RANKINGS

Drones de récord: del más diminuto al más rápido del mundo

Según la Administración Federal de Aviación estadounidense, los drones conquistarán definitivamente los cielos en 2020. La institución estima que el número de vehículos utilizados con fines recreativos se habrá triplicado en 2021 con respecto a los datos del 2016. Los destinados a fines educativos y militares se sumarán asimismo a esta inimaginable bandada.

En España, las cifras también demuestran su creciente popularidad. A finales del año pasado había 2.500 drones con licencia de vuelo emitida por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y 2.203 pilotos autorizados. Toda una bandada de pájaros electrónicos que ya sobrevuelan nuestras cabezas.

Pero, entre este inabarcable enjambre, hay algunos que destacan sobre el resto por sus características especiales. Ya sabíamos que existe un dron paraguas y que hay quien ya utiliza estos vehículos como camareros. Ahora, hemos reunido a los que pueden presumir de tamaño, velocidad o fuerza, entre otras cualidades. Porque los drones también baten récords.

Una prueba de resistencia

El dron de vigilancia más popular (y caro) del ejército estadounidense, el Global Hawk, puede estar en el aire 32 horas seguidas sin agotar su batería. Durante el vuelo en el que logró la marca, batió también el récord de altitud con casi 20 kilómetros de altura (aunque este puesto se lo quitaría luego la NASA con su Helios).

globalhawk-mediatrends

Pero desde aquella hazaña, ha habido otros aparatos que han superado al dron militar en autonomía. El pasado mes de noviembre, un ligero vehículo de un fabricante respaldado por DARPA ha logrado mantenerse en el aire durante 56 horas. Desgraciadamente, tuvo que descender antes de tiempo debido a las adversas condiciones meteorológicas.

Sin embargo, el Pentágono se propone desbancar a todos los anteriores. En una convocatoria publicada recientemente, anuncia que busca un vehículo aéreo no tripulado capaz de volar durante una semana o más. Así evitaría tener que lanzar nuevas tandas de drones cuando los primeros enviados se han quedado sin energía.

Los drones de primera aceleran

Aunque desde el suelo estas aves electrónicas pueden parecer muy raudas, lo cierto es que no todas alcanzan la misma velocidad. Uno de los que destaca por el ritmo que alcanza es Teal, al que algunos han denominado el “dron comercial más rápido” del mundo.

El cuadricóptero puede superar los 135 kilómetros por hora mientras hace giros imposibles y cabriolas en el aire. El artefacto lleva una cámara incorporada que le permite grabar cualquier paisaje que se encuentra a su paso. Por si esto fuera poco, es resistente al agua, con lo que soporta bien la lluvia y la nieve.

No es casualidad que su creador sea un piloto de drones de carreras. El estadounidense George Matus, padre del vehículo, voló su primer aparato con 11 años y a los 16 ya competía como profesional y trabajaba probando nuevos modelos. Teal, el primer producto de su startup, puede manejarse con un iPhone y captar imágenes con una increíble resolución en 4K.

Otro piloto de altura es el alemán Dirk Brunner, fundador de una firma de investigación sobre drones. Su nombre figura en el Libro Guinness de los Récords: con la ayuda de científicos fabricó el dron que más rápido ha ascendido. El pequeño cuadricóptero tardó solo 1,3 segundos en acelerar hasta los 100 kilómetros por hora. En solo 3,87 segundos había alcanzado los 100 metros de altura.

El tamaño sí importa

¿Te imaginas un dron tan pequeño que pudieras llevarlo en el bolsillo? Así es el diminuto dron monedero que, como su propio nombre indica, no es mayor que una cartera. De hecho, ni siquiera supera en altura a una moneda (una un poco grande, eso sí). Mide 300 centímetros de alto por otros 300 de ancho.

Sus creadores consiguieron financiar su idea con el dinero que recaudaron en la plataforma de crowfunding Indiegogo. Así que el diminuto cuadricóptero, que parece de juguete, es ya una realidad.

Además de tratarse del dron “más pequeño del mundo”, según sus inventores, el simpático aparato se carga con otro dispositivo que puede llevarse en el bolsillo junto con el vehículo. El control remoto y este cargador portátil no superan juntos los 10 centímetros en su lado más largo.

Cuestión de fuerza

El vehículo fabricado por el profesor Henning Pedersen y un grupo de estudiantes de la Universidad de Oslo no cabe en ningún bolsillo. La máquina, una especie de dron gigante compuesto por diferentes sexacópteros unidos a un mástil, figura en el Libro Guinness de los Récords como el “multicóptero con control remoto que ha levantado la carga más pesada”.

Los noruegos han bautizado a su creación como Megacóptero. Este fue capaz de levantar 61 kilogramos de peso (sin contar con el de la estructura) durante la prueba oficial. La realizaron en el Parque Científico de Oslo. Sus pilotos controlaban la velocidad de las aspas de los drones por control remoto para mantener el equilibrio.

Pese a no estar en el popular libro de las hazañas, el Giff 300 es otro poderoso vehículo aéreo enfocado principalmente al uso industrial. Este megadrón de casi 75 kilogramos de peso es capaz de levantar y sostener hasta cuatro veces su propio peso durante 45 minutos.

Un récord grupal

Aunque Intel es famosa por sus procesadores, su presencia en el Libro Guinness de los Récords no tiene demasiado que ver con su producto estrella. Desde finales del año pasado, puede presumir de haber volado el mayor número de vehículos aéreos no tripulados mantenidos simultáneamente.

intel

El gigante tecnológico consiguió la hazaña en un campo de fútbol de Krailling (Alemania), donde ofreció al público un increíble espectáculo. Un total de 500 drones alzaron el vuelo cargados con potentes bombillas que iluminaron el cielo formando distintas figuras. Primero mostraron el número 500 y luego el logo de la compañía.

Y si ninguno de los anteriores te ha parecido suficientemente sorprendente, puedes echarle un vistazo al Nimbus 195. Se trata de un dronindestructible”, según sus creadores, fabricado en fibra de carbono. No puede presumir de velocidad ni tamaño, pero al menos su dueño no tiene que preocuparse por los obstáculos o por las ruedas de los coches.

HACE 3 AÑOS