HOW-TO

Robots paparazzi: cómo la IA reconoce ya a los famosos

Puede pasarle a cualquiera: te suena la cara del personaje famoso que aparece en una imagen, pero no logras identificarlo. Y eso que las celebrities ya no solo aparecen en la prensa rosa tradicional. Sus fotos inundan las webs de cotilleos y las redes sociales. Tanto es así que hasta los robots están aprendiendo a reconocerlas en las fotografías (y probablemente lo acaben haciendo mejor que nosotros).

Las máquinas deben esta capacidad, todavía en pañales, a los sistemas de  IA (inteligencia artificial). Hace tiempo que esta tecnología, que integra herramientas de reconocimiento de imagen, permite a Facebook identificar las caras en una foto. Sin embargo, lograr que un programa informático sepa exactamente quién es el retratado es una tarea bastante más compleja.

Pero en la startup Clarifai lo han conseguido: han creado algoritmos capaces de detectar a Morgan Freeman o Angelina Jolie en una instantánea. Como si fueran los ojos de un experto paparazzi o de un gran aficionado a los cotilleos y escándalos mediáticos.

La pequeña empresa, especializada en visión artificial y tecnología de reconocimiento de imagen, ha lanzado una versión de prueba del programa. Lo anunció en la última edición de la conferencia de inteligencia artificial EmTech Digital en San Francisco. Según sus responsables, el software puede reconocer las caras de una imagen e identificarlas entre los 10.000 rostros de famosos que ya conoce.

Problemas de visión

Aunque detectar caras en imágenes no es algo nuevo en IA, aún no se ha conseguido que los robots sepan quiénes aparecen en la foto. Por una parte, si las condiciones en las que se tomó la instantánea son desfavorables (como una luz escasa), pueden confundir a los algoritmos que harían las veces de ojos.

paparazzi 3

Por otro lado, factores como la pose de las personas fotografiadas (si miran o no a cámara) o si se encuentran parcialmente ocultas por objetos u otros individuos también pueden truncar la identificación. No obstante, los creadores del modelo de Clarifai demostraron que su algoritmo es capaz de reconocer a famosos en imágenes tomadas de internet e incluso en aquellas donde salen acompañados.

En cualquier caso, se nota que el software todavía está algo verde. En una foto de presentación de la película ‘Figuras ocultas’, pudo detectar correctamente a las actrices Janelle Monáe y Taraji P. Henson y al cantante Pharrell Williams, pero no tuvo el mismo tino para reconocer a las mismas intérpretes en un póster donde aparecían encarnando a sus personajes. Los algoritmos las confundieron con Whoopi Goldberg y Chevy Chase.

Robots cortos de vista

Otro sistema que se equivoca (y bastante a menudo) es el CaptionBot de Microsoft. Se trata de un software creado por el gigante de Redmond para analizar imágenes y describir lo que hay en ellas. Tras su lanzamiento a principios del año pasado, el programa parecía funcionar perfectamente, pero pronto comenzó a cometer errores garrafales que muchos tuiteros publicaron en la red social del pájaro azul.

CaptionBot aún necesita entrenamiento para convertirse en un buen paparazzi: confundió a Michelle Obama con un teléfono móvil. Lo hizo al analizar una imagen en la que su marido la abrazaba fuertemente. Quizá le trastocó que ambos estuvieran de perfil. En otras ocasiones, detectó a una mujer lavándose los dientes donde solo había un codo y vio un donut en la imagen ampliada de un ojo humano.

obama 1

La tecnología de Microsoft incluye diferentes herramientas: una de visión artificial para identificar los componentes de la foto, que combina con datos del motor de búsquedas de Bing, y también un software que permite reconocer las emociones. Así es como logra descifrar el género de la persona, distinguir si se trata de un famoso o fijarse en sus expresiones faciales.

El objetivo de la multinacional es crear una tecnología capaz de describir autónomamente las escenas que muestran las imágenes. Para ahorrarse problemas, ha tenido en cuenta la mala experiencia que tuvo con otro de sus bots, el desaparecido Tay, que acabó publicando consignas a favor del nazismo en Twitter. Por eso CaptionBot no comenta nada sobre fotos de Hitler o relacionadas con el Holocausto.

Los fotógrafos más tecnológicos

Pero las innovaciones de Microsoft no siempre acaban en tropiezo. Greg Shirakyan, un desarrollador del equipo de robótica de la empresa, ha utilizado distintos paquetes de software del gigante tecnológico para crear la plataforma Eddie: un robot fotógrafo de fiestas, también conocido como ‘roborazzi’.

Se trata de un ingenio bastante sencillo en apariencia. Eddie está integrado por un ordenador y otros dispositivos que viajan a bordo de una plataforma con ruedas. La máquina se desplaza de forma autónoma y el hardware y software que incorpora le permiten detectar a las personas y sacar una fotografía una vez estas se encuentran ante el objetivo.

Así, los robots como Eddie pueden ser programados para convertirse en un verdadero fotógrafo de eventos. Es cierto que aún no pueden identificar las caras de los asistentes, pero seguro que serían unos estupendos paparazzi en una fiesta plagada de famosos.

Un profesional de las bodas y eventos

El rapero estadounidense Nelly no contrató a Eddie para la fiesta de cumpleaños que organizó en 2002, pero quiso contratar a otro miembro del la familia de los robots. Estaba interesado en Lewis, una máquina creada por dos ingenieros informáticos de la Universidad de Washington en 2002 y considerada el primer robot fotógrafo.

El invento, de un metro y medio de alto, acudió aquel mismo año a un congreso científico sobre la misión New Horizons de la NASA organizado por el Consejo para el Avance de la Comunicación Escrita sobre Ciencia estadounidense. Durante la apertura del evento, celebrada en el Hotel Ritz-Carlton de la capital, Lewis recorrió la estancia tomando cientos de instantáneas ante la atónita mirada de los presentes.

robots-paparazzi-famosos-mediatrends-1

El robot también acudió como fotógrafo a la boda de un colega de sus creadores, donde estuvo sacando fotos a los invitados y a la pareja. Eso sí, cuando se apagaron las luces y arrancó la música, llegó el momento de que Lewis dejara paso a su compañero de carne y hueso ante el objetivo.

Lewis lleva incorporados un sistema de navegación y un pequeño ordenador programado para detectar la presencia de una persona. Empieza por las piernas para después alzar sus ojos artificiales hacia el rostro. Tras identificar una cara humana, mueve la cámara para encuadrar, enfocar y disparar. Además, puede enviar las fotos directamente a un servidor.

De momento, ninguno de estos robots aspirantes a paparazzi sería un buen candidato para un puesto de periodista de celebrities. De todas formas, seguro que a los famosos tampoco les haría mucha gracia tener pegados a sus talones, aparte de a los profesionales de carne y hueso, a una horda de máquinas sedientas de su intimidad.

HACE 3 SEMANAS

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario

1 comentario