REVIEWS

Qué es una VPN y por qué deberías tener una: ventajas e inconvenientes

Navegar seguro por Internet es una de las mayores preocupaciones de los internautas. ¿Sabías que con algo tan ‘simple’ como las VPN (Virtual Private Network o Red Privada Virtual) puedes navegar de forma más segura y con más privacidad? Te explicamos qué son las VPN, como conectarse y cuáles son las mejores.

Qué son las VPN y cómo funcionan

shutterstock_347647808

Sin aburrir con detalles técnicos, las VPN son unas redes virtuales que hacen de puente (o túnel) entre el usuario e Internet.

Históricamente, este tipo de conexiones se han utilizado sobre todo en el entorno empresarial, permitiendo que desde cualquier punto del mundo un usuario pueda entrar en la red de su empresa (y, por tanto, acceder al contenido exclusivo de esa red). Pero, cómo no, todo tiene su derivada en el usuario privado, con numerosas ventajas.

Cuando un usuario se conecta a esa VPN, todo lo que sucede a continuación (navegación, descarga) pasa dentro de esa red privada. Eso significa que también lo hace bajo las condiciones de la VPN: qué puedes ver, desde dónde, con qué nivel de encriptación… En el caso empresarial, permite, por ejemplo, acceder de forma segura a los servidores de correo, cosa imposible desde fuera de la empresa (sin conexión VPN), porque el usuario, aunque esté a miles de kilómetros de distancia, estará virtualmente dentro de esa empresa.

Como habrás intuido ya, si para las empresas son una ventaja, también lo pueden ser para los ciudadanos. Si el usuario usa se conecta a una VPN, lo que hará es acceder a la red desde esa VPN. Con su nivel de encriptación, con la ‘matrícula’ de esa VPN, como si estuviese en el país en que esté esa red virtual.

shutterstock_230597269

Y es que cuando el usuario común se conecta a Internet de forma habitual desde un PC o móvil, lo hacemos a través de un proveedor de Internet. En cada acción, le enviamos una petición (“quiero ir a la web https://www.mediatrends.es“), y el proveedor va a la red y nos sirve esa página.

De esta forma, el proveedor (ISP en inglés) sabe todos nuestros movimientos, qué hemos visitado y cuándo.

Eso no pasa con las VPN. En la gran mayoría de los casos, y resumiendo mucho, al conectarte con la VPN, tu proveedor de Internet verá que te has conectado a la VPN, pero no qué sucede con exactitud a continuación, porque es la VPN la que hace las peticiones y te devuelve los datos encriptados. Es una manera, pues, de ganar cierto anonimato y seguridad.

Ventajas de las VPN

Aparentemente, pues, las VPN tienen bastantes ventajas, que te detallamos, a continuación.

PRIVACIDAD DE NAVEGACIÓN

Está la privacidad de la navegación, pues hay cierto anonimato en las visitas. De hecho, cuando entramos en una VPN estamos ‘escondiendo’ nuestra IP (la dirección de Internet que marca quiénes somos, desde dónde nos conectamos). Esto impide que las webs sepan, por ejemplo, desde dónde estamos conectados. Y cuando decimos ‘webs’ estamos hablando también de los anuncios y de posibles piratas informáticos, que tendrán más difícil seguir nuestras pistas (huella digital).

ELEGIR PAÍS O SALTARNOS RESTRICCIONES DE GEOLOCALIZACIÓN

shutterstock_550610878

Otra de las ventajas es que, en algunos casos, se puede elegir a qué país queremos tener el túnel. Es decir, que la IP pertenezca a un país concreto. Ello es útil en países como China, donde Facebook o Twitter están bloqueados. Si nos conectamos a través de un VPN de fuera, podremos postear o tuitear sin problema desde ese país.

Ello también abre la puerta a saltarse las restricciones de geolocalización de contenidos. Por ejemplo, poder acceder a contenidos deportivos desde otro país (muchas teles por Internet sólo tienen los derechos de emisión para el país en cuestión, por lo que si se accede desde fuera aparece el clásico mensaje de que no es posible verlo).

ENCRIPTACIÓN DE DATOS

Además, está la encriptación de los datos. Los buenos VPN garantizan conexiones cifradas, encriptadas, por lo que aún será más difícil rastrear los movimientos, evitando también la publicidad indeseada (ese rastro que hace que después de buscar un hotel en un lugar, nos aparezca durante meses publicidad sobre ese lugar).

MÁS SEGURIDAD

Por último, otra de sus ventajas es que se puede acceder a contenidos remotos de forma más segura si, por ejemplo, estamos conectados a una red wifi pública.

Inconvenientes de las VPN

Pero no es oro todo lo que reluce. Aunque estas conexiones presentan grandes ventajas, también tienen sus inconvenientes.

PÉRDIDA DE CONTROL

puntos

Para empezar, aunque la seguridad aparentemente es mayor, perdemos cierto control de dónde estamos conectados. ¿Qué pasa si han atacado el servicio de VPN? Pues que estas redes, si son vulnerables, pueden provocar que todos los usuarios que las usen se vean afectados. ¿Cómo? No es la primera vez ni la última que los ‘hackers’ logran provocar un ataque masivo DDoS haciendo que todo ordenador conectado a una VPN específica participe en el ataque. Es un caso extremo, pero ha pasado.

MENOR VELOCIDAD DE NAVEGACIÓN

Por otro lado, lo gratuito puede salir caro. Las VPN requieren una gran infraestructura y recursos, y algunas VPN gratuitas obligan (siempre en la letra pequeña) a que los usuarios compartan parte de su conexión con el resto de la VPN para agilizar las transferencias. Es decir: la velocidad de navegación se ralentiza.

POSIBILIDAD DE MÁS HACKERS

Tampoco hay que olvidar que las VPN son objeto de interés por parte de aquellos que pueden comerciar con nuestra información, por lo que es posible que haya interesados en atacarlas y lograr información de sus usuarios.

Conclusión

1300x867_shutterstock_264364412 (1) (1)

Es importante, pues, elegir bien qué VPN usamos, que sea fiable y segura, y tener siempre cuidado. Hay VPN gratuitas, sí, pero hay que leer bien la letra pequeña y recordar que nadie regala duros a cuatro pesetas.

HACE 3 AÑOS