RANKINGS

Los 10 videojuegos más difíciles de la historia

¿Te has preguntado alguna vez cuáles son los videojuegos más difíciles de pasar que se hayan publicado alguna vez? Pues nosotros sí. ¿Has visto la película ‘Pixels‘? Para Brenner (el protagonista, interpretado por Adam Sandler), su némesis en materia de videojuegos era el último nivel del ‘Donkey Kong’, al que consigue vencer solamente al final del film.

En mi caso, el juego que mayores quebraderos de cabeza me ha provocado ha sido -y agarraos que ahora reiréis- Khalaan, de 1990; a la que conquistaba una ciudad, por muchos recursos de que la dotara y por bien que tratara a sus habitantes, estos siempre se me acababan rebelando o me la acababan tomando los enemigos. Nunca pude tener más de dos ciudades en mis dominios, hasta el punto en que dejé el juego por inútil.

Pero ni ‘Khalaan’ ni, obviamente, ‘Donkey Kong’, son piedras en el camino para la gran mayoría de los jugadores, aunque sí hay unos cuantos juegos que han supuesto más que un reto para la mayoría. Es por ello que te presentamos una lista con los títulos más complicados de la historia. Son 10 juegos, o más bien dicho, 9+1, porque en el último hay sorpresa.

Cómo elegir los juegos

¿Qué criterios he aplicado a la hora de elegir cada juego que consta en esta lista? Si preguntáramos a cada jugador para hacer una lista similar, seguramente coincidiríamos en algunos títulos y divergiríamos en otros.

FIFA 18

Obviamente, no se trata de poner el ‘FIFA 18’ a máxima dificultad jugando con el Reus contra el Real Madrid o el FC Barcelona, puesto que la cosa sería muy clara, o el último Zeldade mundo abierto yendo a por el enemigo más difícil sin más armas que un cuchillo de pelar patatas.

Para la lista he exigido que la dificultad intrínseca de ciertos niveles, enemigos o modos de juego, sea de aquellas que llega hasta el paroxismo. Como marcarle un gol a Manuel Neuer después de haber regateado a Messi y haberle hecho un caño a Cristiano Ronaldo. Ni en tus mejores sueños…

1. ‘Dark Souls I, II y III’ (2011-16)

Dark Souls (2)

Muchas veces los seres humanos somos masoquistas, y los jugadores no escapamos a este tipo de tendencia. De ahí el éxito de la saga ‘Dark Souls‘; tres ARPG (‘Action-Role Playing Game’, rol con grandes dosis de acción) que han sido unánimemente alabados por la crítica y por los jugadores, precisamente por su nivel de dificultad, aunque este ha acabado pesando demasiado para algunos.

La peligrosidad de muchos de los enemigos a los cuales nos enfrentamos, sumada a una serie de tareas que deberemos llevar a cabo de forma repetitiva, hacen de cada uno de los títulos de esta saga un desquiciante desafío pensado para acabar con tu paciencia en cualquier momento. Y es que te forzará a dar lo mejor de ti para seleccionar en cada lucha y cada acción los elementos que le convengan a tu personaje, tales como armas, armaduras o herramientas.

2. ‘S.T.A.L.K.E.R. Shadow of Chernobyl’ (2007)

STALKER (2)

‘STALKER: Shadow of Chernobyl’: este cruce entre ‘survival horror’ y FPS para PC del 2007 nos metía en la famosa región ucraniana con poca protección y aún menos balas para lo que se nos venía encima.

Con mecánicas de juego como comer y dormir (y no optativamente, sino que para completarlo tenías que hacerlo sí o sí) y una resistencia limitada a la radioactividad del ambiente, este título nos ponía en un grave aprieto, ya que a la dificultad de la acción se sumaba que teníamos que ir completándola en un tiempo limitado. Algo que no se ve ni en un género ni en el otro.

3. ‘FTL: Faster Than Light’ (2012)

FTL (2)

Este juego de estrategia ambientado en el espacio, de 2012, y disponible para las tres grandes plataformas para PC (Windows, Mac y Linux) en Steam, y para iPad en la App Store, pone el nivel muy alto en los combates, de forma un solo error puede costarnos nuestra nave.

No solo los enemigos constituyen nuestro principal quebradero de cabeza, sino que lo detallado del control de nuestra nave también representa un hándicap por el alto número de operaciones que debemos llevar a cabo.

Si a eso hay que sumarle la elección de la ruta de escape para entregar una información importante a nuestra facción (¿esto no os suena de una galaxia no tan lejana?), a tener que reclutar nueva tripulación y a cuidar de quienes embarcamos, tenemos un panorama en el que no podemos descuidarnos de nada en una larga lista de quehaceres, en la que seguro vamos a dejarnos alguna cosa.

4. ‘Super Mario Bros.: the lost levels’ (1986)

Super Mario Bros (2)

A quienes les tocó recibir originalmente este videojuego fue a los japoneses, ya que tras comprobar en su mercado doméstico que se habían pasado de frenada con la dificultad de dicho título, lo cambiaron por completo para el resto del mundo, que solo pudo verlo más adelante por petición popular (nos va la marcha).

Enemigos numerosos y poderosos, acciones tan ajustadas como, por ejemplo, saltos que debían milimetrarse para no caer al vacío. Era un verdadero infierno que nos exigía centrar todos nuestros sentidos para no hacer nada que se saliera de lo marcado. Y a veces, ello resultaba un ejercicio más difícil que diseñar un motor de improbabilidad infinita.

5. ‘Ninja Gaiden’ (1988)

Ninja Gaiden

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En contra de la tendencia imperante a finales de los 80, este juego de lucha ‘hack&slash’ no consistía solamente en atacar, atacar y atacar, sino que también nos obligaba a defendernos.

La coordinación entre movimientos defensivos y de ataque, y cuando debíamos pasar de uno a otro, constituían una dificultad añadida al desarrollo de la acción, además de tener que enfrentarnos a enemigos cada vez más poderosos.

Es uno de esos juegos en los que, poniéndote en la piel del personaje, piensas: ‘Las cosas pueden ponerse peor. Por lo tanto, van a ponerse peor‘. Y aciertas.

6. ‘F-Zero’ (1990)

F-Zero

Este juego de carreras futuristas fue producto de las mentes de Sega y Nintendo trabajando conjuntamente. Y debían ser unas mentes con un cierto nivel de gusto por el sufrimiento ajeno.

Los circuitos estaban calculados para que los extras solamente pudieran ser capturados con maniobras realizadas al milímetro que, evidentemente, no eran fáciles de llevar a cabo. Las trampas que podíamos encontrarnos a lo largo y ancho de los circuitos eran inesperadas, por lo que una carrera se convertía en una auténtica pesadilla, casi una lotería en la que no sabías ni con qué número jugabas.

7. ‘Super Ghouls’n Ghosts’ (1991)

Super Ghouls'n Ghosts (2)

Este juego de plataformas de desplazamiento lateral, lanzado en 1991, tenía un nivel de dificultad normal en lo que se refiere a los enemigos y las trampas a superar, así que ¿por qué incluirlo en esta lista?

¿Habéis visto la película ‘El sexto sentido’? ¿Recordáis su eslogan? ‘Tendrás que volver a verla’. Pues en ‘Super Ghouls’n Ghosts’ tenías que volver a jugarte todo el juego solo porque a algún *%&$* de guionista se le olvidó explicar al principio que, para completarlo, tenías que estar en posesión de un brazalete mágico que te salía aleatoriamente en uno de los cofres que podías destruir durante tu recorrido.

Así que ya tienes a millones de jugadores con cara de tonto en la última pantalla, cuando ya tenían hecho un 99% del juego, y pensando ‘¿y el *%&$* este me lo dice ahora? ¿Tengo que volver a empezar y hacerlo todo sin dejarme ningún cofre?’. Pues sí, así era. Y no era fácil avanzar destruyendo todos los cofres.

Un dato curioso: al protagonista, el caballero Arturo, se le caía toda la armadura dejándolo en ropa interior si un enemigo lo tocaba. Otro toque significaba la muerte. Por si fuera poca la dificultad, perdíamos la dignidad luchando en calzoncillos…

8. ‘Battleloads’ (1991)

Battleloads (2)

Otro ‘hack&slash’ de plataformas, esta vez protagonizado por unos sapos antropomórficos con un sospechoso parecido a las famosas tortugas mutantes, bajo cuyo calor nacieron.

La cantidad de obstáculos que nos encontrábamos en el camino en unos escenarios exigentes, los enemigos que nos salían al paso procedentes de todas partes y los vehículos que nos venían en contra hacían de este un juego en el cual mantenernos concentrados para esquivarlo todo y, aun así, era difícil de narices.

9. ‘Contra’ (1987)

Contra (2)

Si tuviéramos que otorgarle la corona como el más difícil a uno, este sería, probablemente elegido de forma unánime, el juego de plataformas ‘Contra’ para NES.

Nacido originalmente en las máquinas de arcade, los europeos conocimos su ‘port’ para la NES como ‘Probotector’, ya que se cambiaron a los protagonistas humanos por robots debido a políticas sobre violencia de Nintendo.

Si bien su argumento era simple -parar una invasión alienígena a la Tierra a base de machacar a tiros todo lo que nos saliera en la pantalla-, y que contábamos con la posibilidad de jugar con dos jugadores, el número de enemigos y su grado de dificultad era tal que pasarse determinados niveles era como subir al Everest ayudado solo por un mondadientes.

Tal fue el impacto que causó la dificultad de este juego en la comunidad de jugadores que no fueron pocos los que lo acabaron dejando abandonado sin completar tras muchas horas matando alienígenas a diestro y siniestro, y que todavía hoy recuerdan con frustración el que tal vez haya sido el único juego que no han logrado completar en su vida.

9+1. ‘E.T. el extraterrestre’ (1982)

ET (4)

He dejado para el último al que ha originado la leyenda urbana (finalmente comprobada como verdadera en 2014) de que las copias invendibles del mismo fueron enterradas en 1983 en el desierto de Nuevo México. Y lo de invendibles lo digo porque el juego era malísimo, pero malo de coj… bueno, que era muy malo, vaya. No se entendía nada del ¿guión?, poca gente sabía cómo mover a ET por unos escenarios que el comentario más bonito que recibieron fue el de “pobres”, y nadie supo nunca qué debía hacer para terminarlo.

ET (3)

En resumen, que la mecánica no debía ser difícil… si alguien le hubiera pillado el truquito de cómo narices debía jugarse a aquel infumable pufo que ayudó a sellar el destino de Atari.

Algún crítico llegó a definir el juego como ET cayendo pantalla tras pantalla. Así que el último puesto se lo ha ganado por lo indescifrable de qué hacer y cómo jugar, más que por la dificultad de sus enemigos, de sus niveles o de cualquier otro elemento. Era la sorpresa que os había prometido al principio.

Conclusión

Si tras leer esta lista no os he convencido, permitidme que parafrasee a Groucho Marx: ‘Estos son mis juegos más difíciles de todos los tiempos, pero si no le gustan, seguro que puedo encontrar otros‘.

De hecho, te animamos que en los comentarios nos comentes cuál es para ti el juego más difícil al que te has enfrentado.

HACE 2 AÑOS