REVIEWS

Los megapíxeles son el gran engaño de las cámaras móviles

12 COMENTARIOS

Desde hace algún tiempo los móviles se han convertido en el auténtico substituto para quienes quieren llevar siempre consigo una cámara digital compacta y que, sea donde sea, nunca se pierda la oportunidad de inmortalizar un recuerdo a través de una imagen digital. Ahora bien, ¿sabías que los megapíxeles no son lo más importante a la hora de definir la calidad del resultado final? A día de hoy ya se hace extraño ver un teléfono como los de antaño y al estilo del Nokia 3310 original, es decir, sin una lente -cámara- asomando en la cara trasera.

¿Qué aspectos afectan a la calidad de imagen que uno puede obtener con su smartphone? Aunque a algunos les parezca mentira, dos dispositivos con cámara trasera de 13 MP pueden proporcionar resultados asombrosamente distintos. Te lo contamos.

El número y tamaño de los píxeles

megapixeles-camara-movil-mediatrends

Hubo una época en la que las marcas se esforzaron en competir por ver quién llegaba más lejos en el terreno de la resolución de imagen y, por tanto, en el número de megapíxeles que era capaz de proporcionar la cámara de un móvil. Quién no recuerda el impresionante sensor de 41MP del Nokia Lumia 1020 o el sensor de 23MP del más reciente Xperia Z5 de Sony.

Pero decir ahora que cuanta más cantidad de megapíxeles proporcione un sensor mejor es la calidad no es algo del todo cierto: el porqué tiene respuesta en parte por el tamaño de cada pixel y, con ello, la capacidad de éste por absorber la luz.

Es más, tomando como referencia un mismo sensor, cuantos menos píxeles hay en él, mejor debería ser la imagen resultante, claro está manteniéndose igual el resto de elementos que forman parte de la ecuación.

Si uno se fija en la actual oferta en el mercado de los smartphones, puede parecer que haya miedo en aumentar el número de megapíxeles. Así, el Huawei P10 cuenta con un sensor RGB de 12 MP, el iPhone 7 y el Samsung Galaxy S8 también se suman con 12 MP, y el LG G6 cuenta con 13 MP (lo que significa 3 MP menos tomando como referencia la generación de 2016 de la firma surcoreana).

Así pues, aunque en el móvil que pretendas comprar no veas un número de MP muy alto indicado en la hoja de especificaciones, sí puedes tratar de obtener información acerca del tamaño del sensor o tamaño del píxel: por ejemplo, en el Xperia XZ Premium el tamaño del píxel es de 1.22 micras y en el HTC U11, de 1.4 micras.

La apertura y la lente

objetivo-camara-movil-apertura-zoom-mediatrends

¿Cuál es otro de los datos que suele acompañar a la hora de hablar de las bendiciones de la cámara de un móvil? La apertura, que viene representada por un número F y suele acompañar a la información relativa a los megapíxeles.

En este caso, hablamos de lo luminoso que será el objetivo y, si por ejemplo, tomamos fotos de noche, hasta qué punto se podrá aprovechar la poca luz que haya a nuestro alrededor. En este caso, cuando más bajo sea el F, más luz captará (y mejor será).

Así cabe decir que en el último año y medio las cámaras frontales ya están incluyendo valores de apertura entre F2 y F2.2 -los de gama de entrada cuentan con valores de entre F2.4 y F2.8-.

Un buen ejemplo de calidad en los resultados, debido en parte a la apertura, lo encontraremos con el Huawei P10 (F1.9) y Samsung Galaxy S8 (F1.7).

¿Qué apertura tendrá la cámara trasera de un smartphone de gama alta? En el buque insignia de LG, Apple y Huawei (P10 Plus) es F1.8, en el estandarte de Samsung es F1.7 y en el último lanzamiento de Sony tenemos una apertura F2.0. En los dispositivos de gama media es usual ya encontrarse un valor de apertura F2.0.

La óptica

Por otro lado, también son un aspecto importante los elementos que conforman la óptica de una cámara: en las cámaras frontales se incluyen ópticas de 3 o 4 elementos, mientras que lo habitual para la cámara trasera es que el número se amplíe a 5 o 6.

Claro está, la calidad del cristal de una lente también será un factor determinante, tal como sucede en las cámaras reflex.

¿Quieres un buen consejo? Sobretodo cuanto vayas a tomar una foto en condiciones de poca luz, o directamente es de noche, asegúrate de que el cristal exterior de la lente de la cámara trasera está totalmente limpio.

De lo contrario, llegará menos luz o de peor calidad al sensor de imagen y por culpa de ello el resultado no reflejará el potencia real de la cámara. Y no falta decir que debe evitarse en medida de lo posible que se raye dicho cristal exterior.

El flash: más luz para las fotos de noche

flash-camara-movil-mediatrends

Cuando hay poca luz, o se pretende tomar una foto en recintos de interior, lo normal es activar la opción del flash para que, de forma activa o automática, se pueda dar más luz al espacio en caso de ser necesario. Cabe puntualizar, eso sí, que la potencia del flash LED en un smartphone no se asemejará al sistema flash de una cámara compacta o reflex.

Por otra parte, junto a la cámara trasera, uno puede encontrarse con varias configuraciones: un único flash, un flash dual, un flash dual con tono de color o, en casos como el Meizu Pro 6, varios flash dual con tono de color distribuidos en una anilla circular. ¿Cuál es más efectivo? Te sorprenderá saber que un buen y único flash aportará mejores resultados: el Galaxy S8 es un buen ejemplo.

En cualquier caso, a veces puede ser preferible no usar el flash con el fin de evitar una sobreexposición de la escena y, con ello, perder la fidelidad de color o la definición del objeto o conjunto de objetos.

El software: los ajustes extra hacen milagros

Hasta aquí hemos repasado aspectos más a nivel hardware, pero ahora es momento de hablar de cómo puede afectar el apartado del software. En otras palabras, qué puede hacer por el usuario el tener una buena aplicación de cámara y qué opciones se deben tener en cuenta para obtener el mejor resultado posible a la hora de tomar una fotografía. Claro está, sin tener en cuenta aplicaciones de edición de fotos.

Muchos usuarios no querrán más que lanzar la aplicación correspondiente y pulsar sobre el botón virtual de captura para almacenar un recuerdo. ¿Es posible mejorar el resultado? Sí, siempre y cuando sea necesario ir más allá de los ajustes automáticos que ya lleve a cabo el modo ‘automático’ o ‘normal’: para eso están los modos manuales, PRO o fotografía profesional, cuyo nombre varía en función de la marca.

Manejar ciertos ajustes de forma manual puede ser una buena idea, incluso aunque no se pretenda emular a un fotógrafo profesional.

Si es de noche y se quiere destacar un espacio o monumento muy iluminado puede ser buena idea ajustar a la baja el valor ISO; mientras que si hay poca luz cubriendo la escena o se nota el efecto de la luz incandescente de las farolas cercanas no está de más aumentar o reducir el nivel de exposición respectivamente. Y si, por ejemplo, pretendemos captar un objeto muy de cerca es preferible manejar de forma manual el enfoque.

¿Qué más puede hacer el software por nosotros? Ahora que están de moda las cámaras duales y con teléfonos como el Huawei P10 se pueden tomar fotos con un impactante efecto Bokeh (fondo desenfocado). Ello se logra gracias al software, que permite manejar valores de apertura entre F0.95 y F16. Incluso tras haber tomado la foto, se puede utilizar el editor de imágenes incluido por EMUI para cambiar el punto de enfoque y obtener un ‘bokeh’ distinto, según sea la composición de la escena.

Por otro lado, los teléfonos móviles de gama alta y muchos de gama media-alta dejan también almacenar las fotos en formato JPEG y simultáneamente en RAW (.dng).

Se trata de algo que agradecerán los usuarios que quieren ir un paso más allá de la imagen original y retocarla con el PC con herramientas avanzadas como Adobe Photoshop.

Por supuesto, a parte de lo ya comentado, que son nota común en muchos smartphones, también es posible encontrar filtros de color, divertidas máscaras para cuando uno se hace una selfie, ajustes para balancear el nivel de saturación y contraste, o incluso, en algunos casos, se permite directamente decidir sobre la calidad de la imagen resultante (lo que afectará en el peso del archivo a almacenarse).

Así pues, tal como has podido ver, el número de megapíxeles no será para nada un valor suficiente para determinar hasta qué punto la cámara de un smartphone puede ofrecer mayor o menor calidad, incluso aunque se comparen varios dispositivos.

HACE 3 AÑOS