la gran multitud de alternativas existentes hoy en día, y de la posibilidad de adquirir teclados DVORAK para nuestros PC, Mac o smartphones y tablets, la grandísima mayoría de teclados existentes son QWERTY. Y es que posiblemente ni habías oído hablar de DVORAK hasta hoy, ¿verdad?

FIREWIRE vs. USB

FireWire vs USB

Aquí encontramos un claro ejemplo de que no siempre el mejor formato gana la partida a su adversario. El popular conector USB que tanto usas hoy en día comenzó a utilizarse masivamente allá por el año 1998 bajo su especificación 1.1, que alcanzaba los 1,5 MB/s. Su especificación 2.0, que apareció en el año 2000, aumentaba su capacidad salvajemente hasta los 60 MB/s.

Desde la aparición de la primera versión, todos los dispositivos externos (impresoras, escáneres, mandos, etc) comenzaron a usar este formato, y además eran retrocompatibles en nuevas versiones, lo que aportaba una gran versatilidad a dicho conector, cuyo uso creció como la espuma.

La conexión IEEE 1394, mayormente conocida como FireWire (o i.Link por Sony) fue una conexión que se introdujo en el año 1995 por Apple. Su velocidad en la versión FireWire 400 era de 50 MB/s, prácticamente la misma que USB 2.0, pero lanzada varios años antes. Versiones posteriores como FireWire 800 (lanzada en el año 2000) duplican esa velocidad.

FireWire solía usarse para conectar cámaras digitales o videocámaras a ordenadores y viceversa. Permitía grandes longitudes de cable (4 metros aproximadamente) y la posibilidad de conectar hasta 63 dispositivos a la vez.

Loser

Aunque resulte curioso, como ya imaginarás el gran vencedor fue el USB (que está a punto de lanzar su versión 3.1 con conector reversible). La expansión del conector FireWire, el gran perdedor, se vio altamente limitada por el escaso número de dispositivos que lo usaban, que principalmente eran ordenadores Mac y algunas cámaras de vídeo. La cantidad pudo sobre la calidad.

BETAMAX vs. VHS

Betamax vs VHS

Retrocedemos en el tiempo hasta la mitad de la década de los 70. En 1975 apareció el Sony SL-6300, el primer grabador y reproductor de vídeo casero que utilizaba el formato Betamax de la propia Sony.

El formato Betamax tuvo el mercado de la videograbación para él solo durante casi un año, hasta que se lanzó el formato VHS (Video Home System), creado por JVC y Matsushita (Panasonic) en 1976, iniciándose una verdadera guerra de formatos. Por supuesto, aunque ofrecían calidades similares, ambos sistemas eran incompatibles entre sí.

Betamax originalmente solo ofrecía una hora de grabación, mientras VHS ofrecía 2 horas. Esa diferencia fue crucial. Con el tiempo se inició una guerra de precios por dominar el estándar. En 1979, Sony fue acusado de infringir el derecho de copia de los programas de televisión y películas, por Universal Studios y Disney. Sony comenzó a perder cuota de mercado.

JVC prefirió sacrificar ganancias y abrir su estándar, pero las restricciones del Betamax llevaron a que ya en 1984 sólo doce compañías lo apoyaran, contra los cuarenta fabricantes de reproductores VHS, que vendía hasta tres veces más que su competidor.

Loser

En 1988 Sony admitió la derrota del Betamax y anunció la producción de una línea de grabadores VHS, que ya tenía el 95% del mercado. VHS se convertiría en el estándar durante los siguientes 10 años.

Como en otros casos, la victoria del VHS se debe fundamentalmente a la mayor disponibilidad de películas en este formato, y en especial, imagino que no te sorprenderá el dato: de películas porno, debido a que JVC era menos escrupulosa a la hora de licenciar su tecnología que Sony, y el público prefirió la variedad de contenidos (y menudos contenidos) por encima de la superior calidad que ofrecía el Betamax en ciertos aspectos técnicos.

La tierna era pre-internet, señores.

SUPER AUDIO CD vs. DVD AUDIO

Super Audio CD vs DVD Audio

Llegamos al enfrentamiento más peculiar de toda nuestra lista. A finales de los años 90, con el CD en su máximo apogeo de ventas (haciendo desaparecer a otras opciones como el vinilo, el Mini-Disc y el cassete) las compañías se sentían algo “aburridas” y decidieron pensar en el posible sustituto del CD de Audio.

Los candidatos para tal puesto eran el Super Audio CD, introducido por Sony y Philips en el año 1999 y el DVD Audio (que no dejaba de ser un DVD normal, pero enfocado a la reproducción de audio), introducido por Toshiba en el año 2000.

El lanzamiento de ambos formatos venía acompañado de mayores tasas de bits y altos muestreos, además de sonido envolvente en sistemas de cine en casa o equipos de varios altavoces y objetos de valor añadido como libretos, juegos, vídeos, etc. Por supuesto, también tenías que comprar nuevos equipos para apreciar todo el potencial de los nuevos formatos.

Loser

Zasca para los fabricantes: Los consumidores prefirieron seguir comprando CDs y descargar archivos digitales de peor calidad. Ninguno de los dos formatos ha tenido apenas éxito. Es más, fíjate lo que ocurre: ni los propios ingenieros o audiófilos son capaces de distinguir la diferencia de calidad entre CDs normales y Super Audio CDs. Mala suerte que no podamos cambiarnos de oídos, pensarían los fabricantes. Pero, visto lo visto, todo se andará.

HD-DVD vs. BLU-RAY

HD-DVD vs Blu-ray

Tras la gran guerra de formatos de vídeo de los 80 entre Betamax y VHS, y a modo de improvisado homenaje, este mismo siglo hemos asistido a otra nueva guerra de formatos audiovisuales, en este caso la protagonizada por el HD-DVD y el Blu-Ray.

La batalla, en realidad, se libró entre dos grandes grupos de compañías electrónicas, desarrolladores de hardware y estudios de cine, unas frente a las otras, con Toshiba a la cabeza del HD-DVD y Sony frente al Blu-ray. Tras la revolución económica de los DVD, algunas compañías comenzaron a pensar en formatos de alta definición e incluso llegaron a pensar un formato conjunto, pero rápidamente se crearon dos grupos de tecnologías enfrentadas en el año 2002.

Los HD DVD eran los más baratos de fabricar, ya que usaban DVD existentes de doble capa hasta un máximo de 30 GB de capacidad. Los Blu-ray eran nuevos y más caros, pero llegando hasta 50 GB de capacidad. En 2006 se lanzaron los reproductores de ambos formatos, y, tras un periodo de pobres ventas debido a sus altos precios, los Blu-ray tomaron la delantera gracias a la inclusión de este formato en los discos de la consola Playstation 3 de la propia Sony.

Loser

El hachazo final de la batalla lo dio Warner Bros en 2008 al anunciar que no seguiría con su apoyo al formato HD DVD, decantándose por su oponente, el vencedor y estándar actual, el Blu-ray. Meses más tarde Toshiba, responsable del HD-DVD, acabó anunciando que descontinuaría la producción de los reproductores de éste formato. GAME OVER.
[newsletter utm=”losers-comerciales”]

HACE 6 AÑOS