REVIEWS

Pantallas de infarto: los móviles sin marcos están arrasando

Como todos los años, en el último Mobile Word Congress pudimos observar algunas de las tendencias más inminentes del mercado tecnológico. Una de las más significativas tuvo que ver con la modificación de las pantallas de los móviles, que empezaron a alargarse y a llegar a los bordes del smartphone, cubriendo la parte delantera prácticamente por completo.

Nos estamos refiriendo a los conocidos como dispositivos todopantalla al más puro estilo del Samsung Galaxy S8, en los que los marcos desaparecen para dar pie a teléfonos con mayor superficie útil un tanto distintos a los que estamos acostumbrados. Pero veamos cómo son exactamente y cuáles son sus virtudes y desventajas respecto de los móviles a los que estamos acostumbrados.

Cómo son: los orígenes

SAMSUNG_S8.00_02_26_10.Still016-750x422

Fue hace poco más de un año cuando empezamos a ver cómo fabricantes de la talla de la citada marca empezaban a doblar las displays de modelos como el S6 y S7 para ofrecer nuevas funcionalidades, permitiéndonos aprovechar un espacio que hasta entonces había formado parte de la carcasa el móvil. Lo mejor fue que, al hacerlo, no se incrementaron sus dimensiones finales ni tampoco su peso; otra de las grandes razones de su éxito.

Poco después, compañías como Xiaomi decidieron dar un pasito más e incrementar su tamaño de otro modo. Eliminando todo aquello “carente de interés” del frontal; es decir: los marcos. Lo que consiguieron fue llevar la pantalla hasta los bordes de la carcasa, dando lugar a móviles más estilizados. La moda siguió adelante, y ya podemos ver algunos que prescinden de ellos tanto en los laterales como en la zona inferior y superior. La idea inicial, no obstante, permanece: se trata de ampliar el ratio frontal/pantalla.

Curiosamente, la japonesa Sharp trató de hacer algo muy parecido en 2014 (tres años antes de este boom con sus Aquos Crystal sin demasiado éxito). Y aunque fue la gran pionera de este tipo de diseño –únicamente tenía marco inferior y su aspecto se salía totalmente de lo común- no logró calar. ¿La razón? Que solo se vendió en territorio nipón y no llegó a conocerse demasiado.

CAMBIOS APAREJADOS

samsung-galaxy-s8-mediatrends(4)

Pero este cambio de la apariencia trae aparejado otro más: el de la relación de aspecto; que consiste en la proporción entre la anchura y la altura de una pantalla –se calcula dividiendo este primer valor entre el segundo, y se representa como x:y). Esto, a su vez, plantea nuevas resoluciones; de hecho no es difícil encontrar teléfonos con muchos más píxeles en el eje vertical que en el horizontal.

En definitiva, una modificación significativa para muchos usuarios, que deberán acostumbrarse a esta nueva forma de visualizar los contenidos. Aunque todo es cuestión de tiempo y de adaptarse al formato, tal y como hemos hecho en otros gadgets como los wearables y los televisores. Los desarrolladores de aplicaciones también tendrán que hacerlo si finalmente acaban popularizándose estos móviles.

Qué ventajas tienen

LG_G6.00_02_06_11.Still019-750x422

Si hablamos de sus ventajas, para empezar, se trata de móviles estéticamente mucho más atractivos, con un frontal muy limpio y cuidado, que aprovecha cualquier recoveco y se convierte en toda una superficie útil. Esto se traduce en terminales más compactos, de dimensiones menores de lo que cabría esperar por sus pulgadas y, consiguientemente, más ligeros.

Llevar la pantalla al límite, por otra parte, conlleva múltiples ventajas en la visualización de contenidos multimedia, que podemos disfrutar, nunca mejor dicho, a ‘pantalla completa’. Se trata de un punto muy a su favor pues, desde hace poco más de un año, los vídeos se han convertido en los grandes protagonistas de las redes sociales, y son muchos los anunciantes que han decidido apostar por ellos.

Por no hablar de los cambios que plataformas como Netflix y HBO han introducido en nuestra forma de disfrutar de nuestras series y películas favoritas. Un consumo que, cada vez con mayor frecuencia, realizamos a través del móvil. El lanzamiento del modo offline de esta primera herramienta también influye.

Otros que también agradecerán los móviles todopantalla son los amantes del gaming y la edición fotográfica, cuya experiencia se transformará en algo mucho más inmersivo, un punto clave a la hora de prestar atención a los detalles que anteriormente podrían pasar desapercibidos.

Y qué consideraciones no podemos perder de vista

honor

Tampoco podemos perder de vista otras cuestiones como que, por ejemplo, si utilizamos los marcos para apoyar los pulgares, no resultan muy cómodos de manejar. Por ejemplo, es posible que se incrementen los toques fantasma (o sea, que pulsemos la pantalla sin darnos cuenta), y que esto entorpezca el manejo de la interfaz.

En todo caso, es cuestión de habituarse, y siempre podremos acabar pegando en la parte trasera un accesorio específico para sujetarlo con el índice o el dedo gordo, otra de las grandes tendencias actuales (son una especie de anillas que favorecen el agarre). Su proximidad con los extremos del teléfono también puede hacerlos más vulnerables a las caídas, aunque tiene remedio (pantallas de materiales más resistentes).

Esta misma característica (especialmente cuando se reducen los bordes en la zona inferior y superior) obliga a las firmas a llevar muchos de los controles a la zona trasera, a retirar el logotipo y a buscar espacio para los altavoces y la cámara frontal que, en algunas ocasiones acaba ubicándose en la parte inferior. En este caso, deberemos aprender de nuevo a hacer selfies. Otra opción pasa por reducir físicamente el tamaño del sensor. Con el asunto del audio, se requieren de soluciones específicas como el audio piezoeléctrico y similares, aunque depende de cada fabricante.

Otro punto que hay que valorar tiene que ver con la autonomía del terminal. Es decir, si contamos con pantallas más grandes, necesitaremos una batería también más potente; algo que podría repercutir directamente en el peso y grosor del terminal. Teniendo en cuenta que su delgadez constituye uno de sus atractivos más fuertes, no parece ser una opción demasiado viable.

Quiénes apuestan por ellos

Dicho lo cual, algunos de los modelos más destacables que encontramos en el mercado son el citado Samsung S8 (y su versión Plus), el Xiaomi Mi Mix y el Doogee Mix, una buena alternativa a este último y a un precio muy asequible (unos 200 euros).

El LG G6 –con 5,7 pulgadas y bordes redondeados– es otro buen ejemplo.

HACE 3 AÑOS