RANKINGS

Los 9 finales de series de TV más memorables

Tras ser fiel espectador de una serie, la peor noticia que puedes recibir es que llegue a su fin. Desde ese momento empieza una dolorosa cuenta atrás en la que cada vez son menos los momentos que puedes compartir con esos personajes que, durante tantos años, han formado parte de tu vida a través de la pequeña pantalla. El único consuelo que te queda es esperar que el capítulo final sea tan memorable que haga que haya valido la pena engancharse a la serie. Lamentablemente, eso no siempre pasa.

En MediaTrends te proponemos un ejercicio de memoria seriéfila y hemos hecho una lista con las series de TV con un final más memorable. La lista está formada mayoritariamente por series norteamericanas aunque la última te será más cercana y muy, muy conocida. Y por cierto, aunque no son series recientes e imaginamos que ya las has visto, cuidado porque hay spoilers.

Friends

El capítulo doble que puso punto final a Friends, una de las sitcom más populares de todos los tiempos fue visto por 60,45 millones de espectadores, convirtiéndose así en el cuarto capítulo final de una serie más visto de la historia de la televisión en Estados Unidos.

Las opiniones recibidas por parte tanto de la crítica como de sus seguidores después de la emisión del episodio fueron todas positivas. El final fue alabado por la crítica norteamericana por haber conseguido la mezcla perfecta entre lo humorístico y lo emocional.

En él se cierra la historia de amor interminable entre Ross (David Schwimmer) y Rachel (Jennifer Aniston) que, al fin, acaban juntos. Cuando la joven está a punto de marcharse a París a trabajar, Ross consigue llegar hasta el aeropuerto (no sin antes pasar por situaciones de lo más cómicas) para confesarle todo lo que siente por ella y pedirle que no se vaya.

Aunque Rachel en un principio sigue pensando en irse a Francia, finalmente recapacita y corre de nuevo a su casa para reencontrarse con el amor de su vida. Un topicazo que funcionó a las mil maravillas. Mientras, Monica (Courteney Cox) y Chandler (Matthew Perry) adoptan gemelos y se mudan a vivir a las afueras de la ciudad. En la última escena se ve cómo los seis amigos dejan la casa y se van a tomar un café.

Sexo en Nueva York

Otro inolvidable desenlace fue sin duda el que puso punto final a las seis temporadas de Sexo en Nueva York, aunque posteriormente se llevaron a cabo dos películas, en 2008 y 2010, que continuaban la historia. El capítulo final de la serie femenina por excelencia estaba dividido en dos partes y, sin duda, se encuentra en el ranking de finales felices de series de televisión.

En el último episodio Carrie (Sarah Jessica Parker) se muda a París junto al artista ruso Aleksandr Petrovsky (Mikhail Baryshnikov), con el que ya llevaba un tiempo de relación en Nueva York, sin la aprobación de sus amigas. Una vez allí se siente sola y desubicada y su novio no le presta la atención debida.

Después de seis temporadas de idas y venidas, Mr. Big (Chris Noth) se da cuenta de que va a perder al amor de su vida y no duda en ir a pedir consejo a las amigas de la chica, Miranda (Cynthia Nixon), Charlotte (Kristin Davis) y Samantha (Kim Catrall), quienes le dicen que vaya a buscarla hasta allí. El reencuentro de Big y Carrie en París probablemente sea uno de los momentos más esperados de la serie, ya que por fin él le confiesa que la quiere. La pareja se reconcilia y vuelven juntos a la ciudad en la que se conocieron.

Además, la ficción también tenía reservado un gran final para el resto de las chicas, en el que se observa la gran evolución experimentada por los personajes durante las seis temporadas. Mientras Miranda acaba formando una familia y cuida de Steve y Brady, Charlotte y Harry han decidido adoptar un bebé y Samantha acaba enamorandóse de su nuevo novio, Smith Jerrod. El episodio logró reunir a más de 10 millones de audiencia y se convirtió en el más visto en la historia de la serie.

Twin Peaks

Aunque para muchos Twin Peaks acaba en el momento en que se conoce el asesino de Laura Palmer, la verdad es que la serie contó con veinte capítulos más a partir del esperado descubrimiento. ABC forzó al creador de la ficción, David Lynch, a desvelar la identidad del responsable de la muerte de la joven. Aún así, el maestro Lynch logró conseguir que el episodio que cerró la serie dejase abiertas las bocas de todos sus seguidores.

En el último episodio de la serie el agente Dale Cooper (Kyle McLachlan) consigue por fin infiltrarse en la Logia Negra siguiendo la pista del agente Windom Earle (Kenneth Welsh). En el lugar al que va a parar le espera un enano rojo que, junto a unos extraños personajes, le invita a recorrer la misteriosa estancia.

El espacio está dividido en múltiples habitaciones rojas que se separan unas de otras gracias a unas cortinas del mismo color y en cada una de ellas se muestran distintas escenas completamente surrealistas y sin un sentido aparente. Cuando el policía sale de allí y vuelve a Twin Peaks, nadie se imagina lo que está a punto de descubrir a continuación: él mismo está poseído por el mismo maléfico espíritu que poseyó al padre de Laura.

Precisamente ahora, 25 años después, vuelve a la pequeña pantalla con una nueva temporada.

A dos metros bajo tierra

En el último capítulo de A dos metros bajo tierra toda la familia se reúne frente a la casa para despedir a la hija menor, Claire (Lauren Ambrose), que se marcha a vivir a Nueva York para avanzar en su carrera como fotógrafa. La joven sube al coche y emprende su viaje entre lágrimas.

En ese momento, empiezan a mostrarse una serie de flashes en forma de epílogo en los que se muestra al espectador lo que sucede en las vidas de los personajes a partir de la marcha de Claire: Ruth (Frances Conroy) monta una guardería para perros, la boda entre David (Michael C. Hall) y Keith (Mathew St. Patrick), el compromiso de la propia joven pero también vemos como les llega la muerte a cada uno de ellos hasta acabar con la de la propia Claire. Sin duda alguna, se trata de uno de los finales de series de televisión más intensos que se recuerdan.

Cheers (Versión EEUU)

El capítulo que puso fin a la inolvidable comedia protagonizada por Ted Danson se convirtió en el segundo final más visto de la historia de la televisión. El último episodio de Cheers se hizo con nada más y nada menos que cuatro premios Emmy, que se sumaron a la larga lista de galardones que la ficción acumuló tras 11 temporadas en la pequeña pantalla.

En él, Diane (Shelley Long) regresa a Boston tras ganar un premio como escritora. Está casada y tiene hijos aunque no tarda en confesarle a Sam (Danson) que no es feliz y le convence de que cierre el bar y se traslade con ella a California.

La noticia no sienta muy bien a sus amigos, aunque finalmente ambos se dan cuenta de que están cometiendo un error. Cuando Sam regresa con su verdadero amor, el bar, allí están todos y tienen una conmovedora charla en la que se confiesan lo importantes que son los unos para los otros. En la última escena, Sam niega la entrada a un cliente de última hora: “Lo siento, estamos cerrados”. Y apaga la luz.

The Wire

El último episodio de The Wire cerró la que se considera como una de las mejores series de la historia de la televisión y, como ha pasado en muchas otras ocasiones, dejó a un gran número de seguidores con mal sabor de boca. Sin embargo, esta creación de David Simon no deja de ser una muy buena serie.

Cuando Carcetti (Aidan Gillen) descubre que los agentes Lester Freemon (Clarke Peters) y Jimmy McNulty (Dominic West) se han inventado la existencia del asesino de la cinta roja, ambos son expulsados del cuerpo inmediatamente.

El objetivo de los policías es que el alcalde, que había iniciado una serie de recortes en la policía, vuelva a garantizarles una escucha que les permita atrapar al mayor delincuente de la ciudad, el narcotraficante Marlo Stainfield (Jamie Hector).

Sin embargo, una vez que han conseguido atraparle, el criminal llega a un acuerdo con la policía consistente en delatar a los grandes narcos de Baltimore a cambio de su libertad y de entrar en el programa de protección de testigos. En definitiva, tanto el policía como el criminal se quedan finalmente en la calle.

Perdidos

El doble episodio que puso fin a Perdidos, tras seis temporadas de enigma y misterio se convirtió en uno de los capítulos más esperados de la serie. En él se alternan las escenas del presente en la isla con los conocidos flashsideways, en los que los personajes de la serie se reencuentran para por fin darse cuenta de quiénes son realmente y de lo que vivieron juntos gracias a una especie de purgatorio al que todos han llegado después de su muerte y que se creó tras el incidente que cerró la quinta temporada.

Desmond (Henry Ian Cusick) llega hasta el corazón de la isla y libera toda su energía, lo que permite a Jack (Matthew Fox) acabar con el Humo Negro (que ahora ha dejado de ser inmortal) para después volver a encerrarla. Sin embargo, tras ser herido de muerte por su enemigo, el médico cede el testigo de protector de la isla a su querido amigo Hurley (Jorge García), quien cuenta con el apoyo de Benjamin Linus (Michael Emerson) como número dos.

Mientras, Lapidus, Kate, Sawyer, Claire, Miles y Richard Alpert consiguen poner en marcha el segundo avión que se estrelló en la isla y salen de allí para siempre. Jack, por su parte, acaba siendo testigo de la salvación de sus amigos justo antes de morir.

Los Soprano

Nunca ha habido un final televisivo que haya provocado tanta controversia como el que causó en su día Los Soprano en Estados Unidos (aunque Lost le siguió muy de cerca). De hecho, han pasado años y todavía no ha sido aclarado si Tony Soprano (James Gandolfini) fue asesinado o si su historia sencillamente nunca se dio por terminada y por eso se optó por acabar la serie con un simple fondo negro.

El episodio final de la exitosa serie de HBO narra como Tony Soprano llega hasta el restaurante familiar donde espera reunirse con su mujer, Carmela (Edie Falco), y sus dos hijos, A.J. (Robert Iler) y Meadow (Jamie-Lynn Sigler). Primero llega su esposa y después su hijo, que entra justo a la vez que un hombre desconocido que se dirige hasta la barra y no deja de observarle en la distancia.

En cuestión de segundos, el misterioso hombre se dirige al baño justo en el momento en que Meadow entra por la puerta. Tony parece que dirige la mirada hacia la entrada. Pero lo próximo que sigue es un fondo negro durante varios segundos.

Los Serrano

Los Serrano fue una producción de Globomedia que se emitió en Telecinco durante ocho temporadas de abril de 2003 a julio de 2008. La serie narra el día a día de la familia Serrano, una familia madrileña que regenta una taberna en la ciudad.

En los Serrano, Diego (Antonio Resines) es un viudo padre de tres hijos: Marcos (Fran Perea), Guille (Víctor Elías) y Curro (Jorge Jurado) que rehace su vida con su primer amor: Lucía (Belén Rueda), una mujer separada con dos niñas, Eva (Verónica Sánchez) y Teté (Natalia Sánchez). La familia numerosa se enfrenta a todo tipo de enredos, incluido el amor adolescente entre los hijos del nuevo matrimonio.

El final inesperado e incluso absurdo hace que la serie permanezca en la memoria de muchos españoles. En el último capítulo se descubre que toda la serie es un sueño de Diego Serrano el día después de su boda por lo que  la muerte de Lucía nunca sucedió.

Lo cierto es que Los Serrano, lo queramos o no, está en el ideario general español. Ya sea, para unos, porque pasaron buenos momentos con las aventuras de la familia Serrano durante sus casi 150 capítulos y sus tramas absurdas o, para otros, por el final que tanto dio que hablar a los más fans de la serie.

HACE 2 AÑOS