RANKINGS

Estos 10 actores siempre hacen lo mismo en sus películas

17 COMENTARIOS

El cine ofrece a los actores múltiples papeles diferentes. Ya sea como protagonista o como secundario, la variedad de personajes que pueden interpretar es enorme. Pueden tener roles mejor construidos o personajes apenas esbozados, héroes y villanos, papeles más simples o más complicados. Sin embargo, a veces tienes la sensación de que se repiten una y otra vez en sus películas. Que casi siempre hacen lo mismo. Que tú ya les has visto en una situación similar.

Ojo. No me refiero a que hagan un tipo parecido de personaje casi siempre. Esto les pasa a muchos y es una evidencia. Hollywood y el propio público te encasillan como héroe de acción (Bruce Willis, Sylvester Stallone, etc), protagonista de comedias románticas (Hugh Grant, Julia Roberts, etc), secundario de lujo para ciertos papeles (Joe Pesci como gánster)… No. Este artículo se centra en algo mucho más particular de los actores: en sus actuaciones.

Aquí vas a ver tics que repiten compulsivamente en sus películas, fatalidades que sufren una y otra vez, manías o acciones que parecen ya ligadas a su forma de actuar. Algunas son más evidentes y otras te sorprenderán. Como prueba, podrás ver los vídeos que acompañan a cada actor. Te verás metido en un bucle. ¿Preparado? Pues estas son las acciones que 10 actores más repiten en sus películas.

John Hurt: de profesión, cadáver

Aquí, nada más empezar, es muy probable que te haya pillado. El actor que tiene fama de morir en casi todas sus películas es Sean Bean, alias ‘spoiler con piernas’. Es cierto que este intérprete ha fallecido en una veintena de títulos, casi siempre de forma violenta. Sin embargo, está lejos del número 1 en esta ‘especialidad’, el británico John Hurt, como puedes ver en esta clasificación de IMDb.

El bueno de John Hurt, actor de gran talento, ha perdido la vida al menos 40 veces entre el cine y la televisión. Es un porcentaje importante de los 205 títulos que tiene a sus espaldas con 76 años. Entre sus muertes más recordadas están ser atravesado desde dentro en ‘Alien: el octavo pasajero’, ser apuñalado repetidas veces en ‘Yo, Claudio’ y recibir un disparo en ‘V de Vendetta’. Sin embargo, le ha pasado de todo en el cine.

Tom Cruise: el Correcaminos humano

Un clásico. El deporte perdió un atleta prometedor y el cine ganó a un tipo duro con cara de niño cuando Tom Cruise decidió dedicarse a la interpretación. Lo de correr lo lleva en la sangre. No hay más que ver cómo lo hace. Su estilo, ahí, todo recto, su ritmo de carrera, sus movimientos… Parece que le gusta correr, de ahí que esté encantado de hacerlo en el cine una y otra vez. ¿Pedirá una escena de carrera a los directores y guionistas?

Las prisas dicen que son malas consejeras, pero los personajes que interpreta Tom Cruise siempre salen a la carrera. Motivos, todos los del mundo, pero al final el actor corre. Da igual que sea protagonista o secundario, que sea el héroe o el villano. Correr, correr y correr. Quizá aquí radique uno de los secretos de la eterna juventud del intérprete de 54 años. Bah, para qué vamos a negarlo: la cirugía también ha tenido mucho que ver.

Johnny Depp: no sin mi sombrero

De las ganas por correr delante de la cámara pasamos a una obsesión con los sombreros que traspasa lo cinematográfico. A Johnny Depp le gusta llevar la cabeza cubierta. Es habitual verle con sombrero fuera de la pantalla grande y, curiosamente, también dentro. Como si hubiese incorporado esta moda suya de la vida real a sus personajes. Te faltan dedos en las manos y los pies para contar cuántas veces ha salido con la cabeza cubierta en el cine.

Da igual que sea un sombrero, una chistera, una gorra o un penacho de plumas de jefe indio. Johnny Depp casi siempre se cubre la cabeza en sus películas. O se la descubre. Ponerse o quitarse un sombrero ya parece un tic del intérprete de tantas veces que le hemos visto. También hay que reconocer que es capaz de hacerlo de muchas formas distintas. Todas las que requieran sus personajes. Es camaleónico.

John Cusack: padeciendo bajo la lluvia

Un sombrero le vendría muy bien al siguiente actor de esta lista porque le iba a ahorrar algún resfriado. Algo tiene John Cusack que dan ganas de mojarlo. No, perdón, de empaparlo. O eso deben pensar los guionistas de las películas en las que trabaja porque no paran de ponerle en escenas bajo la lluvia. O quizá sea cosa de los directores. ¿Harán apuestas entre ellos?

Sea por eso o por el tipo de películas en las que aparece, lo cierto es que John Cusack es un actor pasado por agua. Y él aguanta estoicamente los chaparrones. No le queda otra. Porque, además, para que en el cine los espectadores vean la lluvia es necesario echar encima de los personajes una cantidad enorme de agua. Y si está él por medio, más todavía. ¡Qué bien queda en la pantalla con el pelo chorreando!

Sam Rockwell: mira quién baila

Con lluvia o sin ella, Sam Rockwell baila. Es un Gene Kelly moderno. Lleva el ritmo en la sangre. En cuanto le dan la oportunidad, mueve el esqueleto. Incluso cuando el papel no es propicio para mostrar sus dotes de danzarín, es capaz de sacarse de la manga un par de pasos, un movimiento fugaz de cadera y pies.

No lo puede evitar. Es una máquina de baile. Le da igual ser el héroe o el villano. Sam Rockwell baila en sus películas. Es una ley no escrita pero fácilmente comprobable en un gran número de los títulos de su filmografía. Y si ya le dan un personaje que es un bailarín, entonces lo da todo. Incluso demuestra su enorme flexibilidad. No se le resiste ningún paso ni ninguna clase de danza.

Mel Gibson: ¿quieres ver mi culo?

En el cine, a veces hay desnudos. Y a menudo son más femeninos que masculinos… Salvo en el caso de Mel Gibson. A veces, el desnudo es exigencia del guión. Es esencial que uno de los intérpretes, o varios, salgan sin ropa. O con muy poca. Otras veces, la excusa parece muy pobre. En cualquiera de los casos, por ahí anda Mel Gibson.

El actor ha enseñado su trasero en un buen puñado de películas. Aquí tienes unas cuantas en las que Mel Gibson ha mostrado sus posaderas: las tres primeras entregas de Arma Letal, ‘Gallipoli’, ‘Braveheart’, ‘Eternamente joven’, ‘¿En qué piensan las mujeres?’ o ‘Dos pájaros a tiro’, que es la película del vídeo. ¿Vergüenza? Ninguna.

Harrison Ford: donde pone el ojo, pone el dedo

Señalar con el dedo está mal. A todos nos lo han enseñado de pequeños. ¿A todos? No. Harrison Ford parece que no recibió esa enseñanza. Y si se lo explicaron de crío, no hace ni caso. Para nada. No hay más que ver su filmografía para comprobar que no sabe dejar el dedo quieto. En cuanto puede, apunta a alguien con él.

Da igual que sea para amenazar a alguien o para dar énfasis a lo que dice. Harrison Ford señala con el dedo a todo el mundo, incluido a él mismo. Está claro que éste es un tic del actor. Todos los tienen. Paul Newman, por ejemplo, uno de los más grandes intérpretes de la historia, ponía los brazos en jarra cuando no sabía qué hacer con ellos. Trucos o manías, da igual.

Tom Hanks: tengo que ir al baño

¿Cuántas veces puedes ver a un actor haciendo que orina? Pocas. No es una acción común en el cine. De esas pocas, un porcentaje más que aceptable seguro que pertenece a Tom Hanks. Especializado en papeles de héroe tranquilo y persona corriente, no es extraño que también muestre en su repertorio la acción de mear. Nada hay más natural que eso.

Ni siquiera en el espacio se ha librado Tom Hanks de tener que ir al baño. Además, con frecuencia sus escenas orinando no son cortas. En más de una película como ‘Forrest Gump’ o ‘La milla verde’ tienen una cierta relevancia. Y si no ha sido él quien tenía que ir al baño también ha sufrido las consecuencias de una meada a destiempo. Queda una duda: ¿se prepara el actor para rodar estas escenas bebiendo abundante líquido para dar realismo o son efectos especiales?

Brad Pitt: en los rodajes no pasa hambre

No es tan poco frecuente como orinar, pero tampoco es lo habitual que los actores coman en las películas. O, mejor dicho, lo que no es habitual es que traguen como si no hubiera un mañana. Hablar con la boca llena y que se te entienda no es fácil y las esperas mientras el comilón traga, a veces, se les hacen largas a los espectadores. De ahí que en muchas ocasiones, el intérprete hace como que come. La excepción a esto tiene un nombre: Brad Pitt.

Lo suyo con la comida no tiene nombre. O quizá sí. Es un tragaldabas. A Brad Pitt le hemos visto comer de todo en el cine y en los papeles más variopintos. Además, se ve que disfruta haciéndolo. Seguro que, al contrario que Tom Hanks, no le importaría repetir las escenas donde está engullendo. El vídeo de arriba es un ejemplo de esto. Si todavía tiene abuela, seguro que está encantada cuando va a comer a su casa. Debe dejar los platos limpios.

Leonardo DiCaprio: hagamos un brindis

Lo suyo es levantar la copa, pero no un trofeo deportivo sino un vaso con algún tipo de bebida. Si es una copa de fino cristal, mejor. De no ser porque su caché es elevadísimo, sería el fichaje perfecto para anunciar cava o champán. Nadie brinda como Leonardo DiCaprio. Parece que tiene un don para hacerlo.

En su filmografía hay numerosos ejemplos donde le hemos visto alzar un vaso. Ya sea sin un dólar a bordo del Titanic, como aspirante a suplantar al rey Luis XIV, como dueño de una plantación sudista o como ricachón, hemos podido ver la elegancia con la que Leonardo DiCaprio levanta la copa. Hasta uno de los GIF más conocidos le muestra brindando en ‘El gran Gatsby’ (vídeo de arriba).

HACE 1 AÑO

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario

17 comentarios

    En el cine patrio tenemos a Resines con sus sobreactuados ataques de ira. Parece el patriarca de Los Serrano en todos sus papeles.

    Bogart, siempre ponía la misma cara en todas las situaciones: No había diferencia en los estados de ira, felicidad, cabreo…era totalmente inexpresivo; no sabía ni reir. John Wayne y tropecientos más “grandes actores de Hollywood”, idem

    Creo que os ha faltado Sean Bean, que es el eterno “moridor”… no creo recordar peli en la que no muera, y mira que el hombre ha salido en bastantes.

    Como he comentado en el artículo, por muchas muertes que ha protagonizado Sean Bean, está muy lejos de John Hurt en eso. De hecho, ni siquiera está en el podio de la ‘especialidad’. Es el sexto actor en cuanto a mayor número de muertes protagonizadas.

    Un saludo

    En “plan de vuelo: desaparecida”, Sean interpreta al piloto del avión que ayuda a Jodie Foster a encontrar a su hijo.
    Hace de bueno, y no muere.

    No olvidemos a Roger Moore. Un programa satírico de la BBC ya sacaba un “muñegote” con Moore limitándose a levantar ora una ceja ora la otra para expresar ira, sorpresa, alegría, ganas de seducir a una dama, enfado…

    En lo de Brad Pitt se ha olvidado que siempre, comiendo, se chupa los dedos, cosa poco higiénica, como si fuera una pol…..

    No olvidemos tampoco a

    -Marisa Paredes haciendo de Marisa Paredes ya sea en papeles de drama, de mala, da igual…

    -Carmen Maura haciendo de Carmen Maura forever. Su carrera? Encasillada total

    Maribel Verdú: atada siempre a su rebequita, su guerra civil y su teta asomando

    No tienes ni idea, ¡¡¡ decir que Hanks hace siempre el mismo papel !!!
    Probablemente sea el actor más versátil que hay ahora mismo, con Hoffman.

    Mención especial para Ethan Hawke rascándose la nuca con su mano izquierda mientras habla con alguien. Lo hace sieeeeempreee.

    Los actores españoles en las novelas televisivas, es de pena como hablan, frases sueltas, cortadas, sin entonación.
    Lo mismo, a los gestos repetitivos o iguales gesticulaciones de J.L.LOPEZ.V. cansino, imposible de ver, pero lo lamentable es que la actriz australiana “preciosa”Nikol Kidma”, que pena, y la seguos admirando. La gran pelicula que ñroctagonozon