TENDENCIAS

“Los Goonies” cumplen 30 años

750x500_los-goonies

Si nunca has estado con tres amigos más en el recreo y te has pedido ser Mikey, Data, Bocazas o Gordi para ir en busca de los tesoros del patio; si nunca has gruñido guturalmente como Sloth o si nunca has pedido al gordito de tu clase que por favor hiciese un ‘supermeneo’; entonces una de dos: o eres (insultantemente) joven o nunca has vivido aventuras de verdad (y déjate de digitalizaciones y transformers varios).

Los Goonies’, esa pandilla mítica del cine, cumplen 30 años desde su primera proyección allá por 1985 (el 7 de junio, concretamente). Hacemos un repaso de cómo llegó a convertirse en todo un icono a través de sus anécdotas de rodaje. ¿Que cuáles son? Ponte cómodo, porque te las enumero a continuación.

 

Amalgama ochentera

Un ‘goonie’ podría definirse como un ‘ochentero’ y de los puros, ya que múltiples referencias de la década aparecen, tienen relación o se mencionan directamente en sus diálogos:

  • Cyndi Lauper de banda sonora.
  • Michael Jackson asistiendo al rodaje, invitado por Spielberg.
  • Alusión a los ‘Gremlins’ en el diálogo de Gordi con uno de los  Sheriffs (“Sí claro, como cuando me contaste aquello de los bichos que se reproducían cuando se les mojaba…“)
  • Alusión a ‘Star Wars’ con una réplica de R2D2 en el barco pirata de playmobil.
  • Comparte un actor de reparto con ‘Indiana Jones’, el inolvidable Tapón vietnamita Jonathan Ke Quan.
Sin bromas con los niños…

 

Richard Donner y Spielberg

La mayor parte de la gente asocia la película a la filmografía del bueno de Spielberg y no andan desatinados ya que se encargó de la producción, parte del guión junto con Chris Columbus, y se hizo cargo de la dirección de alguna secuencia suelta. Tanto se implicó en el proyecto que una de las anécdotas que cuenta Gordi (la de fingir el vómito en un cine para provocarlo de verdad en otros) era una bromita real del propio Steven, ese golfillo picaruelo de la gorra visera pa’ trás.

Eso sí, el honor de dirigirla como titular fue para otro icono ochentero, Richard Donner, responsable de las dos primeras partes de ‘Superman’ (de ahí la camiseta de Sloth), ‘Lady Halcón’, ‘Arma Letal’, ‘La Profecía’ o ‘Los fantasmas atacan al jefe’ entre otras. Ahí es nada. Su olfato para el éxito le decía que estaba haciendo historia y no se resistió a hacer un cameo en forma de Sheriff al final de la película.

Goonies_03-542x360
Sloth, ese mito…

 

El reparto

Eres joven. Tranquilo, no pasa nada, eso se cura con la edad. Pero para entendernos nos referiremos a Sean Astin como ‘Samsagaz Gamyi’ que, antes de ser un hobbit fiel, fue más cosas, entre ellas el líder asmático y carismático de una pandilla antológica. Por lo visto, se llevó como recuerdo de rodaje el mítico mapa del tesoro que desencadenaba toda la aventura. Bien, pues años después, su madre lo tiró alegremente pensando que era un papelajo descolorido más (cómo tendría el cuarto el muchacho).

Calculando que cada uno de los abalorios del desván se vendió por una pasta a mitómanos y freaks del film, pues imaginemos la de millones que tiró la buena señora, mientras pasaba la aspiradora un domingo por la mañana, con su hijo sudando una resaca de caballo.

Debo confesar que aún no la he visto en versión original. Imperdonable porque así me hubiese dado cuenta que la secuencia en la que Bocazas intenta hablar el idioma de la señora de la limpieza no era italiano, sino español, y la mujer mejicana para más señas.

Sloth, ese adorable monstruo deforme con un ojo, digamos desnivelado, resulta que fue un antiguo jugador de fútbol americano. De ahí la camiseta de su ex equipo que luce en varios planos. El ojo en cuestión era dirigido por control remoto y el tipo tenía que llevar una cuenta interna para sincronizar los parpadeos. Eso son efectos que impactan y no hordas digitalizadas…

Pero para efectos, los del barco pirata, construido al detalle durante tres meses. No quisieron enseñárselo a los niños para grabar su verdadera reacción al verlo por primera vez. Lo lograron a medias porque se liaron a decir tacos y tuvieron que repetir varias tomas. Criajos malhablados… Claro que, siendo los inocentes ochenta, podrían ser: ¡córcholis! ¡cáspita! y ¡repámpanos!, dado que incluso al personaje de Data tuvieron que cambiarle varios diálogos, porque prometió a su madre no decir tacos. Hay que joderse…

¿Quién no se ha pedido ser alguno en el recreo?
¿Quién no se ha pedido ser alguno en el recreo?

 

La edición especial conmemorativa

Históricamente hay seis escenas eliminadas como seis soles. Tres de ellas se recuperaron para la edición en dvd de los noventa. En los cines de entonces no se entendía por qué Data afirmaba que ‘Lo peor había sido lo del pulpo’. La respuesta estaba en el vídeo.

 

La secuela

Supermeneo

Llevan a vueltas con ella desde hace muchos años para estupor de generaciones enteras. Tocar esto es como ese otro rumor de un posible remake de ‘Blade Runner (Ridley, ¿por qué nos has abandonado?). Donner lo daba por hecho a sus 85 tacos y el guión de excusa sería una aventurita con los hijos del reparto original. Menos mal que parece que éstos no están mucho por la labor y eso les honra y nos salva, de momento… Veremos (y nunca mejor dicho).

 

HACE 4 AÑOS