REVIEWS

Análisis del Yoga Book: un convertible 2 en 1, por fin, con futuro

La feria IFA suele traer decenas de anuncios de productos que pasan sin pena ni gloria y un par de gloriosas novedades que marcan el futuro. Este año una de estas últimas fue el Yoga Book de Lenovo, un tablet 2 en 1 (o convertible) que prometía, por fin, un dispositivo de estas características de verdad. En MediaTrends hemos podido probarlo, aquí te explicamos nuestro análisis. Ya te lo avanzamos: estamos ante un aparato que nos ha causado una grata sorpresa.

Yoga Book.

Con el mercado de los ordenadores a la baja, y sin mucha mejor suerte el de las tablets, las compañías siguen buscando el aparato que convenza a los usuarios de que ese puede ser su próxima inversión. Hasta ahora los dos en uno que habíamos visto sí, intentaban acercarse a esa mezcla de ‘tableta para ocio, ordenador para trabajo’, pero sin llegar a lograr su objetivo: que el usuario esté realmente dispuesto a abonar una buena cantidad de euros para luego usarlo en el día a día.

Lenovo, ahora, parece haber dado con la tecla adecuada. El Yoga Book es un más que interesante producto que ha logrado que, al menos nosotros, nos entren ganas de llevárnoslo encima más días, trabajar y tener nuestros momentos de ocio con él. Pero primero preferimos contarte nuestras impresiones para que comprendas el por qué.

Características del Yoga Book

Yoga Book.

El Yoga Book de Lenovo se presenta en dos versiones, una con Android 6.0.1 y otra con Windows 10 Pro. En nuestro caso hemos probado la versión Windows, pero las características técnicas son las mismas para las dos versiones.

  • Dimensiones: 256,6 x 9,6 x 170,8 milímetros.
  • Peso: 690 gramos.
  • Pantalla: IPS Full HD de 10,1″ (1920 x 1200).
  • Procesador: Intel Atom x 5-Z8550 (caché de 2 M, Quad Core, hasta 2,4 GHz).
  • Memoria RAM: 4 GB.
  • Memoria interna: 64 GB (ampliable vía microSD).
  • Cámaras: 8 megapíxeles + 2 megapíxeles.
  • Sistema operativo: Android 6.0.1 o Windows 10.
  • Batería: 8.500 mAh.

Diseño

Yoga Book.

Imaginemos que te preguntamos qué pedirías en un dos en uno. Probablemente dirías: diseño, usabilidad y potencia. Diseño porque hay que estar dispuesto a utilizar el aparato y llevárnoslo a todos lados. Usabilidad porque tiene que ser realmente útil; si no, se quedará en casa. Y potencia porque es básico. Pues el Yoga Book logra agrupar estas tres características de forma notable.

Empezando por el diseño, cabe remarcar que, en su premisa básica, el Yoga Book cumple. Es decir: un dos en uno tiene que ser un aparato que sirva como portátil pero también como tableta. Perfecto, pues este artículo lo cumple. ¿Cómo lo hace? Aprovechando la bisagra que Lenovo ya había incorporado en otros productos anteriores para aunar, en el Yoga Book, una pantalla de 10,1 pulgadas a un lado y, al otro, una superficie plana táctil que tiene varias funciones (después las explicamos).

Yoga Book.

La bisagra permite colocar Yoga Book en varias posiciones para que encontremos el mejor entorno de trabajo. Desde el formato tableta al PC, pasando por encarar ambas superficies en la mesa (nunca se sabe cuándo se va a necesitar) o el formato libro. Es útil, y no cede la posición, por lo que es un acierto haberla sumado a este producto.

A simple vista, tenemos un producto muy elegante, con buenos materiales (metal color negro carbón) que dan sensación de robustez, y con un grosor de apenas 9,6 mm al estar cerrado y 690 gramos de peso que lo hacen muy llevable. Se adapta bien al tacto, no resbala, y aunque la bisagra pueda parecer poco estética, poco importa dado su funcionalidad.

Yoga Book.

En los laterales encontramos las conexiones, que ya avanzamos que son uno de los puntos flacos del dispositivo. Solo tenemos un conector micro USB, la ranura para tarjeta SIM y micro SD, y salida mini HDMI en un lado; al otro, la entrada para auriculares y dos botones: uno para encender/apagar y otro de control del volumen. Sin duda, algún que otro puerto micro USB le hubiese venido de perlas.

Pantalla

Yoga Book.

Como comentábamos anteriormente, el Yoga Book se presenta con una gran pantalla de 10,1 pulgadas. Lenovo ha elegido para este aparato una pantalla táctil de tecnología IPS, con una resolución Full HD de 1920 x 1200 píxeles, una profundidad de color de 16,7 millones, 70% de gama de colores y 400 nits de brillo.

A la práctica, podemos decir que la pantalla cumple y sorprende: buena calidad, resolución más que ajustada, brillo y negros muy decentes y ángulos de visión muy completos. Quizá sufra en exteriores con mucha luz, pero en el resto de escenarios el aparato se desenvuelve con excelentes resultados.

Yoga Book.

Además, como comentábamos es una pantalla táctil, que se puede usar tanto con los dedos como con el lápiz especial incluido en el producto, el Real Pen. Esto es útil en el modo tableta, pero también en el modo portátil. Ahora explicaremos el por qué.

La superficie táctil

Yoga Book.

La gran innovación del Yoga Book es su superficie táctil. Imaginemos: si nos viene a la cabeza la imagen de un portátil, en la parte superior tendríamos la pantalla y en la inferior, el teclado. Pues en el Yoga Book la superficie táctil ‘sustituye’ al teclado.

Ello implica ganar un espacio de trabajo extra que, además, se transforma en teclado. De hecho, si nos fijamos de cerca en esa superficie veremos dibujado el teclado. Y con un solo toque en un icono de esa superficie que simboliza el Real Pen, pasamos de la función superficie táctil a Teclado Halo: en esta última, se retroilumina la superficie, aparece el teclado y podemos escribir en él con normalidad.

Yoga Book.

No es un teclado al uso, pero sirve para teclear textos cortos sin muchos problemas. De hecho, tiene respuesta hepática (una pequeña vibración) que nos ayuda a saber que hemos presionado cualquier lugar del teclado. Al principio cuesta adaptarse, pues no es un teclado como los de toda la vida, pero para textos cortos-medianos es una buena solución.

Otro apartado a destacar de este Teclado Halo es que tiene un trackpad para desplazarnos con el ratón por la pantalla (incluso cuenta con los dos botones a los laterales, como si de un ratón de verdad se tratase). Nuestra experiencia no es perfecta: el trackpad a veces confunde, y preferimos usar los dedos en la pantalla táctil para manejar Windows sin sobresaltos.

Yoga Book.

¿Y qué pasa cuando no tenemos el Teclado Halo activo? Que gracias a la tecnología de Wacom podemos usar esa superficie con el Real Pen para dibujar o tomar notas. De hecho, el Real Pen incluye varias cargas de tinta real para, literalmente, poder pintar y escribir sobre cualquier hoja o un bloc de notas imantado que viene incluido: al ser colocados sobre la superficie táctil, replicaremos el texto/dibujo en nuestra pantalla del Yoga Book.

Es original y útil. Mejorable en calidad, pero al menos es un buen inicio. Nosotros la probamos con Paint y con Microsoft OneNote con buen resultado.

Interior potente, cámaras justas

Yoga Book.

Lenovo ha equipado el Yoga Book con el procesador Intel Atom x 5-Z8550, con caché de 2 M y cuatro núcleos hasta 2,4 GHz. Es una buena elección para un dos en uno, que suma potencia y estabilidad, además de un consumo energético no excesivo. Además, incluye 4 GB de RAM.

Nosotros hemos probado la versión con Windows 10 Pro, que aunque tarda un poco en arrancar, luego funciona con bastante fluidez. Acostumbrado a una tablet Android, quizá pueda parecer un poco más complicada de manejar. Pero recordamos que hay otra versión de este producto con Android y que, en los entornos empresariales, Windows sigue siendo el más usado.

Yoga Book.

La memoria es de 64 Gb, aunque es ampliable a través de tarjeta micro SD. En sus funciones habituales el Yoga Book cumple y funciona, y de hecho garantiza más potencia que la gran mayoría de tabletas, por lo que su uso es satisfactorio. También es cierto que con varios programas en uso se ralentiza, y que aunque presente Windows 10 Pro, no es un portátil, sino un dos en uno. O lo que es lo mismo: es un convertible, olvidémonos de usarlo con programas de edición de imágenes o vídeos que requieren muchos recursos.

Sobre las cámaras, decir que equipa una de 8 megapíxeles y otra de 2 megapíxeles. Su rendimiento es más bien limitado: cumplen su función y poco más. Donde sí hay buenas noticias es en el sonido: Dolby Audio Premium como tecnología y mejora respecto a la de otras tabletas.

Yoga Book.

Por último, otra de las grandes características de este Yoga Book: la batería. Con 8500 mAh, su integración permite usar este dispositivo durante unas 13 horas sin parar desde la carga completa (70 días en reposo). Nosotros la hemos probado durante varios días y podemos decir que el uso real se ajusta bastante a esa duración recomendada. Muy buenos resultados, de los mejores del mercado.

Conclusión

Yoga Book.

Los dos en uno no son productos para todos los públicos. Pero el que necesita uno quiere productos como este Yoga Book: utilidad, diseño y características técnicas que garantizan su rendimiento.

Una gran batería, un diseño muy útil y una buena pantalla se complementan con un teclado original y una superficie táctil que nos ayudará en situaciones que requieran edición rápida de textos y dibujos, así como programas del entorno Windows.

Si bien es cierto que ese Teclado Halo es mejorable, y que le falta algo de potencia, además de más puertos micro USB, estamos ante lo que puede ser, por fin, el dos en uno que ahora sí será realmente útil para aquellos que quieren combinar lo mejor de una tableta y las ventajas de un portátil.

Precio y disponibilidad

Puedes consultar el precio y la disponibilidad del Lenovo Yoga Book en Media Markt.

HACE 3 AÑOS