REVIEWS

Big Data, sexo y verdad: ¿qué dice Analytics sobre nuestra sexualidad?

¿Creías que el Big Data era solo para analizar grandes volúmenes de datos aburridos? Pues estabas equivocado. Porque Big Data y sexo están volviéndose mucho más que una unión puntual. Ya hace tiempo que grandes compañías como Tinder, e-Darling o Adoptauntio utilizan grandes volúmenes de datos con el fin de hallar las mejores coincidencias en el amor. Pero otras compañías también están utilizando Analytics, no solo para influenciar en nuestras relaciones amorosas, sino también en nuestra vida sexual. Te contamos cómo.

Big Data: la verdad tras nuestras relaciones sexuales

El sexo siempre ha sido un tema difícil de analizar y estudiar. Y es que las personas no solo se muestran reacias a hablar abiertamente del tema, sino que, además, tienden a mentir sobre ello cuando un investigador les pregunta al respecto.

En España, la encuesta más fidedigna sobre el tema es Actitudes y Prácticas Sexuales del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), pero la última edición es del 2008. ¿Por qué decimos que la gente miente? Porque esta encuesta registra datos como que el 12,6% de los hombres jamás se ha masturbado, algo que tampoco han hecho jamás el 55,8% de las mujeres… ¿Quién se cree estos datos? Nosotros no.

shutterstock_354127424

Sin embargo, un investigador, Stephen-Davidowitz, se ha dado cuenta que la forma para saber realmente lo que a la gente le preocupa acerca del sexo o sus tendencias no es preguntar directamente a la persona -como se hacía hasta ahora-, sino analizar las tendencias de Google.

En este sentido, uno de los hallazgos más relevantes es que gran parte de las búsquedas en Google sobre sexo versan sobre el hecho de la falta de sexo. O lo que es lo mismo: la mayoría tiene menos sexo de lo que le gusta admitir.

Y es más: la búsqueda del término matrimonio sin sexo‘ es tres veces y media mayor que ‘matrimonio infeliz‘ y ocho veces más común que ‘matrimonio sin amor‘. En definitiva, una vez que te casas, olvídate del sexo (o eso es lo que dicen las búsquedas de Google).

Aunque el economista reconoce que estos datos no son estadísticamente fiables, sí ofrecen una idea bastante acertada de las preocupaciones reales de la gente en cuanto al sexo se refiere.

Porque el anonimato que da Internet hace que las personas se sientan más seguras y, por tanto, es allí donde comparten sus inquietudes, en lugar de preguntar a amigos, familiares o terapeutas.

Nuestros miedos más íntimos: hombres y mujeres, al descubierto

shutterstock_312419954 (1)

Si nos detenemos a analizar las búsquedas de Google sobre sexo veremos que los hombres están obsesionados con el tamaño del pene.

De hecho, los internautas machos buscan más información acerca de sus genitales que sobre cualquier otra parte de su cuerpo. Y no solo eso: una de las búsquedas más comunes entre hombres tiene que ver con el alargamiento del pene y si con la edad el pene se empequeñece.

En este sentido, las mujeres son totalmente diferentes. A ellas no les preocupan en absoluto los penes: por cada 170 búsquedas de hombres sobre el miembro viril solo hay una de mujeres.

Ellas buscan sobre su genital. Pero, a diferencia de los hombres, no les interesa el tamaño, sino cómo hacer que huela bien, cómo depilarse o cómo estrecharlo.

Intimar con grandes volúmenes de datos

good2go-feature

Por supuesto, el sexo no sólo ocurre entre dos personas que se proponen mantener una relación a largo plazo. En este sentido, por ejemplo, la app Good2go, que arrasa en Estados Unidos, trata de facilitar el proceso para todos aquellos que solo quieren una relación sexual esporádica.

La aplicación propone que los interesados, que obviamente deben tener la aplicación instalada, una vez llegado el momento de intimar, deben responder a un cuestionario en el que los interesados han de contestar si desean mantener relaciones íntimas juntos.

Y, en caso afirmativo, ambos deben fijar cuáles serán las prácticas y posturas sexuales que van a llevar a cabo para que ambos disfruten de una experiencia agradable y cómoda.

La app, creada en un primer momento con el fin de evitar falsas violaciones y dar consentimiento a las relaciones, plantea algunos temas.

Más allá del multitud de datos que quedan reflejados en los servidores de la aplicación acerca de las prácticas sexuales de sus usuarios, algunos han cuestionado si algún día esa información podría ser utilizada en los tribunales. 

Nuestra sexualidad, al alcance de todos

shutterstock_138439007

Con todo ello, nos guste o no, los datos están en nuestro dormitorio y los datos íntimos acerca de nuestra sexualidad al alcance de todos.

HACE 3 AÑOS