REVIEWS

Drones: ¿cómo revolucionarán nuestro futuro?

3 COMENTARIOS

Los drones han despertado un gran interés en los últimos años. No son nada nuevo, pues ya se venían usando para fines militares, pero ahora parece que todo el mundo quiere uno. Bueno, tal vez todo el mundo no, pero a mí no me importaría tener uno.

No obstante, más allá de actividades creativas, el futuro de los drones pinta muy interesante. Los actuales desarrollos y modelos más perfeccionados junto a tecnologías actuales potencian sus posibles usos. ¿Has imaginado cómo podría ser el futuro con drones?

Drones, más que un gadget volador

Cuando piensas en un dron lo normal es que lo hagas imaginando un dispositivo capaz de volar y, mediante el uso de una cámara, captar imágenes desde puntos poco habituales. Y no es tu culpa, es lo que se está potenciando pero tras el telón hay otros usos esperando a ser mostrados.

En un futuro cercano, los drones dejarán de ser herramientas militares o dispositivos con los que hacer fotos y vídeos con fines creativos para pasar a ser los protagonistas en acciones de rescate, vigilancia, investigación, etc.

Una de las compañías que parece estar dispuesta a introducirlo en sus actividades próximamente es Amazon. Como ya se pudo ver en un vídeo, Amazon Prime Air es el sistema de entrega que haría uso de un dron para repartir las compras realizadas en su tienda online.

Sería una alternativa práctica con la que acelerar las entregas en aquellas poblaciones en las que fuese posible. Y digo posible porque hay aspectos que se deben gestionar bien. Principalmente la seguridad, porque su caída o choque fortuito podría provocar importantes daños materiales e incluso personales.

De igual modo, si repartir paquetes te parece poco interesante, Ambulance Drone puede que no. Como muestran sus creadores en el vídeo, el uso de un dron como éste permitiría socorrer a personas que pudiesen sufrir un ataque al corazón en medio de la calle. Vale, es una situación muy particular que en muchas ocasiones podría parecer demasiado futurista. Pero no es algo tan disparatado.

En grandes ciudades podría no ser necesario pero piensa en pueblos o zonas en las que resulta complicado acceder por temas como nevadas, lluvias, caminos de acceso complicados, etc. Ya no hablamos de un antojo tech sino de un modo de ayudar y hasta de salvar vidas.

650_1200

Y si piensas en lugares de complicado acceso ahora imagina las zonas a las que internet no llega. Ese es el problema que Facebook quiere solucionar. Mediante el uso de drones no tripulados, en particular una nave de mayor tamaño que un Boeing 737 aunque con un peso mejor que un coche, la compañía de Mark Zuckerberg persigue un proyecto interesante: llevar internet a todas partes.

¿Más usos? Pues por ejemplo, en tareas de vigilancia y lucha contra incendios también serían protagonistas. En esas lamentables situaciones se corre el riesgo de perder vidas si se acercan en exceso a zonas de peligro.

Con el uso de drones se podría reconocer el terreno de forma más eficaz, detectar el foco, posibles riesgos e incluso abordar tareas de rescate. Una serie de acciones que ayudarían en una labor que no debería de producirse con la frecuencia que la vivimos.

Como puedes ver, el futuro de los drones es más que prometedor. Los usos que se podrían hacer de ellos son tan variados que, incluso, ya se experimenta con su aplicación en la agricultura u otras labores.

 

Un futuro que también puede dar miedo

Como cualquier avance, siempre existe una contrapartida. Los drones pueden suponer un riesgo para el usuario. Y no, no hablamos de los dedos de Enrique Iglesias, alguna caída que ha provocado varios puntos de sutura o daño material. El principal debate que se abre es cómo afectarían a la privacidad de los usuarios.

Los drones pueden ser usados y se usarán en ocasiones como sistemas de vigilancias. Cámaras que podrían seguir a cualquiera mientras pasea por la ciudad, usarse para entrar de forma fácil en terrenos privados o incluso usarse para atentar -puede que recuerdes el caso del dron que se coló en la Casa Blanca-, posibilidades que sí despiertan algo de temor.

Por ello, se necesita gestionar bien todas las posibles consecuencias para regular de forma adecuada sus aplicaciones. Porque las dudas son muchas pero la única certeza es que serán parte segura de nuestro futuro. Aunque espero que se sepan poner límites adecuados. Si no es así me imagino un mundo como el que muestran en Drone Aviary.

 

HACE 4 AÑOS