TENDENCIAS

Los Samsung Galaxy Note 7 explotaron por un cortocircuito en las baterías

Los móviles Samsung Galaxy Note 7 explotaron debido a un cortocircuito en sus baterías según confirmó la compañía surcoreana tras finalizar una exhaustiva investigación para determinar las causas. La compañía se vio obligada a retirar del mercado el teléfono después de detectar varios casos de explosiones, una decisión que provocó unas pérdidas de 4.863 millones de euros.

Según Samsung, se produjo una coincidencia ‘fatal’ en los dos tipos de batería que se usaron en el smartphone, unido a la fabricación apresurada. La primera, denominada por Samsung ‘Batería A’ (fabricada por Samsung SDI), la llevaban los primeros móviles que salieron al mercado a mediados de agosto, y la idea era que tuvieran el mismo tamaño que anteriores modelos pero con mayor capacidad de carga.

El error al calcular las dimensiones de las baterías conllevó un fallo en el diseño en la esquina superior derecha, lo que provocó deformaciones en el electrodo negativo. Esto se tradujo en un cortocircuito y el posterior sobrecalentamiento que provocaba la explosión del dispositivo.

galaxy-note-7-mediatrends

Tras los primeros incidentes, Samsung retiró los teléfonos y procedió a sustituirlos por otros móviles con baterías de la marca china Amperex Technology Ltd, (‘Batería B’). La compañía surcoreana pidió un aumento de la producción al proveedor y la fabricación apresurada conllevo el segundo problema: un defecto de soldadura, lo que provocó que el cobre se fundiera, lo que llevó a nuevos cortocircuitos y sobrecalentamientos del terminal.

Tras ellos, Samsung se vio obligada a tomar decisiones ‘intermedias’ como la limitación de la carga en un 60% para evitar nuevas explosiones, anunció un nuevo plan de producción, hasta que llegó la inevitable retirada del teléfono del mercado.

Pruebas con 200.000 móviles y 30.000 baterías

En la investigación participaron unos 700 investigadores e ingenieros que realizaron procesos de carga y descarga de cerca de 200.000 dispositivos y 30.000 baterías de iones de litio. La investigación fue realizada por la propia Samsung junto a las consultoras estadounidenses UL y Exponent y la empresa alemana de inspección técnica TÜV Rheinland.

Samsung ha analizado el hardware y el software y ha concluido que la causa no reside en ninguno de los dos, y que es exclusiva de la batería. Por ello, el responsable de la división de telefonía móvil, Koh Dong-jin, asumió toda la responsabilidad del fallo producido. Samsung espera recuperar la confianza del mercado este 2017 y espera hacerlo con la presentación del Galaxy S8 que veremos el próximo mes de abril.

galaxy-note-7-verificacion-8-pasos-mediatrends Además, Samsung ha anunciado la creación de un comité de seguridad técnico encargado de supervisar los componentes de las baterías. También ha creado un programa de verificación de 8 puntos para las baterías con el que pretenden mostrar su compromiso por la seguridad.

Hasta el momento, Samsung ha conseguido retirar del mercado el 96% de los Galaxy Note 7.

HACE 2 AÑOS