HOW-TO

Cómo elegir un ordenador All-in-One

Los ordenadores All-in-One son un segmento muy atractivo para muchos usuarios. Un diseño muy atractivo, una gran pantalla y una reducción del cableado son alguno de los motivos que llevan a adquirir uno de estos equipos. Si estás pensando en ello, vamos a ver cómo elegir un ordenador All-in-One y las ventajas que tiene sobre un portátil.

All-in-One vs portátil

portátil vs all-in-one

Uno de los motivos para utilizar y elegir un ordenador portátil para el hogar siempre ha sido poder llevarlo de un lado para otro. Pero la realidad es que luego casi nunca se mueve de la mesa en la que está, rara vez sale de casa y casi siempre está conectado a la corriente eléctrica a pesar de tener batería.

Además, desde la llegada de las tablets y los móviles, el portátil ha quedado para un uso casi residual, sobre todo para aquellos usuarios que lo utilizaban para el acceso a Internet, reproducir música o ver películas. La llegada de la Smart TV también les ha restado atractivo en este área multimedia.

ElegirAllinOne

Por otro lado uno de sus mayores hándicaps es el tamaño de la pantalla. 15,6″ es lo habitual, pero hoy día es una pantalla muy pequeña cuando estamos acostumbrados a equipos de sobremesa con una o varias pantallas de 24″, planas o curvas y televisores de 40″. En este aspecto, un ordenador All-in-One ofrece una diagonal de pantalla mucho mayor, que varía de los 21″ a las 27″, aunque depende de los modelos.

Al igual que ocurre con el portátil, la limpieza de cableado y el escaso tamaño que ocupan, si los comparamos con un sobremesa tradicional, no supone un problema para la mayoría de los hogares. Si el teclado y ratón son inalámbricos y la conexión a Internet vía WiFi, el único cable que tienen es la conexión a la red eléctrica.

Cómo elegir un ordenador All-in-One: no solo es la pantalla

 

All in One HP

Como hemos visto el tamaño sí que importa cuando hablamos de la pantalla del ordenador. Los modelos más pequeños parten de una diagonal de 21″, como el iMac de Apple al que se le puede considerar precursor de esta gama de ordenadores. También hay que tener en cuenta la resolución de pantalla, que cómo mínimo debería ser de 1980 x 1080 y su formato, en este caso 16:9.

Los modelos más grandes se van hasta las 34″ y suelen estar destinados a equipos multimedia. En este tipo de ordenadores los altavoces suelen venir incorporados en la pantalla, o en la propia base del equipo.

UN DISEÑO ADECUADO PARA NUESTRO USO

También es fundamental elegir el diseño adecuado para nosotros. En este sentido las conexiones para los periféricos son más cómodas si se sitúan en el pie de apoyo del ordenador o en un lateral que si lo hacen en la parte trasera. Simplemente para conectar una unidad USB o una segunda pantalla mediante HDMI es mejor que sean fácilmente accesibles.

Los equipos suelen tener pantalla con pie, que está más elevada o un diseño más plano, con un soporte de tijera similar al que tienen muchos marcos de fotos de sobremesa. Pero también hay modelos que lo tienen todo y se pueden utilizar en el modo tradicional o dejarlo plano si queremos tener una gran tablet de 27″ para trabajar o para diseño gráfico.

Para finalizar este apartado conviene tener en cuenta los periféricos. Uno de los atractivos de estos equipos es la limpieza de cableado, así que lo ideal es que el teclado y ratón que incorporen sean inalámbricos, para poder tener todo recogido cuando no se estén utilizando. Sobre todo en la gama baja, estos periféricos suelen llevar cable para su conexión.

El hardware de un ordenador All-in-One

Como en todos los ordenadores hay que fijarse en el combo de procesador, memoria y tarjeta gráfica. En este caso tienen un hardware similar al que montan los equipos portátiles. La memoria por lo general se puede ampliar, al igual que ocurre con el disco duro. Los equipos de gamas superiores utilizan tarjetas gráficas dedicadas.

Depende un poco del presupuesto de cada uno y las prestaciones que desee tener en su equipo.

Apple o Microsoft

ordenador-all-in-one-mediatrends

Esta es otra de las grandes decisiones que hay que tomar. ¿Nos quedamos con un equipo que utilice Windows o nos pasamos a Mac? Al fin y al cabo ellos fueron los que crearon el concepto de All-in-One. Aquí va a depender mucho de las preferencias de cada uno. Para equipos de propósito general no habría ningún inconveniente en utilizar uno u otro sistema.

El precio es otra de las variables a tener en cuenta. El iMac más básico parte de algo más de mil euros con una pantalla de 21″. Tenemos modelos con Windows con una mayor diagonal por un precio algo más económico y si nos vamos a la gama media, equipos muy capaces que rondan los 750 euros.

¿Y POR QUÉ NO LINUX?

Para aquellos a los que les gusta Linux la familia de los All-in-One tiene destinados algunos equipos donde el amante de este sistema operativo puede decidir a su gusto qué distribución monta. De esta manera hay alternativas para elegir si buscas una sistema que se ajuste bien a tus necesidades, desde Ubuntu, Linux Mint, Debian, Fedora, Elementary OS… todo un mundo para elegir el sistema operativo de tu ordenador.

Lo cierto es que ahora la próxima vez que vaya a comprarme un ordenador miraré con otros ojos a este tipo de equipos. Al fin y al cabo el portátil que tengo en casa no se ha movido de la mesa donde lo dejé el primer día en años más que para limpiar. Y un equipo de estas características parece mucho más interesante para el uso que se hace de un ordenador en el hogar hoy día.

HACE 2 AÑOS