HOW-TO

Cómo funcionan las hidrolimpiadoras

Pensar en hidrolimpiadoras es pensar en limpieza de exteriores, pero ¿qué son estas máquinas? ¿Para qué sirven? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un modelo u otro?

Para empezar, debes saber que una hidrolimpiadora es algo más que una herramienta de limpieza para tu jardín. Sí, es eso, pero también mucho más. Porque sus aplicaciones son múltiples, desde quitar el moho incrustado en cualquier superficie (exterior, se entiende) hasta desatascar cañerías.

Eso sin olvidar que sirve para desincrustar cualquier tipo de suciedad tanto en horizontal como en vertical y para tareas más rutinarias como lavar el coche. Vayamos, por partes, respondiendo a las preguntas.

Cómo funcionan las hidrolimpiadoras y qué tipos existen

hidrolimpiadoras-mediatrends

La clave de su funcionamiento está en la potencia y la presión. Funcionan con agua a presión, sustituyen a la clásica manguera y van conectadas directamente a la red. El agua se acumula en un depósito, se mezcla con el detergente y una bomba se encarga de aumentar la presión.

El agua es conducida a una presión mucho mayor de la habitual cuando se abre un grifo a través de una manguera. Ésta acaba en una pistola que facilita al usuario la tarea de dirigir el chorro hacia donde quiere que vaya. La potencia con la que sale el agua hace que las hidrolimpiadoras sean una opción excelente a la hora de limpiar, desincrustar y desinfectar superficies.

El siguiente vídeo explica con mucha precisión el funcionamiento de las hidrolimpiadoras. A veces sorprende como con ideas y conceptos tan sencillos se consigue una máquina de esta calidad.

Hay dos tipos, las eléctricas y las de gasolina. Las primeras son las más comunes y, obviamente, funcionan conectadas a la red eléctrica. Son cómodas de transportar y muy eficientes para muchas tareas diferentes en el exterior del hogar, ya sea limpiar una pared, el suelo, el coche, la moto o la bici.

Las de gasolina se usan más a nivel profesional. Resultan una buena opción para trabajos más duros (limpiar un taller o los restos de una obra, por ejemplo) y en los que no se dispone de una toma de corriente cerca. También son recomendables cuando su uso va a ser continuado, ya que son más resistentes.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir una?

hidrolimpiadoras-mediatrends1

Lo principal es tener muy claro qué uso se le va a dar. Si va a ser doméstico o más profesional. No es lo mismo utilizarla para limpiar tu jardín o la fachada de tu casa que para un taller mecánico, por ejemplo.

Aclarado eso, hay que mirar bien las características de cada modelo buscando el que más nos compense por calidad, posibilidades y precio. Te indicamos algunas cuestiones básicas que has de tener en cuenta al comprar una hidrolimpiadora:

  • La potencia. No necesitarás la misma para limpiar una bici que para desincrustar el moho de la piscina. A mayor uso y suciedad, mayor necesidad de presión y potencia.
  • La presión. Ocurre como con la potencia, depende de la finalidad. Va de los 100 a los 160 bares en las de uso doméstico. La presión más baja es para actividades como limpiar la bicicleta o muebles de exterior. Si la necesitas para limpiar fachadas, tendrás que adquirir una de mayor presión.
  • Elegir una presión demasiado elevada para tareas sencillas puede ser contraproducente ya que se corre el riesgo de dañar la superficie. Podría saltar la pintura o componentes blandos.
  • El caudal. Es la cantidad de agua que almacena y permite salir. Se requiere un mayor caudal para una mayor rapidez y para tareas más complejas.
  • Las eléctricas exigen menos cuidado y mantenimiento y son más ligeras.
  • Las de gasolina pesan más, pero tienen mayor autonomía al no necesitar conectarse mediante cables y sus piezas son más resistentes.
  • Los accesorios. Cada modelo ofrece una abanico de piezas y añadidos extra que harán que le puedas sacar mayor partido a tu hidrolimpiadora. Hay desde cepillos a desatascadores y escobas.
  • La longitud de la manguera. Algunos modelos superan los diez metros, lo cual facilita la tarea y no te obliga a estar cambiando de enchufe constantemente para superficies amplias.
  • Elige bien el detergente adecuado para cada tipo de suciedad y superficie.
  • Algunos modelos admiten agua caliente, aunque no se recomienda superar los 40 grados. Consúltalo bien antes de elegir.

Su manejo es muy sencillo

hidrolimpiadoras-mediatrends2

Manejar cualquier hidrolimpiadora de uso doméstico es muy sencillo. Se conecta a la salida de agua y se carga el detergente. Llena el depósito. Sabrás que está completo cuando al presionar salga agua por la pistola situada en el extremo final de la manguera.

Enchúfala a la red eléctrica y elige la función/presión que requieras para el trabajo de limpieza que vayas a realizar. Ya está lista para comenzar a eliminar la suciedad. El hecho de que incorporen ruedas en su base y de que sean ligeras facilita su manejabilidad. Algo a lo que contribuye también el largo de la manguera.

Con las hidrolimpiadoras no es necesario usar el viejo truco de taponar parcialmente el extremo de la manguera por donde sale el agua para que tenga más presión. No habrá suciedad que se te resista y, además, ahorrarás agua.

HACE 12 MESES

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario

1 comentario

    Me gustaría adquirir una hidrolimpiadora y me gustaría saber si se puede conectar a un grifo de salida de un depósito, es decir, no a la red, sino a un grifo sin presión, por el que el agua solo sale por su propio peso, por gravedad. La hidrolimpiadora le daría la presión necesaria para limpiar?