REVIEWS

ZTE da un (gran) paso adelante con el móvil Axon 7

ZTE hace tiempo que dejó de ser aquella firma que hacía móviles baratos y que aterrizó en España de la mano de Telefónica. En estos años, la compañía se ha ido posicionando poco a poco en el mercado, subiendo el listón de sus teléfonos para ganar terreno a sus líderes. Con buenos terminales en la gama baja y más que decentes propuestas en la gama media, necesitaba un teléfono de gama alta capaz de discutir con los líderes del mercado. Y ese día ha llegado: se llama ZTE Axon 7, lo hemos probado, y te podemos decir que es un gran paso adelante.

Características del ZTE Axon 7

El ZTE Axon 7.

El pasado mayo, cuando ZTE desveló las características de este Axon 7 por primera vez, hubo reacciones encontradas. Por un lado, los que dijeron que por fin ZTE se atrevía a lanzar un móvil con grandes características al mercado; por el otro, los que dudaban de que esa apuesta fuese a salir bien. El tiempo dirá si las ventas acompañan, pero lo que una prueba del teléfono denota es que, por fin, parece que la firma china ha logrado resolver todas las partes de la ecuación (diseño, potencia, precio) para lanzar un teléfono como la gama alta se merece.

  • Dimensiones: 142,4 x 69,6 x 7,9 mm milímetros.
  • Peso: 152 gramos.
  • Pantalla: 5,5 pulgadas 2K AMOLED (2560 x 1440), 538 ppi.
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 820 – 4 núcleos a 2.15GHz.
  • Memoria RAM: 4 GB.
  • Memoria interna: 64 GB (ampliable vía microSD).
  • Cámaras: 20 megapíxeles + 8 megapíxeles.
  • Sistema operativo: Android 6.0.1.
  • Batería: 3.250 mAh.

Diseño

El ZTE Axon 7.

Empezando por la primera parte de la ecuación, salta a la vista que el ZTE Axon 7 es un smartphone bonito, trabajado. En un primer momento puede recordar al HTC One, aunque presenta algunas diferencias. Principalmente por una doble zona de altavoces, situados en la parte superior y en la inferior, lo que significa sonido estéreo.

Pero también llaman la atención sus cantos redondeados, un buen contraste entre el negro de la pantalla y los bordes y un tacto metálico conveniente, que da la sensación de poco resbaladizo. Como el iPhone, presenta unas líneas que remarcan su diseño, y la sensación en la palma de la mano es de encaje muy bueno.

El ZTE Axon 7.

Su pantalla de 5,5 pulgadas encaja con un marco negro a la estructura del teléfono, un color que ha sido bien escogido por el contraste que realiza después con los colores de la pantalla. En ese frontal encontramos también los triples botones de Android (marco inferior, así como la cámara para selfies en la parte superior izquierda.

El ZTE Axon 7.

Si damos la vuelta al teléfono, tenemos la cámara principal bien centrada, el flash led y el sensor de huellas dactilares. La carcasa trasera, por cierto, no es extraíble. En cuanto a disposición de los botones, una configuración clásica: arriba el jack de auriculares, izquierda la ranura para la nano SIM (dual), derecha volumen y power y abajo, toma USB tipo C reversible.

El ZTE Axon 7.

En resumen un buen diseño, buenos materiales y buen acople para una imagen premium sin perder comodidad.

Pantalla y procesador

El ZTE Axon 7.

Como comentábamos, estamos ante un terminal con pantalla de 5,5 pulgadas y una resolución más que buena: 2K AMOLED, con resolución de 2560 x 1440 pixels y 16 millones de colores, lo que representa una muy buena densidad de 538 ppp. El panel elegido por ZTE es del todo acertado, y el teléfono en uso presenta unos colores muy vivos, además de un contraste muy superior a la media.

A la práctica, ello implica muy grata reproducción de contenidos, en especial aquellos que precisan de una buena pantalla para ser disfrutados. Acertada elección de ZTE.

El ZTE Axon 7.

Con el teléfono en marcha, todo fluye. Para el corazón de este dispositivo ZTE ha elegido un habitual de la gama alta, el procesador Qualcomm Snapdragon 820 de 4 núcleos a 2.15GHz. Parece bien optimizado, y la ejecución de aplicaciones es fluida y no presenta problemas.

Los 4 GB de RAM ayudan a que su rendimiento sea muy bueno, aunque quizá ya haya procesadores superiores en el mercado. En todo caso, no presenta un ralentizamiento en el uso pese a tener varias aplicaciones abiertas, ni tampoco ejecutando juegos.

El ZTE Axon 7.

El equipo viene con 64 GB de almacenamiento interno, pero es ampliable vía tarjeta SD de hasta 128 GB. En cualquier caso, 64 GB es un comienzo muy alto, por lo que dependiendo el uso quizá no nos haga falta la tarjeta.

Sus conexiones WiFi 802.11 b/g/n/ac y Bluetooth 4.2 también son muy correctas, mientras que el sonido, con sello Dolby Atmos 360º envolvente, es bueno. Destacar la ubicación de los altavoces, que hacen que la emisión del sonido sea directa hacia el usuario.

El ZTE Axon 7.

El teléfono viene equipado de serie con Android 6.0.1 y funciona bastante fluido. ZTE incorpora al terminal una capa al sistema operativo llamada Mifavor, la específica de ZTE. No es santo de nuestra devoción, y echamos de menos el recopilatorio de apps a mano.

Si más no, al menos ahora evitan sobrecargar el teléfono de programas cuyo uso es nulo como ocurría en el pasado, y viene con los básicos instalados: correo, aplicación del tiempo, aplicaciones de Google y poco más. Será el usuario el que acabe dándole imagen y forma al teléfono.

Cámara y batería

El ZTE Axon 7.

Llegamos a otro de los puntos estrella de este terminal: una cámara de 20 megapíxeles con apertura f/1.8, doble estabilizador de imagen y autofoco rápido.

A priori, las características parecen muy interesantes, sin duda situando el terminal en competición con las cámaras de los top de la gama. Y a la práctica los resultados en fotos son muy buenos, aprovechando bastante esas capacidades de hardware.

Los colores de las fotos en buenas condiciones son satisfactorios, así como el nivel de contrastes y sombras. Además, la aplicación de fotos presenta numerosos controles para aquellos que les guste experimentar en la toma de fotos, con filtros tipo Instagram, modo manual bastante completo y también fotos animadas al estilo Apple: aunque parezca que tomas una foto, en realidad es un pequeño vídeo para observar el antes y el después. En general, la valoración de la cámara es muy buena, aunque la velocidad de disparo puede ser algo lenta en condiciones de menor luz.

El ZTE Axon 7.

Mientras, la cámara para selfies también derrocha megapíxeles (8), e incluye una interesante mejora: te avisa del lugar al que debes mirar para que la foto salga perfecta (sí, mirar al centro de la pantalla no es la mejor opción para tomar una foto). Después, complementa la instantánea con un modo de retoque para disimular las imperfecciones de la piel.

Por último, su batería de 3.250 mAh (con carga rápida) es correcta para un dispositivo de estas características, llevando su autonomía hasta el día de duración con un uso medio del terminal (cuidado con el brillo y con el consumo de vídeo, son dos ‘batery killers’).

Conclusión

El ZTE Axon 7.

Grata sorpresa el tocar finalmente este ZTE Axon 7. La empresa china llevaba tiempo pidiendo paso y lo ha logrado: un buen terminal de gama alta, posicionado en precio por debajo de los de la competencia, y con algunos detalles interesantes, como su cámara principal, pantalla y el sonido estéreo.

ZTE aún tiene campo por mejorar, como en su capa de Android o en el procesador, pero la firma parece que puede posicionarse como una marca capaz de ofrecer buenos terminales de gama alta a una relación calidad/precio que sólo las marcas 100% chinas pueden dar.

Precio y disponibilidad

Puedes consultar el precio y la disponibilidad del ZTE Axon 7 en Media Markt.

HACE 2 AÑOS