COMPARATIVAS

La arquitectura se vuelve inteligente: los 7 mejores ejemplos de arquitectura tecnológica

Los edificios fueron concebidos originalmente como un lugar en el que refugiarse, aunque hoy en día la arquitectura va más allá. Una evolución en la que la influencia de la tecnología ha tenido lugar y un ámbito en el que encontramos desde casas impresas en 3D hasta plataformas capaces de autoabastecerse.

Pero, ¿qué es exactamente lo que se oculta tras esas paredes tan especiales? ¿Cuáles son los proyectos más innovadores? ¿Es real su utilidad? Para resolver éstas y otras preguntas, hoy recabo algunas de las propuestas más interesantes de este sector. Unas iniciativas que tratan de exceder el ámbito del ‘todo conectado’ y dar un paso más.

Flotantes y autónomas

ufo

Empezaré por un proyecto reciente que despertó mi curiosidad hace algunas semanas: la Unidentified Floating Object; una vivienda creada por Jet Capsule al más puro estilo de una nave espacial y un hogar flotante muy original.

Está pensado, de hecho, para vivir navegando por el mar y es completamente autónoma. Se abastece gracias a paneles solares, y de molinillos y turbinas acuáticas. También es capaz de transformar el agua de lluvia y del mar en otra apta para el consumo humano.

En cuanto a su diseño y al margen de su aspecto de OVNI, cuenta con una estructura central esférica que se divide en varias plantas. En la inferior se encuentra la habitación principal, con vistas submarinas.

De momento, eso sí, todavía se encuentra en la fase inicial –tratará de financiarse a través de Kickstarter-.

‘Autocaravanas’ y oficinas impresas en 3D

La mejora de las impresoras y de la tecnología en tres dimensiones en general ha hecho posible el alumbramiento de iniciativas como AMIE, una suerte de autocaravana que incorpora un vehículo y una cabina impresas en 3D.

Sin embargo, no es lo único que llama la atención, sino que ambos (tanto el coche como la casa) se alimentan de la energía del otro. Para que te hagas una idea, los dos cuentan con paneles solares en su parte superior y son capaces de almacenarla (no obstante, el coche es híbrido).

Lo que determina cómo pasa esa energía de uno a otro es un algoritmo específico integrado con la casa, que incluso valora las condiciones meteorológicas futuras.

Además, la estructura, ligera y de fibra de carbono, favorece que el gasto del vehículo no sea excesivo.

Es también modular y puede reducirse o ampliarse al gusto.

El pasado mayo, por otra parte, Dubay estrenó las primeras oficinas impresas en 3D y totalmente funcionales (existían prototipos previos pero ésta constituye ya una auténtica realidad).

2 (1)

Una construcción de hasta 823 metros cuadrados, que tardó solo 17 días en montarse, y que cuenta con una estructura de hormigón especial blindado, plástico reforzado con fibra y fibra de vidrio.

Ya en 2002, la china Winsun New Materials inventó la primera impresora enfocada a construir viviendas con tinta de cemento y fibra de cristal. Curiosamente, la reducción de costes es notable.

Esta tecnología ha sido utilizada también en la fabricación de modelos a escala de casas. Una idea llevada a cabo por Craig Broady, ingeniero de FormLabs, y enfocada al interiorismo.

Capaces de levitar

En julio de 2015, Greg Henderson, creador de la compañía Arx Pax, empezó a trabajar en algo todavía más llamativo: unas plataformas similares a los patines voladores de ‘Regreso al Futuro 2’ tan resistentes que podrían llegar a sostener casas. Una forma de reducir los costes por el suelo y unos sistemas que emplean la fuerza de la energía electromagnética.

Además, están pensadas para aquellos lugares donde los movimientos sísmicos y catástrofes naturales sean frecuentes. La idea es colocar tablas de cobre con imanes bajo las casas para que se levanten con el movimiento de la tierra.

Su inventor ya ha sido capaz de hacer levitar los trenes Maglev de Alta Velocidad aplicando estos principios.

Pensadas para vivir en Marte

marte

Uno de los grandes objetivos del ser humano es llegar a Marte, razón de más para idear una casa que permita a los astronautas pasar un tiempo en ella.

Así, destaca el refugio Mars Ice Dome, una casa desarrollada por investigadores del Langley Research Center de la NASA y un grupo de diseñadores y arquitectos, y que brindará seguridad ante la radiación del planeta. Un habitáculo de estructura flexible, ubicado dentro de un tubo, ligero de transportar y sencillo de “construir” e instalar.

Además, está cubierto por una cáscara de hielo y cuenta con una tecnología que le permite extraer el agua de la tierra y tratarla.

Ecológicas e integradas en la naturaleza

DropXL_night

Las viviendas ecológicas, capaces de integrarse en la naturaleza y abastecerse también energéticamente de ella, se encuentran entre las grandes favoritas.

Uno de los diseños más espectaculares fue el presentado por la catalana In-tenta Design en 2014, Drop XL.

Se trata de un hotel pensado para reducir el impacto medioambiental y ofrecer a los huéspedes una experiencia más cercana al entorno. Una suerte de espacio -a medio camino entre una cápsula, una suite de lujo y una caravana-, que puede transportarse a cualquier lugar.

La estructura está formada por un tubo cilíndrico de cuatro metros de altura y cuenta con un doble acristalamiento. Incorpora films fotovoltaicos para generar energía y un sistema inteligente de recogida y reutilización del agua de lluvia para el baño.

No obstante, no se trata de una propuesta única en su especie, sino que las cabañas del Cocoon Ecodesign Lodge, cerca de Lisboa, son otro gran ejemplo.

Destaca también su escaso impacto medioambiental y la utilización de tecnologías termo solar y fotovoltaica. Disponen, incluso, de su propia huerta.

Las estancias del Treehotel, en Suecia –sí, colgadas de los árboles– siguen la misma línea.

Casas apilables

kakoon 2

Asimismo, y aunque un tanto distintas, las casas apilables y modulares son otra de las grandes apuestas, en especial aquellas que pueden ampliarse fácilmente.

Una propuesta pensada para el sector hotelero, pero también para aquellos que desean mudarse con frecuencia.

Es el caso del Capsule Hotel Nakakin, ubicado en Japón y construido en 1972; el hotel Sleepbox -con habitaciones portátiles-; y el de Penda -con habitaciones de bambú modulares e integradas en la naturaleza-.

Las casas Kokoon también merecen ser incluidas. Un proyecto creado por estudiantes de arquitectura de la Universidad de Helsinki, que permite añadir diferentes módulos de forma sencilla y apilándolos. Un prototipo de madera que cuenta con todas las comodidades de un hogar convencional y que costaría alrededor de 14 mil euros.

La casa del futuro, diseñada por un arquitecto español

Para acabar, no podía dejar de hablar del caso de Luis Vidal, un arquitecto catalán de fama internacional –entre sus últimos diseños destaca la terminal dos del aeropuerto de Heathrow-, responsable de construir la que será la vivienda de 2050.

Un proyecto en el que, paradójicamente, la tecnología está relegada a un segundo plano pues, según él, resulta imposible saber cómo será dentro de 35 años.

No obstante, lo que sí parece es que la apuesta por los materiales ligeros, la agilización en el montaje mediante la impresión 3D y la concienciación por conceptos integrados y sostenibles se postulan como algunos de los grandes protagonistas de estas casas futuras.

HACE 3 AÑOS