REVIEWS

Qué son los algoritmos y cómo hacen la vida más fácil en Internet

‘Busca ese dato en Internet, que seguro que viene’. ‘Si no sale en Internet no existe…’ Frases de uso común que reflejan una realidad: Internet es la gran fuente de información de nuestra era. Algo que todos hemos asumido desde hace años. Cada vez necesitamos más a la red de redes y cada vez dependemos más de los algoritmos que rigen Internet. Espera un momento, te preguntarás… ‘¿Algoritmos?’. Pues sí.

¿Qué son o qué hacen esos algoritmos? Son los encargados de procesar, sintetizar y clasificar la información antes de que llegue a nosotros. Si crees que Internet es un cajón sin fondo donde está acumulado casi todo el saber sin ton ni son, estás muy equivocado. La información llega a ti a través de muchos filtros gracias a esos algoritmos, que clasifican los datos en función de su relevancia y gracias, entre otros factores, a la propia acción de los usuarios.

En este artículo te voy a hablar de esos algoritmos que te hacen la vida más fácil como usuario en Internet y que, por otro lado, a otras personas les permite ganar un dinero. Incluso muchísimo dinero. No te equivoques. Navegar para ti es gratis más allá de lo que pagues por la conexión, pero hay quienes se llenan los bolsillos gracias a tu navegación.

Algoritmos y robots de los buscadores como Google

algoritmos-internet-google-mediatrends

En España, Google es el buscador más usado con un 96% aproximado de las búsquedas. También es el buscador más usado en el mundo salvo en países como China o Rusia, donde se han impuesto Baidu y Yandex, respectivamente, dos motores de búsqueda locales. Google ha conseguido esta posición de predominio gracias a que ha creado un buscador muy eficiente. Los usuarios lo usan porque saben que el resultado va a ser muy satisfactorio.

Los buscadores como Google utilizan programas y algoritmos denominados ‘spiders’. En español solemos llamarlos robots más que arañas. Detectan nuevos contenidos o modificaciones en contenidos que ya estaban en Internet. Estos robots exploran todas las páginas de arriba abajo. Revisan todos los enlaces y registran a dónde llevan. Nada escapa a su mirada.

Luego, esa información es clasificada por medio de algoritmos para darle una relevancia mayor o menor. Esa relevancia tiene una importancia vital porque de ella depende que una web aparezca en las primeras páginas de Google o no. ¿Cuántas páginas de Google revisas cuando buscas información? Seguro que no muchas.

Los estudios dicen que en torno al 45% de los casos, los usuarios aceptan el primer resultado que ven en el buscador que están usando. Además, un 68% de usuarios aproximadamente no pasa de la primera página de resultados. Salir en la primera página es vital, de ahí que las empresas, los particulares y los medios se esfuercen por tener un buen SEO.

LOS ALGORITMOS Y EL SEO

algoritmos-internet-google-mediatrends-2

Como puedes ver, los algoritmos de Google tienen una importancia capital. ¿Cuáles son los parámetros que rigen estos algoritmos? Son secretos. De acuerdo, algunos se deducen y otros los ha desvelado Google, pero la mayor parte se desconocen. O se desconoce la importancia que tienen. Porque son muchísimos, no unos pocos. Encima, para acabar de complicarlo todo, Google cambia su importancia cada cierto tiempo. O añade nuevos parámetros y quita otros.

Antes he mencionado el SEO o, lo que es lo mismo, la optimización para buscadores (SEO, del inglés Search Engine Optimization). Saber de SEO es hoy día tan importante como leer en la Edad Media si querías ser alguien influyente. En la actualidad, hay expertos que te aseguran que mejoran el SEO de una web… Y también charlatanes que ofrecen lo mismo. Todo es posible, pero mejorar el SEO no es fácil; hacer milagros es directamente imposible.

Antes, cuando los buscadores eran más primitivos y se basaban en menos algoritmos, era más fácil engañar a los buscadores para crear, por ejemplo, noticias que se posicionaran en las primeras páginas muy rápido. Hoy eso es más complicado y además tiene poca duración porque cuando Google se da cuenta del truco, penaliza a la página. La envía al pozo, es decir, la saca de esas primeras páginas. Y de ahí no saldrá en mucho tiempo. Google, en este sentido, es implacable.

No sólo cuenta para el posicionamiento SEO de una web lo bien que esté hecha. Es decir, que tenga un buen uso de las palabras claves, al menos 300 palabras de extensión, negritas, categorización en H1, H2 y H3, url amigable, imágenes bien etiquetadas o la usabilidad móvil, que últimamente Google le da mucha importancia al concepto web responsive, una web que se vea bien en todos los dispositivos. Por citar algunos parámetros conocidos.

También dependes de la popularidad. Si la gente visita tu página, Google entenderá que el contenido de esa página es relevante y lo potenciará llevándolo a las primeras páginas del buscador. También tendrá en cuenta si la enlazan muchas otras webs o pocas. Como puedes ver, de los algoritmos depende tu visibilidad en Internet. Y también el que puedas acceder con más facilidad a unos contenidos que a otros.

El negocio de Google

algoritmos-internet-google-mediatrends-4

Antes he mencionado que los algoritmos te hacen la vida más fácil en Internet y a otros les pemiten hacerse de oro. Y así es. Por ejemplo, Google. Tener el buscador más usado, capaz de procesar más de 1.000 millones de búsquedas diarias, y no sacarle rendimiento económico sería de necios. Si crees que en Google son muy altruistas porque a los usuarios no les cobran nada, despierta. Es la gallina de los huevos de oro, y no porque también tenga Google Maps, Youtube, Gmail y un largo etcétera.

Haz una búsqueda en Google. Por ejemplo, hotel Madrid. O coche barato. Mira ahora los primeros resultados de la primera página de las búsquedas. Verás que debajo del título de la web (en azul, donde puedes pinchar el enlace), antes de la metadescripción, pone Anuncio en verde. ¿Por qué aparecen esos resultados ahí arriba? Porque han pagado un buen dinero. Son enlaces patrocinados. Lo mismo pasa cuando veas anuncios con imágenes en otras páginas.

Curiosamente, esos anuncios son de productos que has buscado antes por Internet en el buscador de Google. Qué coincidencia ver en Facebook, en un anuncio, la camiseta que has estado mirando en días anteriores en otra web. O los cascos de música que te gustan. ¿Coincidencia? No. Google sabe por sus robots y algoritmos lo que has buscado. Y te lo ofrece. O, mejor dicho, se lo ofrece a los anunciantes. Y si pinchas en el anuncio, saca tajada. Si compras, más. Todo esto es un proceso de milisegundos que genera muchísimo dinero.

Como puedes ver, la información que llega a ti está completamente clasificada. A este ordenamiento de lo que es importante y lo que es menos relevante también contribuimos nosotros de forma activa. Los algoritmos, simplemente, analizan todo lo que hacemos y valoramos en Internet. Y le dan una nota, una relevancia. Mira si no el caso de Netflix.

Los algoritmos de Netflix

algoritmos-internet-google-mediatrends-4

¿Alguna vez te has preguntado cómo Netflix ‘adivina’ las películas y series que nos pueden gustar? Seguro que te sorprende su buen ojo en cuanto a las recomendaciones. De nuevo entran aquí en juego los algoritmos. Éstos parten de nuestro historial previo. Estudian los tipos de series y películas que hemos visto y se anticipan ofreciéndonos productos parecidos.

También juegan aquí los algoritmos con las decisiones de otros usuarios con gustos similares a los nuestros. Si a esos otros usuarios que se parecen a nosotros les han gustado determinadas películas o series, ¿por qué a nosotros no? El ‘metodo Netflix’ es vital para la compañía para mantener enganchados a sus clientes. Al personalizar su enorme biblioteca al gusto de cada consumidor, consigue retener a una parte muy importante de sus usuarios.

Este sistema mejora con el tiempo. Cuantas más películas y series vemos en Netflix, mejor para los algoritmos, que pueden trabajar con mucha más información. También ayuda el que se mejoren los algoritmos con el paso del tiempo. Netflix invierte en ello mucho dinero porque es consciente de su importancia. Al final, mantener a los clientes le reporta muchísimo más dinero. Su supervivencia depende de ello.

Amazon y su sistema de clasificación

algoritmos-internet-google-mediatrends-7

Otro ejemplo de empresa donde los algoritmos realizan una función determinante es Amazon. En este caso, para clasificar los productos según las puntuaciones que les dan los clientes. A priori parece muy sencillo. Ni siquiera tienen que tener dotes de adivinador. Tan sólo tiene que sacar la nota media. No es tan sencillo. ¿Qué es mejor, un producto con 3,5 estrellas según 500 comentarios de clientes o uno que tiene 4 estrellas y sólo 15 comentarios?

Otro aspecto que tienen en cuenta los algoritmos de Amazon es la disparidad en las puntuaciones. ¿Es más fiable un producto con 10 comentarios de 5 estrellas y 10 de una estrella que otro que tiene 20 comentarios que están todos entre dos estrellas y media y tres estrellas?

Los algoritmos de Amazon también tienen en cuenta otros parámetros como quién pone cada comentario. La reputación de todos los usuarios no es la misma. No vale igual lo que dice quien ha comentado dos productos que quien ha comentado 20.

Al final, todo acaba clasificado, y eso es lo que nos importa como consumidores. Nuestra vida en Internet es más fácil gracias a unos algoritmos que hacen el trabajo duro de forma silenciosa y rápida. Y exitosa. Y que dan mucho dinero a quienes los usan.

HACE 2 AÑOS