HOW-TO

Cómo sacar el máximo partido a tu batidora

La batidora es uno de los llamados pequeños electrodomésticos que no pueden faltar en una cocina. Por tamaño, precio y funcionalidad, resultan imprescindibles para algunas recetas habituales como purés, mayonesas y bizcochos.

En todos los hogares existe una, pero quizás no se le esté sacando todo el partido que se le puede sacar a este electrodoméstico por desconocimiento. En este post te contamos qué tipos de batidoras existen en el mercado, cómo elegir la que mejor se adapta a lo que necesitas, y qué puedes hacer con ella además de batir y cómo limpiarla.

batidora-mediatrends5

Tipos de batidoras

Básicamente existen tres tipos de batidoras actualmente en el mercado. Desde la más sencilla y de fácil manejo a la más aparatosa y compleja, son estas:

  • Batidoras de brazo. Este modelo es el más habitual, el que casi todo el mundo tiene en casa. Alargada, cuenta con un brazo extraíble de metal en el que viene incorporada la cuchilla. Las más completas incluyen accesorios como una varilla para batir o un vaso que se adapta al brazo superior (donde se encuentran los botones) para triturar. Las hay de una o más velocidades dependiendo del modelo. Existe también una versión más horizontal, que se coge como si fuese una aspiradora de mano.
  • Batidoras de vaso. Son las típicas que se ven en las películas americanas y también se conocen como licuadoras. La mejor opción para hacer batidos. Constan de un pie en el que se encuentran el motor y los botones, y un vaso, que se coloca en la parte superior, con tapa.
  • Batidoras amasadoras. Son las más complejas, caras y aparatosas. Están pensadas más para gente que disfruta mucho con la repostería y que le va a sacar un mayor partido en este sentido. Su versión más simple es la manual y existen otras que son como un robot de cocina. Tienen las mismas funciones que el resto, salvo la de picar. A cambio, son la mejor opción para amasar.

demostracion batidora-mediatrends8

¿Qué puedes hacer con tu batidora?

Una batidora sirve, como su propio nombre indica, para batir. Sin embargo, las posibilidades que ofrece este aparato según el modelo y los accesorios que incorpora son muchas más. Con el paso de los años, los fabricantes se han afanado en dotar a sus modelos de más y más funciones para convertirlas en un pequeño electrodoméstico imprescindible en la cocina. Todo esto es lo que, actualmente, se puede hacer con una batidora, según el modelo:

  • Batir y mezclar. Es su función básica. Para hacer purés, gazpachos, cremas… La textura final dependerá de la potencia y los ingredientes.
  • Triturar o picar. Muchas de las batidoras de brazo que se venden en el mercado actualmente incluyen una accesorio que incorpora un vaso con unas cuchillas para triturar.
  • Montar. Para esto se necesitan unas varillas, que se incorporan a la batidora y con ellas se puede montar tanto nata, por ejemplo, como claras de huevo.
  • Rallar. Algunos modelos incorporan esta opción, aunque no es la más común.
  • Amasar. Para ello se necesita una batidora del tercer tipo especificado unos párrafos más arriba. No sirve cualquiera, tiene que ser amasadora. Si es manual, será el usuario quien deba mover la masa. Mientras que en el caso de los robots, solo hay que ir incorporando los ingredientes según se pida.

modelos de batidoras-mediatrends9

¿Cómo elegir una batidora?

Elegir una batidora es, en realidad, muy sencillo. No son electrodomésticos complicados de utilizar y casi lo único que hay que tener en cuenta es el uso que se le va a dar. Si solo se quiere para lo básico, una de brazo es la mejor opción. Si se es un repostero aficionado, una amasadora. Aún así, conviene tener en cuenta cuatro aspectos importantes relacionados todos con el uso que se le va a dar:

  • Potencia. A más potencia, mejor resultado. Se nota, por ejemplo, en los purés. La textura que se consigue con una batidora de baja potencia no es la misma que con una más alta. Lo mejor es preguntar al vendedor.
  • Regulación de velocidades. Ayuda también a la hora de conseguir un mejor resultado, pero al mismo tiempo más rápido.
  • Peso y dimensiones. El espacio del que se dispone para su almacenamiento también es importante. Al igual que las dimensiones. Una de brazo siempre será más sencilla de guardar y manejar que una de vaso y, sobre todo, que una amasadora.
  • Accesorios. Aunque en un principio no se vayan a usar, conviene informarse sobre los posibles accesorios que se le pueden añadir al modelo elegido. Nunca está de más el ser previsor y por un precio similar pueden encontrarse modelos con más accesorios que otros.

batidoras de vaso-mediatrends10

¿Cómo limpiar una batidora?

Huelga decir que con mucho cuidado dado el peligro que tienen las cuchillas. Más allá de la obviedad, lo cierto es que, en ocasiones, el problema principal es conseguir desincrustar los restos de alimentos que se quedan en las cuchillas y a los que no es fácil acceder. Existen varios trucos que pueden ponerse en práctica y que dan unos resultados muy buenos:

  • Se puede recurrir a un limpiabiberones o a un estropajo de esos que vienen con mango para ayudar a quitar la suciedad sin peligro de cortarse con las cuchillas.
  • El lavavajillas puede ser un gran aliado cuando las piezas permiten introducirlas en él.
  • Un truco que funciona muy bien en el caso de las batidoras de vaso es incorporar un poco de agua caliente con jabón, cerrar y darle al botón de encendido durante diez segundos. Ayudará a eliminar restos.
  • Ese mismo truco que se usa para las batidoras de vaso puede usarse con las de brazo. En ambos casos conviene no echar mucho jabón para evitar que la espuma rebose.
  • Y para quitar esos olores persistentes que no se van ni con el lavavajillas más potente, un chorrito de vinagre además de desinfectar ayuda a que se vaya.

HACE 4 MESES

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario