REVIEWS

Así se irán perdiendo los empleos a manos de los robots

Llegó el día que todos los humanos temíamos desde hace mucho. Sabíamos que ocurriría cuando los robots comenzaron a derrotarnos al ajedrez, primero, y al Go dos décadas después. La IA (inteligencia artificial) ha conseguido realizar todas las tareas propias de los mortales. Traduce textos a cualquier lengua, conduce, compone canciones, escribe superventas e incluso tiene amplios conocimientos de medicina.

¿Podremos llegar a vivir nosotros mismos la fatídica jornada que acabamos de describir? ¿Cuándo llegará exactamente ese aterrador momento en el que nos demos cuenta de que todos los trabajos pueden automatizarse? ¿Saben los científicos qué profesiones desempeñarán antes los robots que ellos mismos desarrollan?

Un estudio de las universidades de Oxford y Yale ha intentado dar respuesta a esas dudas preguntando a expertos de inteligencia artificial de todo el mundo.

Al fin y al cabo, si los robots ya saben vigilar las calles o realizar las tareas domésticas y ya existen algoritmos que enseñan matemáticas o invierten en bolsa, parece lógico preguntarse en qué momento aterrizarán en otros sectores y qué oficios resistirán mejor al avance de las máquinas.

Los autores del estudio realizaron para ello una encuesta a 1.634 investigadores y expertos de la industria de la robótica en dos de los eventos de IA más importantes de 2015. De ellos, 352 estuvieron dispuestos a poner fecha a la automatización contestando a las dudas. Y ya te adelantamos que, a tenor de sus respuestas, los robots nos reemplazarán antes de lo que piensas.

Los primeros: conductores y traductores

Según los expertos, una de las profesiones que podría desaparecer dentro de poco es la de conductor. En concreto, en 2027 la inteligencia artificial tendrá el control de los camiones que circulen por nuestras carreteras.

Un presagio que no es tan sorprendente: la mayoría de fabricantes quieren llenar las calles de vehículos autónomos en torno al 2020. Si lo sumamos al hecho de que algunas empresas están empeñadas en que los drones nos traigan las pizzas a casa, ser repartidor no parece una profesión de futuro.

1492010967-Screen_Shot_2017_04_12_at_5.29.16_PM

Los que también podrían tener menos trabajo en pocos años son los traductores y los profesores de idiomas, o al menos eso parece deducirse de las conclusiones de este trabajo. En 2024, los robots podrían traducir textos de la mayoría de idiomas populares (el checo, el chino o el árabe incluidos) tan bien como un humano que domina dos lenguas, pero no está especializado en la traducción.

En la actualidad, algunos programas automáticos ya intentan hacer frente a los teleoperadores atendiendo a los clientes por chat o por teléfono. Sin embargo, los vendedores que nos asesoran y ofrecen sus productos en una tienda no son reemplazables inmediatamente. Será en 2031 cuando los robots se conviertan en expertos de la venta al por menor.

Escritores y cirujanos, no temáis (todavía)

Hay oficios que serán desempeñados por humanos durante algo más de tiempo. Aunque poco a poco irán mejorando sus capacidades artísticas (podrán entonar un tema exactamente igual que un cantante humano e incluso componer una canción en una década), a los robots todavía les falta creatividad e imaginación.

Pese a ello, estos investigadores creen que escribirán un ‘best-seller’ en 2049. ¿Cómo afrontarán los novelistas que un algoritmo sin sentimientos los haga frente? ¿Es una editorial robótica el negocio del futuro?

robots-empleo-puestos-trabajo-mediatrends

La medicina es otro campo en el que las máquinas tendrán su papel, aunque ellas no necesiten ir a consulta. Aunque algunos científicos ya están investigando cómo crear nanorrobots comestibles que liberen medicinas, midan las constantes vitales o realicen pruebas desde dentro, los autómatas lo tendrán más difícil para reemplazar a los médicos. Estos expertos calculan que no podrán realizar las tareas de un cirujano hasta 2053.

¿Cuándo nos invadirán los curritos robóticos?

La irrupción de las máquinas en el mercado laboral es un tema que ya preocupa a personalidades como Bill Gates, que ha propuesto que los robots paguen impuestos, o Stephen Hawking que ha llegado a decir que la inteligencia artificial destruirá a la raza humana.

¿En qué fecha creen estos futuristas que los curritos robóticos podrán desempeñar cualquier profesión? ¿Cuándo llegará ese apocalíptico momento? Los investigadores piensan que hay un 50% de posibilidades de que la IA supere a los humanos en cualquier tarea dentro de 45 años y de que la temida automatización de los trabajos sea una realidad en 120 años.

robots-empleo-puestos-trabajo-mediatrends-4

Ahora bien, como es lógico, no todos los encuestados hicieron las mismas predicciones sobre el descorazonador futuro de nuestro mercado laboral. Sorprendentemente, los investigadores de Asia esperan que los autómatas nos miren por encima del hombro al tener todas nuestras destrezas mucho antes que los norteamericanos (en 30 y 75 años respectivamente).

¿Tendrá algo que ver que Japón sea la cuna de la robótica? ¿Tienen los asiáticos un as en la manga o simplemente son más optimistas?

El temor a que los robots nos quiten el trabajo

robots-empleo-puestos-trabajo-mediatrends-3

De un modo u otro, lo cierto es que estos presagios podrían no cumplirse al pie de la letra. Al fin y al cabo, los expertos metieron la pata al realizar la propia encuesta en 2015. En ese momento, vaticinaron que los algoritmos vencerían a los mejores jugadores de Go dentro de más de una década, un hecho que, sin embargo, tuvo lugar el año pasado, cuando Alpha Go (la inteligencia artificial de Google) derrotó al campeón mundial de este juego milenario.

El Foro Económico Mundial es otra de las instituciones que han puesto fecha a la automatización, aunque solo a corto plazo. Según esta entidad, en 2020 se habrán perdido 5 millones de trabajos debido a la irrupción de las máquinas. Dos tercios lo harán en el sector administrativo, ya que a los robots cada vez se les darán mejor las tareas rutinarias.

Así que, acierten o no los encuestados por los investigadores de Oxford y Yale, lo que parece claro es que muchos empleos se perderán poco a poco como consecuencia de los avances en robótica.

Por eso algunos están proponiendo ya alternativas como gravarlos con impuestos, aprobar una renta básica universal, velar porque la prosperidad económica que generen beneficie a todos o, quién sabe, quizás idear nuevos oficios. Más nos vale estar preparados antes de que llegue ese hipotético día en el que nos demos cuenta de que no solo los humanos pueden ser conductores, traductores o escritores. No está tan lejos como nos gustaría.

HACE 2 AÑOS