HOW-TO

Cómo gestionar la privacidad en la era de la Smart Home

Compartir en Facebook

Abrazamos la tecnología, la incorporamos a nuestro día a día y disfrutamos de todas las ventajas que ofrece. Adaptamos nuestra casa para hacerla más cómoda y aparentemente más segura, pero, ¿sabes cómo gestionar la privacidad en tu Smart Home? Si no es así, te enseñamos cómo hacerlo.

Porque en la era del Hogar digital, ¿hay razones para asustarse? Puede que hoy sea la primera vez que te planteas esta cuestión así que si quieres saber la verdad, sigue leyendo.

¿Debo preocuparme por mi privacidad?

James Clapper, máximo responsable de las agencias de inteligencia en Estados Unidos lo tuvo claro desde el primer momento, asegurando que no sólo debes preocuparte por tu privacidad sino que será inútil intentar mantenerla. Pero lo cierto es que no es del todo así.

En el futuro, los servicios de inteligencia podrían usar la Internet de las Cosas para la identificación, vigilancia, monitorización, seguimiento de la localización y establecimiento de objetivos para el reclutamiento, o para ganar acceso a redes o a las credenciales de los usuarios.

privacidad-hogar-digital

Con la llegada de las últimas tecnologías y la explosión que existe de dispositivos conectados es evidente que el riesgo es mayor. Pero no porque sean más inseguros, al contrario, solo que quién esté interesado en obtener información tendrá más vías para lograrlo.

A pesar de ello no es algo que deba sembrar el miedo o fomentar la paranoia por la privacidad. Porque hay muchos debates que se mantendrán respecto al tema y habrá que ver qué decide cada gobierno. Pero sobre todo, porque ahora mismo hay un riesgo mayor para nuestra privacidad y somos nosotros mismos.

De todos modos, volviendo al tema de los dispositivos conectados y la privacidad del usuario, existen tres preocupaciones principales alrededor de ello.

  • Miedo a que nos puedan ver.
  • Miedo a que nos escuchen.
  • Miedo a que sepan cuándo estamos o no en casa.

Miedo a ser observado

Vigilancia-cámara-privacidad-hogar-digital

El miedo a que nos vean se debe a la proliferación de las cámaras dentro del hogar. No sólo a las que integran ordenadores o dispositivos móviles. También, y principalmente, a las que llevan los televisores o cámaras pensadas para la vigilancia o monitorización del hogar.

Es una preocupación comprensible pensar que pueden estar observándonos sin saberlo pero este tipo de dispositivos conectados (televisores y cámaras) no son menos seguros que tu móvil u ordenador.

Aún así, muchos fabricantes de televisores se han dado cuenta de ello y ofrecen soluciones que pueden ser tapar la cámara o quitarla de forma sencilla cuando no vayamos a usarla.

De todos modos, en las cámaras de vigilancia principalmente, si configuras bien el producto y estableces una clave segura no tendrás problemas. Olvida eso de que con una simple búsqueda darán con tu IP y verán qué ocurre en casa. Pero insisto, siempre y cuando hayas configurado bien el dispositivo.

Respecto a la transferencia de datos, incluso en el caso de que tengan acceso a tu red local, van seguros con sistemas de cifrado de niveles militares. Así que poco podrán hacer con ellos, ni si quiera con el uso de super computadores.

Miedo a que nos escuchen

S-Voice-privacidad-hogar-digital

Tener miedo a que puedan oír todo lo que hablas es un caso similar al de las cámaras. Los fabricantes lo saben y establecen fuertes medidas de seguridad para que sólo tú tengas acceso a estos datos.

Es más, normalmente, en muchos dispositivos puedes configurar qué tiempo será grabado o no y dichas grabaciones sólo se almacenan durante un tiempo establecido, luego se borran. Incluso hay opciones para los más desconfiados que guardan esos datos en una tarjeta SD integrada. Así nada sale de casa hacia servidores externos.

Miedo a que sepan dónde estamos

privacidad-hogar-digital-3

Por último, el miedo al seguimiento o localización suele ser otro de los temas que más preocupan. Pero te haré una pregunta, ¿usas redes sociales?

A menudo me encuentro con usuarios que temen que puedan saber cuándo están o no en casa. Que por eso no hacen uso de ciertos dispositivos. Yo les suelo contestar que miren bien qué hacen con su teléfono y qué publican en redes sociales.

Porque normalmente somos nosotros mismos los que damos toda esa información gratuitamente y sin ser conscientes. Por ejemplo, con solo tener activada la opción de localización para Twitter.

Internet y el contenedor de basura

privacidad-hogar-digital-ordenador

Tal vez, hace ya algunos años, escuchaste una historia que contaba cómo una compañía de Estados Unidos fue capaz de obtener información importante de un barrio de vecinos, simplemente analizando su bolsa de basura.

En dicho estudio o experimento, se supo a través de los residuos qué hábitos alimentarios tenían, qué marcas eran las favoritas, higiene, etc. Hoy día, para llevar una acción similar no hay que ir cubo de basura por cubo de basura, basta con ver cómo interactúa un usuario en internet.

Nuestros particulares cubos de basura están hoy día en cada uno de los dispositivos que utilizamos. Por eso es importante conocer los términos de uso de cada producto y servicio en lo que refiere a privacidad. Sabiendo esto no habrá problemas pues habremos aceptado o no dichas condiciones.

De todos modos, por aclarar un poco el tema, una de las dudas que más miedo genera es qué hacen las compañías con nuestros datos o por qué nos dicen que irán a servidores propios o de terceras compañías.

Las nuevas opciones que puedes disfrutar como los asistentes virtuales, comandos para controlar la tele por voz, sistemas de recomendaciones, videoconferencias y un largo etc. hacen que a diario estés transmitiendo información a servidores externos.

En la mayoría de ocasiones los servidores pertenecen a la compañía que ofrece el servicio o tecnología. En otras, son de una tercera compañía con la que están asociados para ofrecer una mejor experiencia. Por ejemplo, los televisores inteligentes de Samsung recurren a Nuance -compañía especializada en el reconocimiento de voz-.

privacidad-hogar-digital-4

El motivo por el que los datos van a un servidor externo no es otro que poder analizarlos de forma más ágil y precisa. Porque no tenemos aún potencia suficiente para tener en local un sistema tan avanzado capaz de ofrecernos contenido relacionado según nuestras peticiones.

Tampoco capaz de contestar cualquier tipo de cuestión que le hagamos, como por ejemplo el tiempo que hará en Kuala Lumpur. Son acciones que requieren actualización de datos, crecer y usar sistemas IA avanzados.

Por eso se conecta a servidores externos. Pero no son los únicos, cuando subes una foto a cualquier red social lo haces a un servidor externo que podría correr el mismo riesgo que cualquier otro. Y seguro que no te planteas nada, porque piensas que tener tu cuenta como privada es suficiente.

Pues bien, en el hogar digital igual. Si has configurado todo de forma adecuada no vas a tener problema alguno. Y si aún piensas que sigue siendo peligroso entonces directamente desconéctate de internet o usa solo un navegador seguro con modo incógnito.

Nada de redes sociales, nada de perfiles, nada de dispositivos conectados… Vamos, que si te aíslas en una montaña de Noruega es más fácil y rápido si quieres conservar el anonimato.

Ahora parece que se es más consciente del posible peligro pero facilitar datos lo llevamos haciendo desde hace mucho tiempo. Incluso de forma analógica, charlando con un amigo mientras nos tomamos un café en el bar de la esquina.

Por tanto, mi opinión es que el Hogar digital no supone ningún riesgo para la privacidad mayor del que ya existía antes. Por ello voy a seguir usando y disfrutando de todas las ventajas que el hogar conectado y la tecnología me ofrecen.

Deja un comentario