RANKINGS

Las 5 señales inconfundibles de que toca jubilar el ordenador

Llega un momento en el que nuestro ordenador ya no da más de sí. Día tras día, vemos pequeñas o grandes señales de que está viejo y necesita un sustituto. Vamos a ver esas 5 señales inequívocas de que toca jubilarlo y comprar uno nuevo.

Todo funciona con demasiada lentitud

Es el primer síntoma: nuestro ordenador tarda más de la cuenta en realizar acciones que antes acometía en unos segundos: abrir programas o páginas web, renderizar vídeos, su propio encendido, etc.

Por supuesto, pueden ser otras las razones de esta lentitud, pero existen muchas posibilidades de que se deba a la edad de nuestro PC.

Las cinco señales inconfundibles de que toca jubilar nuestro ordenador

Me falta espacio… por más que borro archivos

Los programas necesitan cada vez más espacio. Nuestro disco duro se va llenando poco a poco de “basura” y archivos residuales de las aplicaciones instaladas y, sobre todo, de las que desinstalamos.

Lo primero que tenemos que hacer es cambiar el disco duro por uno mayor, pero ésta es ya la segunda señal de que nuestro ordenador es viejo porque cuando lo compramos ese disco duro que venía por defecto nos parecía inagotable.

Hace demasiado ruido

¿Recuerdas cómo sonaba tu ordenador cuando lo estrenaste? Exactamente, no producía ningún ruido al funcionar.

Con el paso del tiempo iremos escuchando los “achaques” del dispositivo: el disco duro buscando información, los ventiladores intentando contrarrestar el calor interior del aparato (debido, también, a que ya no funciona como debería), etc. Una de las señales definitivas.

Las cinco señales inconfundibles de que toca jubilar nuestro ordenador

Más tiempo reparándolo que trabajando con él

Si el ordenador, como el coche, pasa más tiempo en el “taller” (o en las manos de nuestro cuñado informático), es el momento adecuado para ir pensando en sustituirlo.

Puede que, al principio, pensemos que es más barato “parchear” nuestro viejo ordenador, pero a la larga tendremos que cambiarlo por uno nuevo, a pesar de todas estas reparaciones… ¡Eso sin contar con la comodidad de trabajar y disfrutar de un ordenador que funcione correctamente!

No puedes instalar la última versión del sistema operativo

Efectivamente, si el ordenador no soporta la última versión del sistema operativo, es la señal definitiva de que es demasiado antiguo (por hardware) para soportar “los tiempos modernos”.

Aquí no hay solución sencilla excepto cambiar de equipo. Además, si no podemos instalar el último sistema operativo, seremos más vulnerables a los ataques y al malware que esa versión más moderna está más preparada para atajar.

Las cinco señales inconfundibles de que toca jubilar nuestro ordenador

Estas son, como decimos, las principales señales de que llega el momento de cambiar de ordenador. Seguramente vayan apareciendo progresivamente hasta que ocurran todas a la vez, y será entonces cuando no podremos disfrutar ni trabajar con él. No habrá excusa, tendremos que jubilarlo y estrenar un flamante ordenador nuevo. ¿Qué pena?

HACE 2 AÑOS