REVIEWS

¿Los drones representan un peligro real de accidente?

Aunque los drones están poco a poco conquistando los cielos, lo cierto es que la mayoría no se desplazan sobre nuestras cabezas. En Estados Unidos, las empresas deben conseguir un permiso del Gobierno para sobrevolar personas. En cuanto a España, está prohibido que pasen sobre zonas urbanas o aglomeraciones. ¿Están justificadas estas medidas? ¿Cómo de peligrosos son en realidad estos pájaros robóticos? ¿Puede causarme un grave daño un dron que se desplome de repente sobre mí o solo me saldrá un chichón que me recuerde la aventura?

Si contemplaste cómo las hélices de un dron hicieron varios cortes en la mano a Enrique Iglesias hace un par de años (aunque fue el cantante quien cometió la imprudencia de intentar cogerlo al vuelo), seguramente también te hayas planteado alguna de estas cuestiones, en especial si planeabas comprarte un cuadricóptero próximamente.

Ahora, una investigación ha tratado de resolver esas dudas simulando qué ocurriría si un dron patoso cayera sobre nuestra cabeza cuando caminamos tranquilamente por la calle. Una versión moderna del miedo que sienten los galos a que el cielo se desplome sobre sus cabezas en los cómics de Astérix.

La Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA por sus siglas en inglés), en colaboración con universidades estadounidenses, ha decidido evaluar los peligros de los drones en un estudio para analizar si deberíamos dejarles sobrevolar personas. 

¿Qué ocurre si un dron te aplasta la cabeza?

Uno de los experimentos ha consistido en hacer caer un dron, un bloque de madera y una pieza de acero de un peso similar sobre un maniquí que hacía las veces de humano. Aunque obviamente los tres golpes causaban daño al infeliz muñeco, el del dron era el más leve con mucha diferencia.

En concreto, los investigadores han determinado que la probabilidad de que el dron nos provoque un traumatismo craneal es de entre un 0,01% y un 0,03% (el peso del DJI Phantom 3 con el que se realizaron las pruebas). Sin embargo, la probabilidad de sufrirlo si nos cae encima una pieza de madera o acero de 1,2 kilos es mucho mayor: de entre un 99 y un 100%.

dron_crash

La forma del cuadricóptero, la presencia de rotores que ralentizan la caída o el hecho de estar fabricado con plástico, un material más flexible que absorbe mejor el impacto de la colisión, son algunos de los factores por los que el porrazo es menos violento. Para tu tranquilidad, sería una excepción que un multirrotor te provocara un daño muy grave si se desploma sobre ti por accidente.

Ahora bien, sí que hay bastantes más papeletas de que te provoque una lesión en el cuello, ya que la probabilidad es de entre un 11 a un 13%, si bien es mucho más factible sufrir una lesión de ese tipo si lo que nos golpea es esa pieza de madera o acero en lugar de un multirrotor. En este caso, hay un 60% de probabilidades de sufrir esa lesión.

Así que siempre será mejor que un pequeño cuadricóptero se pose en tu cabeza, aunque sea violentamente, a que lo haga un leño o la barra de una cortina.

¿Un dron puede matarte?

Teniendo en cuenta los datos del estudio, se podría incluso deducir que es menos probable que un dron nos abra la cabeza si cae en picado sobre nosotros (ese 0,01-0,03%) a que fallezcamos si sufrimos un accidente de tráfico. 

Según la DGT, en 2015 los accidentes de tráfico se saldaron con 136.144 víctimas, de los cuales 1.689 fallecieron. Es decir, un 1,24% de las víctimas perdieron la vida. Un porcentaje considerablemente mayor que la hipotética cifra de fallecimientos que provocarían los drones despeñándose.

dron-mediatrends

Si nos trasladamos a Estados Unidos, según la organización sin ánimo de lucro National Safety Council, la probabilidad de morir en un accidente de tráfico es de 1 entre 645 (un 0,1%), también superior a la de perder la vida por el golpe de un dron caído del cielo.

Cuando la comparación la hacemos con aviones, la cosa cambia. La probabilidad de fallecer en un accidente aéreo es de 1 entre 9.821 (un 0,01 %), cifra semejante a las papeletas que tienes de sufrir un traumatismo craneal por el impacto de un dron.

En base a esa comparación, si consideramos el aéreo un medio de transporte seguro, ¿no deberíamos concluir también que los drones son menos peligrosos de lo que pensábamos? Todo parece indicar que sí.

Evitando los peligros de los drones

Pese a que al estudio de la FAA demuestra que un multirrotor probablemente no nos matará en su descenso, lógicamente sigue sin ser recomendable que nos caiga encima.

Por eso, los investigadores sí han sugerido algunas mejoras en la seguridad en los drones. Incluir protecciones en las hélices para evitar cortes, prestar atención al peligro que pueden suponer cargas como las cámaras o estandarizar las baterías de litio que se utilizan, ya que algunas podrían llegar a incendiarse, son algunas de las medidas que proponen.

drone_crash2

De un modo u otro, los resultados de este primer estudio podrían influir a la FAA, que estudia ampliar la legislación sobre los drones para permitirles volar donde les plazca con menos restricciones.

De igual forma, el borrador de la futura normativa sobre la materia en España, pendiente de aprobación, sí contempla la posibilidad de que las aeronaves pilotadas por control remoto de menos de 10 kilos sobrevuelen aglomeraciones de edificios y reuniones al aire libre de personas, aunque con ciertas restricciones.

Habrá que esperar para ver si la mayor permisividad supone un incremento en el número de accidentes con pequeños vehículos aéreos o si los pilotos son responsables con el uso de sus aparatos, que no han de ser tratados como meros juguetes si tienen un cierto tamaño.

Por el momento, parece que los drones no son tan peligrosos como creíamos. Es un alivio. Podemos mirar al cielo sin miedo a que se nos desplome sobre la cabeza… en forma de dron.

HACE 2 AÑOS