HOW-TO

Cómo dar profundidad de campo a tus fotos

Uno de los principales errores en fotografía es intentar que la imagen que captamos con la cámara sea exactamente igual que la escena que vemos con nuestros ojos. Es una gran fuente de frustración. Estamos ante un paisaje increíble, pero cuando nos ponemos ante el ordenador, vemos que no hemos conseguido captar esa belleza que estábamos contemplando. Con las claves que te vamos a ofrecer aprenderás a acercarte a la realidad mediante la profundidad de campo en las fotografías.

El ojo humano y la cámara de fotos

Antes de nada, tienes que saber que nuestros ojos son máquinas maravillosas, increíbles, perfectas, no tienen igual. Aunque el funcionamiento de una cámara de fotos está basado en el sistema de visión humano, no llega ni de lejos a conseguir su perfección. Y ésta es la principal causa de la frustración de la que te hablaba antes. Cuando empezamos en esto de la fotografía, pensamos que podemos obtener imágenes idénticas a la realidad, pero esto es imposible.

SEMEJANZAS

El funcionamiento de las cámaras de fotos recuerda a cómo vemos los humanos las imágenes, siempre y cuando reduzcamos el sistema ocular a unos parámetros muy sencillos, claro está:

  • El iris hace una función similar al diafragma, abriendo o cerrando la pupila en función de la luz.
  • Las lentes u objetivos de una cámara imitan la actuación del cristalino enfocando la luz en un punto exacto de la retina, que podría traducirse en fotografía al sensor o película fotosensible.
  • El nervio óptico es el encargado de trasladar la información al cerebro. Sería el análogo del procesador que envía los datos desde el sensor hasta la tarjeta de memoria, que sería el cerebro.

fotografia-profundidad-mediatrends (2)

DIFERENCIAS

Sin embargo, las diferencias entre ambos sistemas son abismales y esto hace que las imágenes fotográficas tengan poco que ver con la realidad que vemos:

  • La vista humana ve en tres dimensiones y la cámara recoge una imagen en dos.
  • Una fotografía se obtiene desde un único punto de vista mientras que el ojo humano tiene dos puntos de vista, que además se mueven.
  • Los ojos son capaces de alcanzar un rango dinámico muchísimo mayor que un sensor. Recuerda que el rango dinámico es la capacidad de la cámara de fotos de captar con detalle las zonas con altas luces y con sombras de una misma escena.
  • En cuanto al color, la visión humana percibe muchísimos más matices de tono que una cámara fotográfica.
  • La cámara no discrimina y refleja en el sensor todo lo que capta. Por su parte, el cerebro es capaz de centrarse en algo y ‘olvidarse’ o no dar importancia a otro aspecto de la escena.
  • Sin embargo, hay un aspecto en el que la cámara fotográfica gana al ojo humano: la capacidad de captar imágenes como las estelas de los coches en movimiento o detener un objeto que va a mucha velocidad.

La clave es la profundidad

Volvamos al principio, al momento de observar un paisaje idílico y sacar una fotografía. Cuando vemos la imagen en la pantalla del ordenador nos damos cuenta de que algo falla. No es lo que hemos visto anteriormente, no es tan espectacular, no refleja lo grandioso del paisaje. Esto se debe a la primera de las diferencias entre el ojo humano y la cámara: nosotros vemos en tres dimensiones y la cámara en dos.

La solución para que ese paisaje se acerque lo más posible a la realidad que vemos con nuestros ojos es dotar de profundidad a la fotografía. Veamos distintas técnicas, algunas de ellas herederas de la pintura, para que nuestras instantáneas tengan tridimensionalidad.

La perspectiva morfológica

fotografia-profundidad-mediatrends (1)

Fíjate en la imagen que está bajo estas líneas. Se trata de un paisaje que representa un bosque. Seguramente los árboles del primer plano y los del fondo tienen el mismo tamaño en la realidad. Sin embargo, gracias al encuadre elegido por el fotógrafo, usando un teleobjetivo y llenando gran parte de la composición con los árboles que están más cerca, ha dado a la fotografía una sensación de profundidad.

Los objetos que están en primer plano deben parecer más grandes ya que en la realidad los vemos así. La solución es ocupar gran parte de la imagen con esos elementos más cercanos, utilizándolos incluso para enmarcar los sujetos del fondo como ocurre en el siguiente ejemplo.

fotografia-profundidad-mediatrends (2)

La temperatura de color

Otra técnica, usada sobre todo en pintura, que aporta tridimensionalidad a la fotografía es un correcto uso de los colores. Los tonos más cálidos (rojos, amarillos, naranjas) se adelantan sobre los fríos (azules, verdes, morados). La vista se verá atraída primero por los colores cálidos y luego se adentrará en la foto hacia los fríos, por lo que si los colocamos en los planos del frente crearemos una sensación de profundidad.

Para comprobar esta técnica basta con invertir la temperatura de los colores y su orden en la composición de la fotografía. Si ponemos primero los tonos más fríos veremos cómo se ‘esconden’ bajo los cálidos, anulando la tridimensionalidad.

Planos oscuros y planos claros

De la misma forma, podemos ofrecer sensación de profundidad en nuestras fotografías gracias a la combinación de planos oscuros y claros. Imagina que tienes que pintar un paisaje montañoso. Si dibujas las montañas que están más cerca muy iluminadas y vas poniendo tonos más oscuros a medida que se van alejando los elementos, será muy difícil distinguir la tridimensionalidad.

fotografia-profundidad-mediatrends (4)

La manera de pintar y fotografiar este tipo de paisaje es al revés. Los objetos más sombríos que se sitúan sobre un fondo más iluminado se adelantan, parece que están más cerca.

El contraste

Un objeto contrastado es aquel que tiene muchos tonos negros y blancos y menos tonos medios. Así, los elementos que tienen un gran contraste se adelantan en la imagen respecto a los objetos poco contrastados. Para conseguir profundidad, contrasta lo que se encuentra en un primer plano y suaviza progresivamente la escena a medida que se vaya alejando.

fotografia-profundidad-mediatrends (3)

La saturación

Una última técnica que está relacionada con las anteriores es la que tiene que ver con el uso de la saturación en la escena. Un color saturado también es llamado puro porque no se encuentra mezclado con negro, blanco o gris.

fotografia-profundidad-mediatrends (6)

Debes saber que los colores saturados se adelantan sobre los insaturados. Podemos incrementar la sensación de profundidad y tridimensionalidad si hacemos que los primeros planos de nuestra imagen tengan los colores más saturados.

Los puntos de fuga de la fotografía

fotografia-profundidad-mediatrends (7)

Aparte de utilizar todas estas técnicas relacionadas con los colores, podemos utilizar los puntos de fuga para que el espectador haga un viaje desde el principio de la imagen hasta el final. Básicamente, un punto de fuga es hacia el que convergen las líneas de nuestra fotografía. Imagina una calle recta y las diagonales que forman las aceras. En un punto del infinito esas líneas se juntarán.

En la cámara y en postproducción

Como habrás comprobado, algunas de estas técnicas podrás hacerlas directamente en la toma de la fotografía y otras necesitarás de un programa de edición. La perspectiva morfológica y los puntos de fuga son composiciones fáciles de realizar directamente en cámara, pero para situar colores cálidos y oscuros en primer plano, la saturación y el contraste tendrás que usar el ordenador.

Simplemente tendrás que seleccionar en Camera Raw o Lightroom la zona del primer plano y añadir saturación, contraste, bajar la exposición y hacer que la temperatura de color sea más cálida. Combinando todas estas técnicas conseguirás que tu fotografía tenga más profundidad y sensación de tridimensionalidad.

HACE 3 AÑOS