REVIEWS

Drones y delincuencia: así resuelven misterios y delitos

Con cámaras como ojos, capaces de ver en la oscuridad y preparados para volar sin piloto a bordo, los ágiles drones pueden pasar desapercibidos a la hora de cazar delincuentes. De hecho, las fuerzas del orden de muchos países ya los están utilizando como colaboradores para investigar actividades delictivas e, incluso, detener a los malhechores.

Según un análisis realizado por el Centro para el Estudio del Dron, al menos 160 departamentos locales de policía, bomberos o emergencias en Estados Unidos compraron multirrotores en 2016, una cifra superior a los tres años anteriores juntos. No son los únicos.

En los condados de Devon y Cornwall (Reino Unido), la Policía acaba de crear una unidad de drones. Un responsable humano llevará las riendas de ese escuadrón robótico encargado de luchar contra el crimen a partir de este verano. Grabar imágenes en áreas de difícil acceso para agilizar los rescates o registrar las escenas de un delito desde el aire serán algunas de las funciones de estos drones policía que velarán por la seguridad desde las alturas.

En ocasiones, sus fines son aún más originales. Aunque resulte chocante, los drones defensores del bien ya se están usando con objetivos tan variopintos como luchar contra el fraude fiscal, localizar plantaciones de marihuana o resolver accidentes aéreos.

Para localizar delincuentes (o defraudadores)

Lamentablemente, hay quien ha llevado estos vehículos aéreos sin tripulante al lado oscuro. Grupos de narcotraficantes en Colombia y México se han aprovechado de ellos para el contrabando de droga, e incluso recientemente se ha descubierto que un dron suministraba sustancias ilegales y teléfonos a los prisioneros de una cárcel londinense.

drones_police

Sin embargo, hay multirrotores que sí están luchando contra el narcotráfico. En Queensland (Australia), la Policía lleva tiempo valiéndose de sistemas pilotados remotamente para resolver delitos.

De hecho, han empleado drones para localizar plantaciones ilegales de cannabis. Gracias a sus imágenes aéreas, han realizado múltiples arrestos.

En España, Hacienda también lleva tiempo usando multirrotores para luchar contra un mal diferente: el fraude fiscal. Desde 2014, la Agencia Tributaria ha hecho que los drones se conviertan en avezados inspectores para localizar los inmuebles que permanecían ocultos al fisco. Nada escapa a la vigilancia de estos aparatos.

drone_police3

Nuevas construcciones, ampliaciones y piscinas forman parte de las 1,69 millones de propiedades que no estaban debidamente declaradas y que fueron localizadas gracias a los vehículos aéreos no tripulados dos años y medio después de empezar a usarlos.

Así que los cuadricópteros pueden servir para rastrear edificaciones sin declarar: Hacienda ya somos todos, drones incluidos.

Para resolver accidentes aéreos…

Aunque se teme que los drones puedan chocar con los aviones —hace unos meses, una aeronave tuvo que esquivar a tres drones antes de aterrizar en Loiu, el aeropuerto de Bilbao—, los cuadricópteros también pueden servir para esclarecer las causas de un siniestro aéreo.

Al contemplar la tierra desde el punto de vista del piloto antes de que se produjera el suceso, los cuadricópteros pueden tomar imágenes para crear un mapa 3D del lugar y ayudar a recrear lo que ocurrió. De esta forma, pueden colaborar en la investigación de un accidente.

dron-sobrevuela-camino-mediatrends

De hecho, las agencias gubernamentales encargadas de la investigación de accidentes aéreos y ferroviarios en Reino Unido ya se sirven de drones para averiguar los motivos por los que otros vehículos del aire colisionaron.

La Policía de Massachusetts también ha empezado a ordenar a los drones sobrevolar las carreteras para registrar con precisión los accidentes de tráfico y despejar las vías lo antes posible cuando se produzca un choque. ¿Dejarán de ser necesarios estos vigilantes del aire cuando los coches autónomos recorran las calles y haya menos accidentes?

Drones para resolver misterios de la naturaleza

El problema de la caza furtiva de rinocerontes o elefantes provocó que, hace un par de años, los drones comenzaran a supervisar las reservas naturales con el fin de pillar a los delincuentes ‘in fraganti’.

Sin embargo, el programa piloto no ha salido como se esperaba. El Parque Kruger (Sudáfrica), la mayor reserva de rinocerontes del mundo, acaba de suspenderlo ya que no han conseguido detener a ningún cazador con su ayuda.

Ningún parque nacional sudafricano usa ya drones con ese fin. Según el responsable de esos parques, los movimientos de otros muchos animales obstaculizaban el trabajo de las cámaras infrarrojas de los drones. De un modo u otro, otros científicos sí continúan trabajando para que estos vehículos aéreos ayuden a la preservación de la fauna.

dron4

Un grupo de investigadores de la Universidad John Moores de Liverpool ha propuesto combinar las cámaras de los drones con técnicas de análisis que la astrofísica emplea para identificar cuerpos en el Universo con el fin de luchar contra la deforestación ilegal, la destrucción del hábitat y la caza furtiva. Gracias a esas tecnologías, los drones podrán crear una suerte de huella dactilar térmica de cada animal que les permita identificarlos fácilmente.

Un grupo de biólogos marinos también están utilizando drones para espiar las colonias de pingüinos y las ballenas jorobadas en la Antártida con el fin de estudiarlos más fácilmente. La posibilidad de trasladarlos a zonas remotas o el hecho de que sean más seguros para los investigadores que una avioneta o un helicóptero hacen que algunos biólogos dedicados al estudio de la fauna colaboren con ellos.

Así que, como has podido comprobar en este artículo, los drones ya surcan los cielos para controlar a los malhechores, resolver delitos e incluso estudiar la fauna.

HACE 4 MESES

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario