REVIEWS

Qué es IBM Watson: esta es su historia

IBM Watson nació de forma bastante inesperada. A caballo entre el artefacto pop, el juguete efectista y uno de los trabajos informáticos en (IA) Inteligencia Artificial capitales de todo el planeta, su desarrollo y crecimiento ha marcado una nueva era de proyectos en deep learning e informática predictiva.

Pero, ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos a Watson?

¿Qué (o quién) es Watson?

IBM Watson 4

En sus comienzos no las tuvo todas consigo. El superordenador vive ahora en la nube, pero en su día fue un objeto físico. En la sede de IBM en Manhattan, un edificio de 12 plantas donde trabajan alrededor de 600 empleados, residía Watson, el superordenador, un monolito azul oscuro, como su abuelo Deep Blue.

Watson reside en el núcleo de Silicon Alley. Este nombre ‘el callejón del silicio’, nació a mediados de los 90, cuando una nueva ola de compañías tecnológicas se establecieron en este barrio, cerca del Midtown. Según la literatura de ciencia ficción, el silicio es la sangre de las máquinas, un buen conductor de propiedades similares al carbono y segundo elemento más abundante de la corteza terrestre.

El proyecto embrionario

Escenario

Watson nació de la mente del programador de software Charles Lickel. La ida vino cuando todo su equipo se encontraba de cena de empresa en un restaurante. En un momento dado casi todo el mundo se aproximó hacia la televisión del comedor, dejando la barra libre. Esto impactó a Lickel. ¿Qué estaba pasando? Todo el mundo estaba viendo Jeopardy!, el dichoso programa de preguntas y respuestas sobre cultura general —y no tan general—.

Aquella noche ganó Ken Jennings, invicto por una racha de 74 programas. Lickel vio aquel atractivo popular y pensó que podría trasladarlo al mundo informático. Pero la idea de crear una máquina que respondiese a cuestionarios no atrajo la atención de sus colegas. De hecho, muchos se reían de aquella tonta propuesta, demasiado efectista, que nunca ganaría a un humano de carne y hueso.

Pero en Jeopardy! nunca se hacen preguntas sencillas para respuestas ídem. De hecho, las respuestas se formulan como nuevas preguntas. Lickel vio la idea lo suficiente atractiva como para ponerse a ello. Y, con él, varios compañeros, como el imprescindible David Ferrucci. De ser una realidad, aún deberían cambiar muchas cosas.

El cerebro de la bestia

IBM Watson 5

Para concebir Watson primero había que diseñar su cerebro. IBM desarrolló DeepQA, una arquitectura de software en paralelo que examinaba el lenguaje natural. Con este software se pudo crear una base de datos analizando tanto las pistas, los resultados de otros concursantes, como los propios datos que los investigadores insertaron en Watson.

Tres años después y 20 investigadores implicados, la primera versión de Watson estaba lista. DeepQA planteaba respuestas, o preguntas más exhaustivas, siguiendo el canon del juego, usando cientos de algoritmos, analizando qué información es relevante y susceptible de ser veraz y cuál no. Entonces, otro conjunto de algoritmos crea una lista clasificada de respuestas con probabilidad de acierto, y las puntúa de mejor a peor.

Su fiabilidad fue en aumento gracias al medio centenar de antiguos competidores de Jeopardy! que se prestaron a examen. Además, Watson almacenó de manera local la información de 200 millones de webs —se impuso el requisito de no necesitar ‘conectarse’ a Internet—, incluyendo una versión completa de Wikipedia en inglés, una Enciclopedia Mundial y una gran hornada de libros del Proyecto Gutemberg.

IBM Watson 7

Sin embargo, este conocimiento no le otorgaba toda la confianza del mundo. Si el resultado a la pregunta no alcanzaba un nivel de calificación lo suficientemente alto, Watson se abstenía de contestar. En las primeras pruebas, Watson apenas era capaz de vencer a un niño de cinco años. Lickel estaba por tirar la toalla. Pero la dirección de John Kelly dio un nuevo rumbo al proyecto.

A finales de 2010, Watson pasaba de ganar del 51 al 70% de las partidas contra ex campeones de Jeopardy! En febrero de 2011, Watson jugó contra el veterano Ken Jennings y le ganó. No pisoteó ningún récord, pero dejó en evidencia sus rivales. Watson se había convertido en una estrella mediática.

Hora de madurar

IBM Watson 1

Aquello fue, como en las obras de teatro escolares, una demostración de talento. Pero Watson necesitaba crecer y medrar. Su ágil capacidad de cómputo estaba desaprovechada midiéndose en programas de televisión. Podría resolver problemas donde una rápida toma de decisión es capital, podría ser la mejor calculadora del mundo. Podría ser, siguiendo con la analogía adolescente, ‘cuanto se propusiera ser’.

Y llegaron los contratos. Ginni Rometty, CEO de IBM, orientó el proyecto hacia el desarrollo del software para acuerdos de uso. Mientras tanto, el cerebro de Watson siguió creciendo. En cerebro, porque en cuerpo adelgazó bastante gracias a las mejoras en hardware. De hecho, el Watson actual es un 240% más rápido y 16 veces más pequeño que el mismo que venció a Ken Jennings.

En agosto de 2011, IBM compró Webify y absorbió a su plantilla. Con sus capacidades podía servir a campos tan dispares como la banca, las empresas de telecomunicaciones, aseguradoras, etcétera. Y, cómo no, a la salud.

Ayudando a la humanidad

Al cierre de 2011, IBM diseñó un programa para colaborar en asistencia sanitaria, en colaboración con varias universidades científicas y farmaceúticas. En febrero de 2013, el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center recibió en su plantilla a una ‘porción’ de Watson, para su Departamento de Oncología.

IBM Watson 6

¿Qué funciones cumpliría el pequeño superordenador? Ayudaría a tomar decisiones sobre tratamientos del cáncer, colaboraría en la elaboración de diagnósticos, ya que Watson, no olvidemos, posee una gran base de datos, idónea en el momento de identificar enfermedades.

Watson siguió aumentando su radio de acción. En la venta de prendas de vestir, analizando y cotejando información metereológica —más aún, el proyecto Deep Thunder parte del análisis de más de 200.000 estaciones metereológicas del grupo Weather Underground—, en el análisis musical, convirtiéndose en un magnífico rapero, en diferentes departamentos legales, echando una mano con las nóminas, consultoría y Rentas de los clientes de H&R Blocks, en el rápido reconocimiento y análisis de imágenes, e incluso convirtiéndose en cocinero.

¿Un chef Watson? ¿Por qué no? A la gente se le conquista por el estómago, debió pensar el ingeniero de Watson Florian Pinel, quién razonó que, si todos comemos, todos podríamos comer mejor. Pero primero necesitaba un poco de formación específica. Gastronomía molecular, análisis químico de alimentos, más de 10.000 recetas de las revistas Bon Appétit y un buen puñado de tutoriales.

El Instituto de Educación Culinaria de Nueva York incluyó a Watson entre su plantilla, con el fin de encontrar todo tipo de recetas fuera de la zona de confort habitual.

O simplemente entreteniéndola

IBM Watson 3 copia

Luke Scott, hijísimo del director Ridley Scott, ha continuado con las filias tecnológicas de su padre a través del séptimo arte. En la reciente Morgan (2016), una compañía creaba una Inteligencia Artificial que pasaba, desde su infancia hasta su despertar sexual y su adultez perversa.

Bien, pues el tráiler de Morgan fue montado por otra IA. ¿A que no sabes quién? La plataforma IBM Watson Developer Cloud —y su ordenador central— fueron los encargados de vertebrar el montaje basándose en la fotografía y montaje de cientos de películas de terror y distintos thrillers, para que encontrara los momentos comunes de clímax y así conformar patrones adecuados.

Como decíamos, hoy día no hay un solo Watson sino muchos, y es una lozana mente hosteada en un servidor. Es mucho más inteligente, rápida y capaz que cuando derrotó al mejor jugador de Jeopardy! del mundo, especializándose en distintos servicios cognitivos. Y, como señalan desde la propia IBM, con más de 100 nuevos empleos sumados durante el último año, esto es solo una parte de cuanto puede llegar a hacer.

HACE 3 AÑOS