HOW-TO

Cómo hacer un book de fotos

¡Atención fotógrafo! Modelos, actores, actrices y cantantes te necesitan. Están empezando en el mundo artístico y tienen que presentar un portafolio a una agencia o a un casting en el que muestren cómo son y qué son capaces de hacer. Si contactan contigo para un trabajo como este, tranquilo. Aquí te presentamos algunos consejos para realizar un book de forma profesional.

Planos, poses, maquillaje y peluquería, vestuario y, sobre todo, una relación de confianza entre el fotógrafo y el modelo son los aspectos básicos para que el book sea perfecto.

¿Qué es un book?

fotografía-modelo-book-foto

Un book fotográfico es la carta de presentación de los modelos y actores. Es una especie de catálogo en el que se muestra no sólo la apariencia física de la persona sino también sus cualidades actorales o de modelaje, sus registros, su versatilidad. En definitiva, es la primera toma de contacto que tiene un profesional artístico con una agencia o un equipo de casting.

Hay diferencias entre las fotografías de un book de modelos y de un portafolio de actores. En el primer caso, el fotógrafo se tendrá que centrar, sobre todo, en los atributos físicos del protagonista: en su belleza, en cómo lleva la ropa, en alguna característica determinada como puede ser un trabajo de modelo de manos, por ejemplo.

Básicamente el fotógrafo debe plasmar una descripción física, ya que el posible cliente del maniquí tendrá que decidir si encaja o no con el perfil que necesita.

El book para actores es diferente. La labor del fotógrafo y la del propio artista será destacar las características físicas e interpretativas que más definen a la persona. Las fotografías resultantes se centrarán en actitudes, expresiones y apariencias.

shutterstock_331953110

En cualquier caso, la sesión y las posteriores fotografías dependerán del objetivo final del modelo o actor, en qué quiere destacar ante un jurado, una agencia o un posible contratante.

Planificación

La organización previa es una tarea que, como habrás visto en la mayoría de las facetas fotográficas, es importantísima. Llegar a la sesión con todo preparado hará que el trabajo sea más fluido y evitará sorpresas de última hora. Aunque también es bueno dejar algo de espacio a la improvisación, dependerá de cómo vaya la relación con el modelo.

LOCALIZACIÓN E ILUMINACIÓN

fotografía-modelo-book-foto-1

Acuerda con el cliente qué tipo de fotos quiere y decide el lugar donde hacerlas. Puede ser en el exterior, en un estudio o en ambos. Esto condicionará sobre todo la iluminación empleada.

Si la sesión tiene lugar fuera del estudio, utiliza la luz del sol y rellena sombras con un flash y reflectores. En cambio, si fotografías en el interior, escoge un esquema de iluminación apropiado a cada foto empleando tu equipo lumínico. El más básico es colocar dos flashes con difusores a 45º a ambos lados del modelo o actor. Así conseguirás iluminar correctamente todo su cuerpo. Te aconsejo que pruebes otros tipos como luces más directas o contraluces.

Un buen equipo para iniciarte en el mundo del retrato es este kit de iluminación de estudio con dos flashes. Necesitarás otros accesorios, así que puedes echar un vistazo a este artículo para completar tu estudio.

Ten en cuenta que lo importante del encuadre es el modelo o actor. Por lo tanto, el fondo nunca debe despistar ni restar protagonismo al sujeto. De este modo, tanto en interiores como en exteriores, utiliza fondos neutros, preferiblemente blancos, negros o grises.

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA

shutterstock_288406793

Sería genial si contases con un profesional del maquillaje y la peluquería de confianza. Si no es posible, dile a tu modelo que vaya a la sesión con un maquillaje de día, sutil, casi imperceptible. Las agencias ya se encargarán de este aspecto si son escogidos.

VESTUARIO

fotografía-modelo-book-foto-vestuario

Nada de disfraces ni estridencias. La ropa debe ser neutra, por ejemplo unos vaqueros y una camiseta blanca. Esto en cuanto a un estilo sport. Además, es recomendable que en una sesión para un book haya por lo menos tres cambios de ropa en los que se vea al protagonista más arreglado. Si es actor, que vaya vestido en consonancia a sus registros.

Tipo de fotos

¿Qué número de fotografías debe incluir el book final que vamos a entregarle a nuestro modelo? Pregunta de difícil respuesta, amigo fotógrafo. Lo que sí te puedo decir es que el portafolio debe contener los planos básicos de un retrato. Así, las personas u organizaciones que reciban el book se harán una idea muy aproximada de cómo es el modelo o actor.

PLANOS

shutterstock_399066049

    1. Primer plano de la cara. Prueba con diferentes poses, mirando a cámara o no, con distintos esquemas de luz.
    2. Primerísimo primer plano de la cara. Destaca los ojos del protagonista, distintos registros de su mirada, sus facciones.
    3. Plano medio y tres cuartos. Para ver el cuerpo del protagonista, su aspecto físico. Aprovecha estos planos para realizar fotografías algo más sobrias, más formales. Otra opción que puedes incluir es hacer este plano pero de espaldas y lateral.
    4. Plano entero. Se trata de un encuadre ideal para mostrar al actor en diferentes poses que demuestren su versatilidad interpretativa.

POSES

Una de tus tareas a la hora de realizar el book es la de guiar al modelo o actor a través de diferentes posturas. Una buena idea es ir mostrándole al protagonista de la sesión las fotografías qué vas haciendo para indicarle cómo se debe colocar, qué debe o qué no debe hacer.

Indica a tu modelo que cambie su registro en cada foto, que sonría, que ponga cara de sorpresa, enfado, tristeza. Así podrá mostrar a las agencias una primera impresión de sus dotes interpretativas.

shutterstock_328941494

Aquí tienes cinco poses muy básicas que puedes ir adaptando a tus necesidades y a las de tu modelo. No tengas miedo a probar nuevas, sé creativo:

  • El modelo o actor, que está de espaldas, mira sobre su hombro. Es la pose más sencilla para empezar.
  • El modelo mira de frente al fotógrafo con las manos en los bolsillos del pantalón, ligeramente ladeado y mirando a cámara. El plano ideal para esta toma es el entero o tres cuartos (americano). Es una pose muy simple pero elegante.
  • Sienta a nuestro protagonista en unas escaleras o en una silla. Las rodillas deben estar juntas y los codos sobre ellas. Haz que eche su cuerpo ligeramente hacia delante.
  • Una pose que funciona realmente bien es que el modelo se tumbe sobre el suelo. Puede ser sobre cualquier tipo de superficie (césped, playa, cama…) y lo interesante es que el fotógrafo tome una perspectiva muy baja y que enfoque a los ojos. El resto del cuerpo permanecerá desenfocado.
  • Para finalizar, una pose muy sencilla y natural que funciona sobre todo para fotografiar chicos. Se trata de un plano medio en el que el modelo o actor cruza los brazos y se encuentra totalmente erguido. Uno de los hombros está ligeramente más adelantado que el otro.

Unos últimos consejos

shutterstock_3110166

Ya dominas la iluminación; has encuadrado con los planos adecuados; has indicado las mejores poses a tu modelo, que ya está peinado, maquillado y vestido. Vais a comenzar la sesión pero falta un detalle: crear un buen ambiente.

Parece una tontería o una obviedad pero realmente es necesaria una buena comunicación entre el fotógrafo y el modelo. Primero hay que establecer qué tipo de fotos necesita el cliente, hacia dónde va dirigida la sesión. No es lo mismo que la modelo esté interesada en trabajar como maniquí de ropa interior que el que quiera dedicarse a publicitar maquillaje, por ejemplo.

Por eso es buena idea que antes de la sesión realices un pequeño y sencillo story board en el que bosquejes las poses que luego desarrollará el modelo. Enséñaselo y coméntale cómo has pensado orientar el trabajo. Esto le dará al protagonista una idea clara sobre cómo tiene que comportarse.

Durante la sesión es necesario que haya buen rollo para que el modelo o actor se sienta cómodo. Pon música ambiente, trátale con respeto, no le grites ni le mandes posar de malas maneras. Indícale si algo no lo está haciendo bien y felicítale cuando las fotografías salgan bien. Es muy importante que veáis juntos las imágenes y que las analicéis.

Deja un comentario