HOW-TO

Cómo preparar bebidas refrescantes sin salir de casa

El calor ya está aquí y empieza a ser una cuestión de necesidad combatirlo como sea y a cualquier hora. El agua es la opción más sana, recurrente y recomendable, pero cuando las altas temperaturas acechan se agradece un poco más de variedad en las bebidas refrescantes que habitarán nuestras neveras.

Batidos, zumos y granizados son las bebidas refrescantes más extendidas para los meses de calor que, junto con los helados, hacen las delicias de todos. Y que pueden elaborarse en casa. Unos son más fáciles que otros y para todos existe un pequeño electrodoméstico específico en la cocina que te ayudará en la tarea.

En este post recogemos algunas consideraciones, consejos y trucos que te serán muy útiles si te animas a elaborar tus propias bebidas refrescantes.

El batido, la bebida más equilibrada

bebidas-refrescantes-batidos-granizados-zumos-mediatrends (5)

Cada vez que alguien decide comer sano o, al menos, intentarlo, se encuentra con las recomendaciones de dietistas y nutricionistas que hacen que las cuentas no salgan claras. Lo ideal, según dicen los expertos, es tomar cinco raciones diarias de frutas y verduras, además de dos o tres porciones de lácteos.

Eso es lo que dice la pirámide alimenticia y casi uno de los mayores quebraderos de cabeza de quienes quieren comenzar a comer sano. Y es que, tanto la verdura como la fruta como los lácteos son esenciales en la dieta. Aportan un sinfín de vitaminas y el calcio que nuestro cuerpo necesita para estar bien engrasado y que su maquinaria funcione correctamente.

Una buena forma de cumplir con este objetivo es tomar batidos, que en verano, además, cumplen con la función extra de hidratar y refrescar, algo que se agradece en los días más calurosos. Pero, ¿qué se necesita para conseguir un batido perfecto en casa?

Lo esencial, y más obvio, es una buena batidora. Puede ser de mano o de vaso, aunque lo cierto es que las segundas son más sencillas de manejar para hacer batidos y con ellas se obtienen una bebidas refrescantes dignas de cualquier experto. En Mediatrends, ya te contamos todo lo que necesitas saber para sacarle el mayor partido a tu batidora.

¿Cómo conseguir batidos caseros profesionales?

bebidas-refrescantes-batidos-granizados-zumos-mediatrends (5)

Con el electrodoméstico adecuado en tu mano, lo siguiente que necesitas es frutas y verduras frescas o congeladas (las primeras, mejor maduras y las segundas, crudas), líquido para batirlo todo (leche o agua, por ejemplo), un espesante (helado o yogur) y condimento para potenciar el sabor (canela o alguna hierba, azúcar en algunos casos).

Sí, también pueden hacerse de chocolate, vainilla… Este ingrediente sustituiría a la fruta o la verdura. Aunque algunas frutas combinan muy bien con el chocolate. Todo es probar. No olvides que son tus propias bebidas refrescantes y que haciéndolas tú mismo puedes modificar la receta a placer.

Una vez que tienes todo esto, los pasos a seguir son sencillos. Todo a la batidora y a darle al botón hasta que se bata del todo. No tiene más misterio. Aun así, te damos unos cuantos consejos útiles para que prepares el mejor batido sin salir de casa:

  • Frutas y verduras no tienen por qué ir separadas. Algunas recetas incluyen ambas. Las hojas verdes de alimentos como acelgas, espinacas o lechuga no aportan mucho sabor al batido, pero si nutrientes interesantes.
  • Lo ideal es usar leche porque da una textura más agradable y un sabor más rico que el agua. Puede ser en cualquiera de sus variedades, desde desnatada a entera, según el aporte calórico que se desee.
  • Antes de añadir el líquido a la mezcla, hay que tener en cuenta la cantidad de agua que contienen las frutas elegidas. En un batido de sandía no se necesitará la misma cantidad que en uno en el que se incluya manzana.
  • Si se va a consumir recién hecho, lo mejor es usar ingredientes ya fríos. De lo contrario, conviene introducirlo un rato en la nevera para que alcance la temperatura ideal. El hielo también ayuda en estos casos pero se corre el riesgo de que se quede aguado.
  • Las frutas han de estar maduras para un mejor sabor; las verduras, crudas. Si son de temporada, mucho mejor.

El zumo no solo es de naranja

bebidas-refrescantes-batidos-granizados-zumos-mediatrends (5)

La primera pregunta que hay que hacerse es: ¿qué necesito para hacer un zumo? ¿Una licuadora o un exprimidor? La respuesta que viene primero a la mente es lo segundo, claro. Porque cuando se habla de zumo, se tiende a pensar en el de naranja. Pero no es el único. Cualquier fruta puede convertirse en una de esas deliciosas y sabrosas bebidas refrescantes caseras que buscamos.

Para el resto de zumos, de cualquier fruta, vegetal u hortaliza como la zanahoria, la licuadora es la herramienta perfecta. Esta separa la pulpa del jugo y facilita la tarea cuando no se trata de cítricos. Conseguir un delicioso zumo en tu cocina es muy sencillo. Solo has detener en cuenta unos pocos consejos para alcanzar el mejor resultado.

  • Elige fruta de temporada. Además de estar en su mejor momento de consumo, será más barata.
  • La fruta madura es ideal para hacer zumos.
  • Dependiendo de los ingredientes elegidos, se necesitará más o menos cantidad de agua. La receta de cada zumo te lo indicará.
  • También hay zumos de verduras y hortalizas, como el de zanahoria.
  • Recuerda que el azúcar no es necesario en la mayoría de los casos. La fruta ya lo incorpora.
  • En el caso de necesitar endulzar o darle algo de sabor, se puede recurrir a algunas especias como la canela, la cúrcuma, el jengibre, la vainilla o el té verde. Encuentra la tuya.

Granizados, las bebidas refrescantes del verano

bebidas-refrescantes-batidos-granizados-zumos-mediatrends (5)

En el caso de los granizados, el hielo y la licuadora son los elementos básicos. Sin ellos la receta no sale adelante. Aunque bien es cierto que la licuadora puede ser sustituida por otros electrodomésticos. Te contamos cuáles te servirán para ser el rey del granizado:

  • Granizador. Existe, sí, aunque no es muy común tenerlo en la cocina.
  • Licuadora. Ya lo hemos dicho, es la ideal, la que está pensada para hacer granizados, entre otras cosas, y con un uso mucho más extendido que el del granizador.
  • Batidora. Es la opción más socorrida porque es un electrodoméstico que todo el mundo tiene en casa. Lo ideal sería usar la de vaso, que suele incluir la función de picado y mancha mucho menos que una de mano.
  • Heladera. Hay recetas específicas para conseguir un granizado de lo más refrescante en ellas. No tienen mucho misterio. Sin embargo, es un electrodoméstico menos común en las cocinas familiares.
  • Congelador. Es el método más rudimentario por así decirlo. Consiste en meter la mezcla en el congelador y removerla cada veinte minutos hasta que adquiera el punto exacto de granizado. Como cuando se mete una lata de refresco en el congelador para que se enfríe más rápido, te olvidas y cuando lo recuerdas se ha medio congelado. Ese sería el resultado.

La estrella de los granizados es, sin duda, el de limón. El procedimiento para hacerlo es relativamente sencillo y apto para todos los cocineros, versados en la materia o no. Solo necesitas zumo de limón, azúcar, hielo y agua. Y si se quiere de cualquier otro sabor, solo hay que cambiar el limón por la fruta que se desee. Ya está.

Esta es la receta más sencilla de todas. Puedes consultar cualquier recetario de los muchos que hay en la red en busca de otras más elaboradas o especiales. Empezar con el de limón no está mal.

El helado casero también puede ser cremoso

bebidas-refrescantes-batidos-granizados-zumos-mediatrends (5)

Si el granizado es la más popular de todas las bebidas refrescantes del verano, el helado es el capricho de una estación en la que cualquier truco para refrescarse es bienvenido. Como postre, como merienda, como tentempié. Hacerlo en casa es una buena opción para que resulte más saludable.

Eso sí, de los cuatro protagonistas de este post resulta el más complicado de elaborar. Que el resultado sea tan cremoso en casa como en una heladería no es sencillo. ¿La mejor opción? Optar por una heladera. Teniendo en cuenta que las hay desde aproximadamente 30 euros para 0,8 litros de helado, lo cierto es que sale a cuenta y acaba rentabilizándose.

Si aún así te resistes, siempre puedes usar algunos métodos más rudimentarios como los detallados a continuación:

  • El congelador. Es bastante tedioso porque hay que abrir la puerta cada media hora, más o menos, para removerlo y asegurarte de que la textura es más cremosa y no tanto un bloque de hielo con sabor.
  • Un recipiente, hielo y sal. Puedes usar una olla, una ensaladera, un bol… En su interior colocas la sal y el hielo y luego otro recipiente con la mezcla del helado. Hay que ir removiendo mientras el frío pasa del primer recipiente al segundo. Es un ejercicio de paciencia.

bebidas-refrescantes-batidos-granizados-zumos-mediatrends (5)

Lo más difícil de conseguir a la hora de elaborar un helado casero es que quede cremoso y que no aparezcan esos desagradables trocitos de hielo cuando vas a comerlo. Ese el objetivo. Existen algunos trucos y consejos que pueden ayudarte a lograrlo:

  • Usar anticongelantes naturales como la miel, el azúcar, el azúcar invertido o el alcohol.
  • Cuanta más grasa (yogur, nata, yemas de huevo), más cremoso.
  • Introducir aire a la mezcla. Para eso hay que batir muy rápido y de forma continuada. Unas claras de huevo al punto de nieve pueden ayudar.

HACE 2 AÑOS