REVIEWS

Coches autónomos: 10 cosas que debes saber

Se habla mucho de los coches autónomos (o sin conductor) como el futuro… ¿Pero sabías que una flota de taxis autónomos de Uber circula por las calles de los Estados Unidos desde el pasado mes de diciembre? El servicio todavía está en fase de pruebas y cada uno de los vehículos cuenta con un conductor encargado de tomar el control del automóvil en caso necesario. Sin embargo, su simple puesta en marcha ha dejado clara una cosa: los coches autónomos ya no son cosa del futuro, sino del presente.

Es por ello que vamos a explicarte 10 cosas que debes saber sobre los coches autónomos para ser un miniexperto en la materia.

uber-coches-autonomos-MEDIATRENDS

1. Los orígenes

Google y Tesla son quizá las firmas más relacionadas con la material, pues llevan varios años investigando y trabajando en la fabricación de vehículos autónomos. Pero aunque parezca que los coches autónomos son cosa de este siglo, el origen de estos vehículos se remonta más de 70 años atrás.

Ya en la década de los 40 comenzaron a realizarse pruebas de guiado de vehículos incrustando materiales en el asfalto que pudiesen ser detectados y seguidos. Pero no fue hasta los años 80 cuando las compañías comenzaron a centrar sus investigaciones en la detección de obstáculos vía radar, sentando las bases del complejo conjunto de tecnologías que utilizan los que hoy en día conocemos como coches autónomos.

2. La competencia

Sí, Google es quizá la firma más conocida en cuanto a avances de conducción autónoma, pero no es ni mucho menos la única.

toyota-MEDIATRENDS

Como hemos comentado, Uber ha puesto ya en circulación sus primeros vehículos autónomos en calles de ciudades normales y corrientes. Pero la firma también tiene Otto, una empresa que se dedica a fabricar camiones autónomos.

El sector de la automoción tradicional no quiere quedarse atrás. Ford, Volvo, PSA Peugeot Citroën, Toyota o Mercedes-Benz también llevan su tiempo trabajando para que podamos echarnos una cabezadita mientras nuestro coche nos lleva al trabajo.

3. ¿Cómo funcionan los coches autónomos?

Los vehículos autónomos necesitan recopilar la máxima información posible de su entorno para poder desplazarse correctamente. Por ello, cuentan con toda una serie de sensores y cámaras capaces de captar información. Más concretamente, cada coche autónomo suele estar equipado con un GPS, un sistema de navegación inercial y toda una serie de sensores entre los que se encuentran medidores láser, radares, cámaras y sensores LIDAR.

coches-autonomos-lidar-MEDIATRENDS

Estos últimos, los LIDAR, son una de las piezas imprescindibles de este tipo de vehículos. Y es que podría decirse que son sus ojos (pese a situarse normalmente en su techo). Estos sensores son capaces de escanear el entorno del coche en todas las direcciones y de determinar la posición de los objetos que se encuentran hasta a una distancia máxima de 120 metros con una precisión de centímetros para posteriormente generar un preciso mapa tridimensional.

Por su parte, los medidores láser también se encargan de escanear el entorno. Aunque en este caso su principal acometido es calcular la distancia del coche a los objetos cercanos. La información recopilada se combina con la obtenida por las cámaras integradas en el coche para construir un modelo tridimensional del entorno y que el coche consiga localizarse en él.

coches-autonomos-google-7MEDIATRENDS

Además de situarse en el entorno, un coche autónomo también debe situarse en el lugar preciso del mapa. Para ello echa mano del GPS y de un sistema de navegación inercial, un sistema de ayuda a la navegación que usa acelerómetros y sensores de rotación para calcular continuamente una estimación de la posición, orientación y velocidad del movimiento del coche de forma precisa.

4. Un nuevo mercado

Hablar de nuevo mercado para una categoría de producto que no existe es más que lógico. Sin embargo, en el caso de los coches autónomos se van a producir varios nuevos retos.

coche autonomo-mediatrends

Por un lado, los fabricantes tradicionales ya han asegurado que los coches se han convertido en una ‘commodity’, y que el futuro pasa por toda la tecnología que les acompaña.

Por el otro, la conducción autónoma presenta nuevos subsegmentos de mercado, como la posibilidad de ceder tu coche autónomo el tiempo que no lo utilices o la creación de servicios de transporte colectivos que compitan con otros tradicionales (taxis).

5. Los problemas

Aunque los coches autónomos estén dotados de mucha tecnología, ello no quita que también presenten problemas.

Por ejemplo, no hace mucho que los vehículos autónomos de Uber se convertían en noticia tras saltarse semáforos en rojo e invadir carriles bici.

También ha habido problemas con el coche de Google, sin olvidar la muerte causada por el modo de piloto automático de Tesla. Al fin y al cabo, los coches autónomos son aparatos dotados de gran tecnología que circulan por espacios no adaptados.

6. El entorno

coches autonomos-3mediatrends

Y precisamente eso nos lleva a otra reflexión: para garantizar la conducción autónoma, el entorno debe estar mínimamente preparado.

Sí, una ‘Smart City’ es el entorno ideal para que este tipo de coches circule (podría por ejemplo ‘hablar’ con los semáforos para desacelerar cuando esté a punto de ponerse en rojo), pero ese escenario es demasiado futurible.

Mientras, hay unos estándares mínimos que los coches autónomos precisan. Y uno de ellos es tan simple como las rallas de la carretera bien pintadas. Si no, los sensores tienen dificultades para ‘leer’ la calzada.

7. ¿Serán muy diferentes de los coches actuales?

De momento, parece que los coches autónomos van a seguir líneas muy similares a las de los coches ‘menos listos’. Las compañías apuestan por vehículos de 4-5 plazas, ya que por ejemplo se prevé que el primer gran despliegue llegue de la mano de sistemas de transporte colectivo.

coche autoconduccion-mediatrends

En el interior, los analistas prevén entornos mucho más cómodos para los pasajeros, con mayor espacio y alta tecnología para el entretenimiento de los ocupantes. Sin embargo, lo que no está claro es si desaparecerán por completo el volante y los pedales. Se intuye, de momento, que en la gran mayoría de casos serán sustituidos en parte o en su totalidad por un cuadro de mandos táctil que ayude a tomar decisiones en casos de emergencia.

8. Las leyes

Antes de que lleguen al mercado se tendrán que producir unos cuantos cambios legales.

Primero, para que los coches puedan circular libremente, cosa que no está clara en todas las regulaciones (la DGT ya ha comenzado a trabajar en el primer reglamento que regula la circulación de este tipo de vehículos).

Pero también deberá haber cambios a nivel de seguro, porque queda por definir cuál será el papel de los implicados en un posible accidente: ¿el responsable es el propietario del coche? ¿El que no mantiene la carretera en condiciones? ¿El vehículo en sí mismo? ¿El fabricante?

9. El precio

Radar de un coche autónomo.

La pregunta del millón, y una de las que es difícil hacer predicciones. El gran problema es la carga tecnológica de estos coches. Como en todos los lanzamientos, su coste inicial es muy alto, y va bajando a medida que la tecnología se masifica y se desarrolla.

El LIDAR y los sistemas de láser, GPS y sensores varios pueden llegar a costar más de 200.000 euros, por lo que se estima que a día de hoy un coche autónomo costaría sobre los 250.000 euros. Pero eso actualmente. Cada día que pasa, el coste bajará por las mejoras tecnológicas. Cuando lleguen al mercado, se espera que su precio baje a la mitad.

Pero no hay que olvidar otra variable: el ahorro que supone. Y es que al tratarse de vehículos eléctricos optimizados, el ahorro en carretera y mantenimiento reduce a más de la mitad los costes por kilómetro de un vehículo convencional.

10. ¿Cuándo llegarán al mercado?

coche autonomo4-mediatrends

Los coches autónomos empiezan a ser una realidad en pruebas, pero casi todos los fabricantes coinciden en citar el 2020 como el año en el que esta clase de vehículos comenzarán a tomar las calles de forma masiva.

HACE 2 AÑOS