TENDENCIAS

Comparte tu enchufe para recargar coches eléctricos y gana dinero

El del coche eléctrico es, sin duda, un mercado en el expansión y que genera mucho interés, pero con algunos inconvenientes. El más grande: la recarga. Las estaciones de recarga todavía son insuficientes, en algunas ocasiones no funcionan o no están disponibles. ¿Sabes cuál puede ser la solución? Tus enchufes.

Y es que un enchufe común no es algo tan complicado de encontrar. En nuestras casas tenemos unos cuantos, ¿verdad? Seguro que ese conductor de vehículo eléctrico al que se le está acabando la batería estaría encantado de acceder a alguno.

De esta forma, contar con más puntos de recarga sería una manera de fomentar la compra de los vehículos eléctricos y de solventar el problema de la autonomía (uno de los coches eléctricos que se comercializan y que tiene más autonomía es el Nissan Leaf (250 km), aunque hay otros modelos como el NIO EP9 el primer coche eléctrico y autónomo- que ha alcanzado los 257 km/h).

Sharge: cómo aprovechar nuestros enchufes

Dispositivo Sharge

Si una de las claves de la economía colaborativa se basa en compartir recursos que ya tenemos -como el coche, en el caso de Blablacar-, esa misma idea la han aplicado tres jóvenes emprendedores a los coches eléctricos y las redes de recarga creando Sharge.

Se trata de una plataforma de cargadores domésticos, que particulares ponen a disposición de conductores de vehículos eléctricos.

Todo ello consultable desde una app con la que los usuarios pueden localizar fácilmente un punto en el que recargar las baterías.

Eso sí: la contraprestación para los propietarios de los enchufes es económica, pero no en euros, porque en España es ilegal revender energía eléctrica sin ser una empresa comercializadora.

Pago con blockchain

bitcoin-mediatrends

¿Cómo buscar una solución para que los dueños de los enchufes puedan cobrar por la energía consumida por otros particulares de manera legal? Este ha sido uno de los ingenios de este grupo de emprendedores. ¿Y cómo lo han hecho? Pues a través de una moneda virtual.

De este modo, el pago se realizaría por medio de ‘blockchain’, que es una base de datos de transacciones creada para el uso de monedas virtuales, siendo Bitcoin la más conocida.

‘Usar una moneda virtual es la manera en la que se considere legal revender la energía.  De ahí que se haya optado por el blockchain para solucionar el problema creando una moneda propia, el Sharge Coin tiene un valor en Ethers (Plataforma Ethereum), que a la vez tiene un valor en euros. Se puede cambiar de Euros a Sharge Coins a través de nuestra App o Web’, explica Elsa Rodríguez, responsable de diseño de producto de Sharge.

Sharger: el cargador que te dará dinero

coche-electrico-cargador-mediatrends

El equipo ha creado un prototipo llamado Sharger, que es un adaptador para los enchufes conectado a Internet, basado en el Internet de las cosas (IoT), que facilita la gestión de la plataforma.

Una vez que se enchufa el vehículo, el dispositivo contabiliza la recarga y lo envía a un servidor, que controla el usuario y la recarga efectuada.

De esta manera, se contabilizarían las transacciones realizadas.

¿Cuál es la velocidad de carga?

tiempo-espera-coche-electrico-cargador-mediatrends

La velocidad de carga depende del cargador que se esté usando:

SHUKO: un shuko (convencional) carga el coche en 12 horas, más o menos.

MENNEKES: un mennekes o algún otro tipo de enchufe especializado carga el coche en unas 6-8 horas.

CARGA RÁPIDA: éstos solo son algunos públicos, ya que se necesita mucho amperaje. Cargan el 80% en 30 minutos. En este sentido, por ejemplo, Samsung SDI ha desarrollado una batería para coches eléctricos que es capaz de completar el 80% de la carga en tan sólo 20 minutos, pero no llegará hasta 2021.

‘Nuestro prototipo actual utiliza un shuko, pero el próximo paso es hacer uno con mennekes’, comenta Rodríguez. ‘El importe que gana la persona que alquila va en base al tiempo que  el usuario alquile el cargador (Sharger)‘, agrega.

Precio y disponibilidad

El Sharger, que aún está en fase de testeo, tendrá un precio de 99 dólares y su instalación es sencilla.

Una vez más, la economía colaborativa puede ser la solución a uno de los retos que plantean los coches eléctricos y , en general, los avances tecnológicos.

Y tú, ¿’alquilarías’ tus enchufes?

HACE 3 AÑOS