TENDENCIAS

El drone de pasajeros ¿será el coche volador del futuro?

Abres el garaje, te montas en tu vehículo, programas la ruta y diez minutos después ya estás en el trabajo. Desde que haces el trayecto en tu dron, no pillas ningún atasco. No es similar al DeLorean, el coche volador que llevas queriendo desde que viste Regreso al futuro’, pero esa aeronave con forma de huevo te lleva donde lo necesitas.

Aunque esta escena parezca ciencia ficción, lo cierto es que podría tener lugar dentro de unos años. Al fin y al cabo, crear un coche volador es un propósito desde hace décadas el primero que se construyó, un híbrido entre un Ford Pinto y una avioneta, se estrelló en 1973 con sus creadores dentro—, pero aún no podemos comprar un automóvil que despegue del suelo.

Unas cuantas compañías continúan desarrollando coches voladores. La empresa holandesa PAL-V presentó recientemente un prototipo de vehículo de tres ruedas capaz de circular por aire y tierra, que aún no está a la venta. Japón ha asegurado que para los Juegos Olímpicos de Pekín en 2020 estará listo su Skydrive, un futurista automóvil capaz de surcar los cielos. Por su parte, Airbus está trabajando en la creación de coches voladores autónomos.

coche volador-mediatrends2

Otras compañías están abordando el dilema de transportarnos por los aires desde una perspectiva diferente. Son varias las iniciativas que planean que nos desplacemos en drones en lugar de en coches que podamos conducir nosotros mismos por los cielos.

Puede parecer contradictorio, ya que los vehículos aéreos no tripulados que conocemos los grandes de combate o los pequeños de entretenimiento no llevan a nadie dentro y tienen un piloto en tierra que los controla de forma remota. Sin embargo, algunas empresas están aplicando el término dron para destacar que sus vehículos aéreos tampoco tienen tripulación a bordo, aunque sí son capaces de transportar personas como pasajeros.

El dron chino para un ocupante

La compañía china Ehang sorprendió en el Consumer Electronic Show 2016 con la presentación de su dron de pasajeros, que llegó a poner a prueba durante la Feria en Las Vegas. El Ehang 184, un dron similar a un DJI Inspire de gran tamaño, sería el futuro del transporte de personas, tal y como lo ve esta firma.

Recientemente, la empresa ha lanzado un vídeo que demuestra las capacidades del Ehang 184 que han construido, preparado para un pasajero y capaz de transportar 120 kilos. La duración de las baterías es una de sus grandes limitaciones: tan solo es capaz de volar durante 23 minutos y recorrer 32 kilómetros a una velocidad máxima de 100 km/h.

Ahora bien, no es precisamente barato para sus limitadas capacidades, ya que costará unos 200.000 dólares (unos 186.000 euros). Y no solo el precio va a ser un problema para la popularización de este multirrotor capaz de llevarnos dentro.

coche volador-mediatrends4

Esta aeronave funciona de forma autónoma: el usuario programa dónde quiere ir en su smartphone y el dron se conecta a una red 4G para seguir la ruta. No dispone de controles a bordo, por lo que la seguridad de esta aeronave, que ya se ha probado en Nevada, puede suponer un problema. Eso sí, la compañía planea monitorizar todos los vuelos, por lo que suponemos que un piloto podría controlar remotamente el vehículo.

Hay que recordar que la actual legislación sobre la materia en España establece que los operadores de aeronaves de hasta 25 kilos al despegue no necesitan una autorización expresa para operar, mientras que los de mayor peso precisan que la Agencia Española de Seguridad Aérea autorice su actividad. ¿Se permitirá que un Ehang 184, que además lleva un ocupante dentro, sobrevuele una zona aunque no sea urbana?

Un UAV rescatador que puede llevar 500 kilos

Mientras que la propuesta de dron de pasajeros china estaba pensada para que la use cualquiera, la empresa israelí Tactical Robotics ha desarrollado un vehículo aéreo no tripulado para llevar pasajeros u otra carga que podrá tener tanto fines militares como civiles.

El Cormorant, una aeronave aparentemente más robusta que el Ehang, esconde sus rotores en el interior. La compañía lleva 15 años desarrollándola y hace unos meses consiguió que completara su primer vuelo completamente automático sobre el terreno.

Más similar a una nave espacial que a un dron, un helicóptero o un avión, el Cormorant es capaz de transportar 500 kilos en sus viajes a 185 km/h. La aeronave es capaz de despegar y aterrizar verticalmente, y puede volar entre edificios o a baja altura. Gracias a ello, puede rastrear mejor zonas inaccesibles.

De esta forma, el Cormorant podría utilizarse para rescatar a personas que hayan quedado atrapadas en un determinado lugar sin poner en peligro la vida de los encargados de la misión. La compañía planea que el Cormorant salga al mercado en 2020, aunque dadas sus capacidades lo más probable es que no se utilice en zonas urbanas.  

¿Un dron para desarrollar un coche volador?

Terrafugia es una de las compañías más prometedoras en el campo de los coches voladores. Esta empresa estadounidense planea que su vehículo de cuatro plazas, el Terrafugia TF-X, sea capaz de volar. Se trata de un coche híbrido que se desplazará a 320 km/h a un máximo de 800 kilómetros.

El despegue de la aeronave, similar en su diseño a un automóvil con dos grandes hélices, también es vertical (un modelo anterior de Terrafugia requería una pista para despegar), por lo que bien podría estar en nuestro jardín. La compañía ha señalado que el vehículo es semiautónomo, por lo que suponemos que el piloto podrá tomar los mandos desde dentro.

En 2015, consiguieron que Estados Unidos diera luz verde a las pruebas de su TF-X. Han comenzado a realizarlas con un prototipo diez veces más pequeño (un UAS o sistema aéreo no tripulado). Después, comenzarán a testar el vehículo a gran escala, con el objetivo de que esté listo en la próxima década.

Los españoles que también han empezado por los drones

También hay una empresa española que ha pasado de pretender desarrollar coches voladores a construir drones como paso previo. La empresa FuVex aseguraba en 2013 que el primer coche volador patrio, el Helikar, alcanzaría los 5.000 metros de altura y se desplazaría a 430 km/h.

Al igual que el Cormorant, el Helikar despegaría y aterrizaría verticalmente, permitiendo así que todos pudiéramos tener uno. Además, planeaban que estuviera listo en muy poco tiempo: supuestamente, el año pasado ya se habrían realizado las primeras pruebas en Teruel.  

Sin embargo, el proyecto acabó en un cajón. Carlos Matilla, uno de sus promotores, ha asegurado recientemente que la falta de financiación fue uno de sus principales obstáculos. La compañía comenzó entonces a construir un dron de 5 kilos, el QPCA.

coche volador-mediatrends10

Gracias a él, han podido ensayar el despegue y el aterrizaje vertical, y el vuelo automático. Ahora, FuVex planea desarrollar drones cada vez más grandes y preparados para soportar más carga hasta llegar al automóvil volador.

¿Incorporarán si lo consiguen unos mandos para que el ocupante sea el piloto o se controlarán desde tierra? ¿Serán los coches voladores similares a un moderno DeLorean autónomo que podremos conducir en caso de emergencia o serán más parecidos a un gigantesco dron cuyo piloto está en tierra? Cuando tengamos respuesta, de un modo u otro, la eterna promesa del coche volador se habrá cumplido.

HACE 3 AÑOS