HOW-TO

Por qué se seca la tinta de la impresora

La tinta de la impresora es uno de los principales quebraderos de cabeza de todos los usuarios. Tienes una impresora que, apenas utilizas, pero cuando necesitas imprimir te das cuenta de que no tienes tinta. Y lo cierto es que, aunque puede hacer ya tiempo que cambiaste los cartuchos, apenas has sacado unas cuantas hojas impresas. La pregunta que surge entonces es ¿por qué se seca la tinta de la impresora? 

Y la verdad es que esto se convierte en un problema. Porque una de las razones que te impulsan a tener una impresora doméstica es poder tener tus documentos en papel en cualquier momento. Se evita la incomodidad de tener que buscar un centro de impresión al que acudir o pedirle a algún conocido o familiar que pueda imprimirnos los documentos.

Para que entiendas la raíz del problema y ponerle solución, vamos a contarte por qué se seca la tinta de la impresora y qué puedes hacer para evitarlo (más allá de los típicos trucos).

¿De qué está hecha la tinta de la impresora?

Para saber por qué se seca la tinta de tu impresora, lo primero que hay que conocer es de qué está compuesto dicho líquido. Sus principales componentes son:

  • Vehículo fijador o conductor: es el encargado de fijar la tinta desde que sale del cartucho a la superficie del papel. Su misión es adherir la tinta en la superficie sin que llegue a penetrar, para evitar distorsiones y utilizar la menor cantidad de líquido posible para ello.
  • Pigmentos colorantes que son los encargados de regular la saturación del color elegido. La calidad de estos pigmentos marca la duración de las impresiones, algo que no tiene demasiada importancia para textos, pero sí para las imágenes y fotografías que quieres conservar durante años.

Las gotas de tinta son expulsadas por los inyectores a una velocidad que ronda los 10 m/s, unos 36km/h, con la dirección adecuada para que quede automáticamente fijada en la hoja de papel. La velocidad y densidad de la gota de tinta dependerá de la tecnología de cada marca.

La cantidad de tinta expulsada se mide en picolitros. Un litro de tinta contiene un billón de picolitros. Cada gota de tinta puede contener entre cuatro y ocho picolitros.

¿Qué tecnología incluye el cartucho de tinta? shutterstock_422997325

Pero la tinta no depende solo del líquido. También tienes que tener en cuenta el cartucho utilizado. Se trata de un contenedor que viene sellado al vacío para preservar su perfecta conservación y asegurar que la tinta que contiene no se ha ensuciado con polvo, secado o humedecido.

Hoy en día la mayoría de los cartuchos incluyen casi un 70% de la tecnología de impresión. Por eso, en muchos casos, utilizar un cartucho compatible, a pesar de ser más económico, no suele dar los mismos resultados que el original. Dentro del cartucho se incluyen:

  • Cabezal de impresión: encargado de dirigir la gota de tinta para que se fije en el papel en la dirección y el lugar adecuado. De esta forma se consigue mayor nitidez y claridad en las páginas que has imprimido.
  • Los inyectores: encargados de expulsar la gota a la velocidad adecuada, la cantidad de tinta necesaria para que se fije en la superficie del papel.
  • Sensores de cantidad de tinta: si bien en muchos modelos de impresoras no están en el cartucho, sí que influye de forma decisiva en su aprovechamiento. Las diferentes marcas optimizan estos sensores para reconocer sus cartuchos originales, por lo que un reciclado o un compatible puede que no logres aprovecharlo hasta el final.

En las impresoras más antiguas puede que los cartuchos tengan fecha de caducidad. Esto ya no es lo habitual en los modelos más modernos.

De todas formas una vez que se insertan en su lugar los cartuchos dejan de estar sellados. Esto implica que les afectan las condiciones ambientales, como cambios de temperatura, exposición al polvo, etc.

En muchos casos esto provoca que el líquido de la tinta pierda humedad y se seque, dejando el cartucho inservible. Ocurre tanto con cartuchos originales como con compatibles o reutilizados. Aunque no todas las marcas tienen el mismo comportamiento y en unos casos se preserva la tinta mejor que en otros.

Consejos de mantenimiento para una impresora de tinta doméstica

shutterstock_392060011

La ventaja de las impresoras de tinta domésticas es que necesitan muy poco mantenimiento. No suelen tener partículas de polvo o restos de papel por su interior para limpiar. Por ello toda la atención se concentra en los cabezales e inyectores. De lo único que deberíamos preocuparnos es de limpiar de forma periódica los cabezales e inyectores del cartucho.

Para ello hay que buscar un pequeño trapo humedecido con agua, pero que no deje residuo. Se limpia bien toda la tinta que pueda estar bloqueando la salida y luego se seca todo antes de volver a colocar el cartucho en la impresora.

Lo cierto es que esto solo suele ser necesario cuando imprimes bastante a menudo. Esto implica que los cartuchos de tinta se agotan con más frecuencia. Como has visto antes al sustituirlos también se cambian estos componentes en la mayoría de los modelos de impresoras. Por eso las impresoras de tinta no suelen necesitar un gran mantenimiento.

En todo caso los fabricantes suelen tener kits de limpieza para impresoras específicos. Lo mejor antes de comenzar es que te hagas con uno de ellos.

Por último, siempre que vayas a limpiar tu impresora, asegúrate que está desconectada de la corriente. Y antes de ponerla en marcha, si has utilizado algún líquido, que todo está seco y no han dejado ningún tipo de residuo.

Imprime aunque no lo necesites para mantener en forma tu impresora

test de inyectores

La precaución más sencilla para evitar problemas es imprimir de forma periódica una página. Bastan unas cuantas líneas, pero utilizando cada color. Es decir, utilizar la impresora de forma regular. Sobre todo si eres de los que utiliza la impresora solo unas cuantas veces al año y pasas meses sin tocarla.

Si vemos que la página ha salido borrosa lo ideal es utilizar la alineación de los cabezales o test de inyectores. Esto suele ser una utilidad que viene en la configuración de la impresora de cada fabricante. Nos permite revisar si necesitamos una limpieza. Esto supone un alto consumo de tinta, por lo que no se recomienda hacerlo con demasiada frecuencia.

Lo hace de forma automática la impresora. Para ello lo que hace es expulsar las gotas a una velocidad mucho mayor a la habitual para que arrastren toda la suciedad que encuentren a su paso. Una vez realizada la limpieza de inyectores se puede repetir el test y veríamos que ya podemos imprimir correctamente.

HACE 3 AÑOS