RANKINGS

Top 7 mejores videojuegos de zombis

Tal vez la industria del cine se adelantó, con clásicos capitales como ‘La noche de los muertos vivientes’, pero si algo podemos agradecerle al videojuego como medio es su capacidad para ponernos en el punto de mira y convertirnos en supervivientes ante la hecatombe. Incluso, de hecho, dejarnos ser el zombi por primera vez.

‘Dead Rising’, ‘H1Z1’, ‘Zombie Apocalypse’ o la propia saga ‘Resident Evil’: existen decenas y cada uno con su propia perspectiva. Y el ritmo no parece detenerse. En el próximo E3 veremos hasta dónde alcanzan propuestas como la de ‘Days Gone’ o ‘State of Decay 2’.

Pero no todos están a la altura. Así que nos hemos dado un revolcón maratoniano jugando a las propuestas más atractivas en la actualidad. Y que no se nos olvide que estos muertos están muy vivos.

El zombi antes del pixel

Antes de nada, un par de apuntes. Tal vez los videojuegos cada vez logren un realismo más evidente, pero la zombificación, por suerte, no existe. Sí existe el denominado síndrome de Cotard, un delirio que se conoce también como el síndrome del zombi. En este, el paciente afirma con rotundidad estar muerto, oler a putrefacción, de manera que presenta comportamientos suicidas, a menudo violentos, asegurando no tener nada más allá de piel y huesos.

También existen las toxinas capaces de inducir un coma severo que después pueda ser revertido. La ‘datura stramonium’, denominada ocasionalmente como ‘berenjena del diablo’ es una planta de la familia de las solanáceas, con alta toxicidad y capacidad de provocar reacciones anticolinérgicas, es decir, la capacidad de reducir e, incluso, anular el sistema nervioso, como la tetrodotoxina o cualquier sedante administrado en altas dosis.

estramonio-mediatrends (1)
La ‘datura stramonium’ o ‘berenjena del diablo’ puede provocar una ‘falsa muerte’

Este tipo de toxinas pueden provocar una ‘falsa muerte’, un estado de inactividad física, aún manteniendo la consciencia.

Peor aún es el nacimiento de la palabra ‘zombi’. La etimología se remonta a los campos de esclavos de Haití, donde los trabajadores del azúcar caminaban como autómatas, exhaustos, con los ojos en blanco. En Martinica hablar de zombis es hablar de fantasmas. ‘Nzambi’ en lengua bantú significa ‘el espíritu de una persona muerta’.

Pero mejor afrontemos la parte lúdica de la historia. Al fin y al cabo, al zombi no hay que tratar de comprenderlo, sino mantener la guardia y evitar el contagio.

The Walking Dead: cuéntame un cuento

Telltale Games logró siete nominaciones a los BAFTA con la primera temporada, adaptando el ya clásico tebeo de Robert Kirkman.

No es para menos: este juego episódico cambió algunos trucos en la narrativa tradicional y propuso un juego donde lo que se cuenta es más importante que lo jugado.

En el primer capítulo, de dos horas y titulado ‘A New Day’, tomamos el control de Lee Everett, un presidiario en mitad de su transporte hacia la cárcel. En este momento nos damos cuenta de hasta qué punto estamos jodidos: una infección zombi provoca un terrible accidente que nos permite huir, pero también nos compromete a luchar contra los Caminantes.

Bajo este escenario conoceremos a un buen abanico de secundarios que podremos controlar en los siguientes capítulos.

Y sí, tendremos que vivir muertes que no nos harán sentir especialmente bien. Pero en algún momento tendremos que tomar una decisión.

DayZ: los últimos días del mundo

No fue el primero, tampoco el último. Pero que la fenomenología de los survival de PC dio comienzo con este juego es bastante seguro. Nacido como una modificación de ‘ArmA II’, un juego bélico desarrollado por Bohemia Interactive para PC, los propios jugadores expandieron las capacidades y el contenido interno hasta convertirnos en la guía del superviviente ideal.

Cada jugador cuenta su propia historiapero todas comienzan igual: en mitad de la nada, al lado de una playa vacía, con el rumor de zombis en el horizonte. Deberemos arrastrarnos hasta las profundidades del continente para encontrar pertrechos y protegernos. Pero no contamos con ayuda alguna: los propios jugadores pueden ser los peores enemigos. Primero dispara, después pregunta.

Left 4 Dead: en compañía sabe mejor

No así con esta maravilla multijugador programado por Turtle Rock Studios con ayuda de Valve Corporation. Aquí hay menos sustrato narrativo, pero mucha más víscera y gemido. Un equipo de cuatro aliados contra oleadas de zombies. Como buenos supervivientes, cada jugador cuenta con sus propias habilidades.

En la siguiente entrega introdujeron nuevos modos adicionales a los clásicos cooperativo y survival, dándonos la oportunidad de ser el zombie y dirigir a nuestro pueblo. Dos facciones, supervivientes y bestias hambrientas, luchando por quedarse con los cerebros del contrincante. Un juego vasto y lleno de características distintivas, con hasta seis campañas y cientos de horas para jugar con amigos.

Lollipop Chainsaw: todo por amor

Pero si lo que más nos apetece es jugar tranquilos, sin que nos dirijan el ritmo y marcar nuevos récords en paz, ‘Lollipop Chainsaw’ es el juego definitivo. No solo es descacharrante en lo estético y frenético en lo jugable, alentando al usuario a batir sus propios combos, es que además nace de un diseño apresurado pero muy bien ejecutado.

Esta vez no se trata de un shooter en primera persona, sino de un ‘hack & slash’ desarrollado por el equipo japonés Grasshopper Manufacture. Uno donde los zombis han infectado a nuestro novio de instituto y, para salvarlo, le cortamos la cabeza. Magnífica idea, ¿verdad? Lollipop usará la cabeza como llavero y como refuerzo emocional. Porque en lo físico no necesita nada más que su motosierra.

State of Decay: campamento otoñal

Nada más comenzar a jugar se nos pide que ayudemos a un chaval en apuros. El mensaje es claro: hay que mimar a la comunidad. Sin contexto, sin información extra, nosotros jugamos y salvamos a este personaje, que resulta ser nuestro alter ego. Bajo la perspectiva de una América profunda —llena de mariposas blancas y despreocupados tonos ocres que recuerdan al sur de Montana— se vislumbra la podredumbre del mundo en el que nos toca vivir.

De camping park en camping park nuestra misión será desarrollar un sistema de viviendas bien protegidas, alimentándolas con los suministros suficientes, e intentando a toda costa que no entren las bestias. Pero no es nada fácil: la dureza de las armas es limitada, la gestión de inventario es en tiempo real y, si armamos jaleo, es muy fácil que acudan en nuestra búsqueda todo tipo de zombis.

Un juego brillante producido por un estudio debutante, que ya tiene su continuación a la vuelta de la esquina.

Dead Island: bajo el sol abrasador

Vas de camino a un paraíso tropical, de aguas impolutas y playas de ensueño. Pero algo lo enturbia todo: un extraño brote de rabia se propaga como la pólvora. El virus se descontrola y termina por invadir la isla entera… y tú eres uno de los supervivientes. ‘Dead Island’ fue diseñado por ‘Techland’, el equipo más prestigioso del país, con permiso de ‘CD Projekt’.

En ‘Dead Island’ no hay sistema policial, aunque sí existen zonas militarizadas. Nuestra misión es ir construyendo nuestras propias armas cuerpo a cuerpo con las que hacer frente a los enemigos, rescatar a los supervivientes que encontremos e ir subiendo de experiencia en un sistema de progreso clásico —aumentando salud, resistencia, etcétera—.

La ambientación natural de la isla entronca con el devastada condición de los objetos humanos. Una poderosa lectura sobre el colonialismo y el survivalismo ante lo aborigen.

‘Dead Island’, además, es uno de los juegos con modo cooperativo más divertidos que te puedes echar a la cara.

Dying Light: soy más ágil que un zombie

¿Cómo te quedas si decimos que este es uno de los más grandes juegos de zombies de la historia? Pues así es. Crió mala fama tras su cancelación en PS3 y Xbox 360, achacándole una falta de potencia.

Además, apareció en un momento donde el mercado del género estaba completamente saturado. Pero no te dejes engañar: también de ‘Techland’, este shooter, dirigido por Adrian Ciszewski, se ha convertido en un clásico instantáneo.

Somos Kyle Craney, un agente infiltrado que cae en paracaídas en pleno núcleo de la ciudad, una ciudad que va a ser erradicada. Un apocalipsis zombi con fecha de caducidad, hostil y voraz, donde debemos crear alianzas, hacer mucho parkour y liquidar a más enemigos de los que quisiéramos.

‘Dying Light’ nació como proyecto independiente en 2012, tras la publicación de ‘Dead Island’. El equipo de Techland quería diseñar algo distinto, empezar de cero. Y quizá no sea tanto así, pero podemos asegurar que es la mejor ‘versión’ posible sobre el universo ‘The Walking Dead’ o sucedáneos. Y la más actual.

Y, como se dice habitualmente, no están todos los que son, pero sí son todos los que están. ¿Cuál es tu juego de zombis favorito?

HACE 2 AÑOS