REVIEWS

Por qué lo que odias no triunfa en las redes sociales

En las redes sociales nos encanta compartir lo que nos gusta y buscamos gente afín. Pero, ¿y si la afinidad se basa en lo que nos desagrada? Una nueva app de citas, Hater, propone encontrar el amor en base a los odios compartidos. Te descubrimos sus secretos… y si tiene posibilidades de triunfar.

Que somos sociables y nos gusta compartir en las redes sociales lo que hacemos ha quedado claro con el uso que le damos a Facebook e Instagram. En redes sociales temáticas –como las de literatura, cocina, mascotas, fotografía, etc- buscamos gente con gustos e inquietudes afines para seguir compartiendo. Y quién sabe si descubrir el amor o una buena amistad.

Bananity, donde podías odiar

En esas redes sociales o aplicaciones temáticas no esperamos encontrarnos con nuestras amistades o conocidos, a los que ya tenemos controlados en las más generalistas. En éstas queremos conocer a personas con las que compartir nuestras aficiones o ‘hobbies’. Hace unos años surgió Bananity, creada en 2012 por el emprendedor Pau Garcia-Milà y apadrinada por Andreu Buenafuente. Esta red social se basaba en que los usuarios compartieran sus gustos y como novedad, sus odios.

bananity-red-social-afinidades-mediatrends

Este concepto de compartir específicamente lo que no nos gustaba era novedoso, pues habitualmente compartimos nuestros intereses, no nuestros odios. El proceso era simple: los usuarios podían indicar si amaban u odiaban un concepto (o ‘bananity’) y conocer así gente con esos mismos gustos. Conocer, ojo, no se hablaba directamente de ligar.

La idea de los emprendedores era ofrecer recomendaciones personalizadas, a partir de los conceptos seguidos y amados/odiados por cada usuario. Y, de paso, aprovechar esa gran cantidad de información que les daban los usuarios para que las marcas lo aprovecharan. “Sin embargo, las empresas no se sentían cómodas apostando por una red donde los usuarios pudieran odiarlas”, explicó Garcia-Milà en su momento.

El concepto no terminó de cuajar: quizás porque compartir lo que amas u odias porque sí, sin motivo aparente, no tenía mucho interés. La red social cerró en 2015.

Facebook rechaza el ‘no me gusta’

Cabe recordar que durante varios meses se rumoreó con la posibilidad de que Facebook introdujese un botón de “No me gusta”. El propio fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, salió al paso, asegurando en el 2014: “Algunas personas han pedido un botón de ‘no me gusta’ porque quieren poder decir: “Esa cosa no es buena”. “Eso es algo que no creamos que sea bueno. No vamos a construirlo, y no creo que haya necesidad de un mecanismo de votación en Facebook sobre si las entradas son buenas o malas. No creo que sea socialmente muy valioso o bueno para la comunidad ni que ayude a las personas a compartir los momentos importantes en sus vidas”.

En el 2016, finalmente, Facebook agregó las ‘reacciones’: una forma diferente y con más opciones de opinar su nos gusta o no un tema.

Ahora, Hater para ligar

Pese a la mala experiencia de Bananity, actualmente ha surgido una aplicación para buscar pareja en base a odios compartidos. Como no podía ser de otra manera se llama Hater (persona que odia, en inglés), y se trata de una app para conocer gente al estilo Tinder, pero que se basa en las cosas que odiamos. “Hater, la aplicación de citas que te une con gente que odia lo mismo que tú”. Así se describe la aplicación Hater, que de momento solo está disponible para iPhone y en inglés.

Este producto precisa que los usuarios se definan, opinando sobre una lista con opciones que incluye “cilantro”, “salir con los compañeros del trabajo”, “Donald Trump”, “Juego de Tronos”, “bailar” o “pasar tiempo con tu familia”. A todo ello le puedes asignar uno de los cuatro modos que proponen: “me encanta”, “lo odio”, “me gusta” o “no me gusta”.

La app nos pondrá en contacto con otros usuarios con los que tengamos un grado de afinidad parecido en las mismas cosas que detestamos. Y también en función de la proximidad. Si nos gusta, deslizaremos a la derecha y si no nos gusta, a la izquierda. Como Tinder, vamos.

Hater-App-mediatrends

No se trata de odios fanáticos (por supuesto no se dan opciones relacionadas con la religión o la raza). Según su fundador, Brendan Alper, el objetivo es aportar una dosis de cinismo a las citas y de mostrar algo que normalmente no tendemos a compartir.

De hecho, una de las principales características que ayudan a tener una relación de pareja estable es compartir valores. Está claro que muchos de nuestros odios dejan entrever aspectos sobre ‘lo que es importante y no es importante’ para nosotros, que al final tiene que ver mucho con los valores.

“Desde ese punto de vista, se podría decir que hay mayor probabilidad de ser compatible con alguien basándonos en nuestros odios que en una simple cita a ciegas o por atracción física, comenta a MediaTrends Angélica Joya, psicóloga certificada en ‘coaching’ por valores.  También, dependiendo del cómo se nos pregunte es mucho más difícil mentir sobre nuestros odios que sobre nuestros gustos y aficiones.

Mejor valores que antivalores

Este método no es muy fiable ya que puede prestarse a muchos errores y malinterpretaciones. Por ejemplo, una persona puede odiar las películas de terror porque le parece absolutamente innecesario tener que sufrir viendo un filme. Sin embargo, otra persona puede odiar este género porque, a pesar de que disfruta del hecho de sentir miedo, le parece ridículo y vulgar este tipo de cine. “Las razones que hay detrás de estos dos odios aparentemente comunes son muy diferentes y hablan de personalidades muy diferentes”, remarca Joya.

apps compartir odios-mediatrends

Aunque hay estudios que afirman que compartir cosas que desagradan permite hacer amigos más rápidamente, si de buscar pareja hablamos, los expertos apuntan que es mucho más sana y tiene más probabilidades de éxito una relación donde las personas logren sinergias al rededor de sus valores que de sus ‘antivalores’. “Los valores son algo más duradero y positivo. Las cosas que odiamos pueden llegar a relativizarse o cambiar más fácilmente con el paso del tiempo”, indica la psicóloga consultada.

“Los odios que las personas suelen decir cuando se les pregunta rápidamente, y sobre todo cuando se hace en situaciones sociales ante desconocidos, no son necesariamente los que son más importantes en su vida”, concluye Joya.

¿Y tú? ¿Crees que vas a encontrar el amor de tu vida compartiendo aquello que detestas? Si no te convence, recuerda que tienes otras opciones

HACE 3 AÑOS