REVIEWS

‘John Wick: pacto de sangre’ certifica el resurgir de Keanu Reeves

Un asesino despiadado convertido en antihéroe hierático de pocas palabras ha permitido a Keanu Reeves reflotar su carrera como actor. ‘John Wick: pacto de sangre’ es la confirmación de que una de las estrellas del cine de acción de los 90 y primeros años del siglo XXI ha vuelto para reclamar su parte del pastel en el cine de acción actual.

Pocos daban ya más de un puñado de dólares por Keanu Reeves después de que encadenase fracasos en taquilla como los de ‘El poder del Tai Chi’, en la que fue protagonista y director, y sobre todo ‘La leyenda del samurái: 47 Ronin’. En concreto, este ‘blockbuster’ perdió más de un centenar de millones de dólares. Pero, cual Ave Fénix, el intérprete estadounidense de 52 años ha resurgido a partir de unas películas de bajo presupuesto.

Las razones del triunfo de la primera película sobre John Wick

Escena de la primera película de Keanu Reeves interpretando a John Wick.

En 2014, ‘John Wick (otro día para matar)’, una película de bajo presupuesto, apenas 20 millones de dólares, se convirtió en una sorpresa hasta el punto de recaudar más de cuatro veces su presupuesto. Ni el estudio confiaba en su éxito, de ahí que en España no se estrenase en pantalla grande. Con su secuela no va a pasar esto y menos tras ver cómo está triunfando en otros mercados.

Entre las razones que hicieron que el público conectase con este film, están las siguientes:

  • Guión sencillo basado en una venganza. A John Wick le matan el perro y le roban el coche, por lo que decide castigar a los culpables. Sencillo y directo, que no simplón por el contexto que muestra en torno a los asesinos. No es un vengador cualquiera.
  • Mitología propia. Muestra a los asesinos como unos tipos que cumplen férreos códigos de honor. Son letales, pero no del todo inmorales. Sus organizaciones y formas de relacionarse entre ellos llaman poderosamente la atención.
  • Violencia. Tuvo calificación R en Estados Unidos. Es decir, es un largometraje no apto para menores de 17 años si no es en compañía de un adulto, En los últimos tiempos, una parte del público pide esa violencia explícita, pide cine R. Esta calificación la tuvo ‘Mad Max: furia en la carretera’ y también la han tenido ‘Deadpool’ y Logan’. Tres éxitos de público y crítica.
  • Keannu Reeves está en su salsa como antihéroe. Da el pego como asesino despiadado que va dejando un reguero de cadáveres. Es parco en palabras, pero generoso repartiendo balas, y además sabe luchar cuerpo a cuerpo. Le pega el papel tras haber protagonizado la trilogía de Matrix, donde hacía un personaje parecido: un héroe invencible capaz de enfrentarse a los mayores peligros.
  • Producto cuidado. Tener un bajo presupuesto no implica descuidar el resultado final de la película. En ‘John Wick (otro día para matar)’ la estética está muy cuidada. Tiene un cierto aire a cómic y todo es muy exagerado, lo que contribuye a que el espectador acepte un personaje tan letal e infalible como el protagonista. También las escenas de acción están muy bien rodadas. Son muy claras todas ellas. En todo momento sabes lo que pasa, algo raro en el cine actual.
  • Buen reparto. A Keanu Reeves lo acompañaron secundarios de peso como Ian McShane y Willem Dafoe. Aunque el peso de la obra recae sobre el intérprete nacido en El Líbano, la presencia de actores como los citados antes ayudan a dar más credibilidad y empaque a la película.

El argumento de ‘John Wick: pacto de sangre’

Viendo el tráiler de ‘John Wick: pacto de sangre’, está claro que la película va a dar al público lo que éste pide: lo mismo que en la entrega anterior, pero en dosis más grandes si cabe. Si la fórmula triunfó una vez, ¿por qué no va a hacerlo una segunda vez? Ya lo está haciendo porque lleva recaudados más de 160 millones de dólares, el doble que su predecesora.

De nuevo los espectadores podrán ver el mismo ambiente elitista donde los asesinos se mueven siguiendo unas reglas y unos estrictos códigos de honor. Por segunda vez podrán disfrutar con las escenas de acción grabadas con claridad y protagonizadas por Keanu Reeves. Y con la violencia. Si en la anterior entrega el protagonista mataba a todo el que se cruzaba en su camino, en ésta sigue en esa línea y es más letal que la peste.

En ‘John Wick: pacto de sangre’, Keanu Reeves no va a vengarse de nadie que le haya reparado mal el frigorífico ni nada similar. Simplemente, no le dejan ‘jubilarse’. Se ve obligado a retomar su profesión de asesino a sueldo para saldar una deuda de honor. Para pagarla, tendrá que viajar a Roma para eliminar a los asesinos más letales del mundo. Aquí está uno de los toques diferenciadores con respecto al primer largometraje. La acción se hace internacional.

Keanu Reeves está bien acompañado en el reparto

Keanu Reeves (izda) y Laurence Fishburne coinciden de nuevo en la segunda película sobre John Wick.

Repite por segunda vez Ian McShane con su personaje, tan misterioso como el del propio Keanu Reeves. No es la única cara conocida de un reparto en el que también repiten en pequeños papeles John Leguizamo y Bridget Moynahan, ésta como la esposa muerta de John Wick.

Pero la gran novedad se encuentra en la aparición de Laurence Fishburne. Su presencia adquiere un gran valor sentimental porque supone reunir de nuevo en el cine a Morfeo y Neo (Keanu Reeves), los personajes de Matrix. Esta trilogía terminó de lanzar al estrellato a ambos, aunque a distintos niveles.

En el caso de Reeves, ya era una estrella conocida porque había protagonizado con anterioridad ‘Speed: máxima potencia’ o ‘Le llamaban Bodhi’, otras películas de acción de gran éxito. Por no hablar de ‘Drácula de Bran Stoker’. Por su parte, Fishburne adquirió el status de secundario relevante y le llegaron papeles en películas como ‘Mystic River’ o ahora en el universo superheroico de DC.

Los amantes del cine de acción disfrutarán con John Wick

Escena de la segunda película sobre el personaje de John Wick protagonizada por Keanu Reeves.

Si te tienes que quedar con alguna cosa de este post, quédate con el hecho de que ‘John Wick: pacto de sangre’, sí sigue el patrón de la primera entrega, será cine de acción muy bien rodado y resultón en lo estético. Aquí no te vas a liar con el movimiento de la cámara ni hay numerosos planos que cortan las escenas de peleas. Todo está rodado con sencillez.

Por supuesto, no tendrás que hacerle ascos a la violencia y también tienes que ser indulgente con un argumento que raya en la parodia de lo exagerado y simple que puede ser. Un argumento en el que lo mejor es su contexto con ese mundo de asesinos tan curioso que retrata el film.

Si cumples con estos requisitos, vas a disfrutar viendo la segunda entrega de John Wick. Que no va a ser la última porque, a la vista de su éxito, Keanu Reeves, que no sólo es protagonista sino también productor, ya piensa en el próximo capítulo.

HACE 6 DÍAS

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario