RANKINGS

Los 7 mejores videojuegos franquiciados de la historia de Disney

Hubo un tiempo donde Disney podía presumir de ser una de las editoras más populares del planeta. Cada nueva película se transformaba inmediatamente en franquicia y, junto a ella, se lanzaba su respectivo videojuego, en todas las plataformas posibles. Pero lo bueno no dura eternamente y la californiana factoría de los sueños terminó por tomar distancia con la industria del videojuego.

Ya hablamos largo y tendido de los diferentes modelos de negocio a los que se vieron sometidas las principales empresas matrices pero hay algo que no contamos: su renacimiento. El lanzamiento de ‘Cars 3’ se antoja la vuelta al mejor Disney Interactive Studios, un juego desarrollado por Avalanche Software que desembarcará en todas las plataformas de juego actuales.

‘Cars 3’ es, en cierta medida, esa gran promesa que puede devolver el relumbre de antaño a una marca que se transformó, mediante carisma y diseño inteligente. Pequeños y sencillos plataformas en objetos de culto muy cotizados hoy día. Veamos por qué; recordemos sus mejores interacciones con el medio a través de una pequeña ruta por las distintas consolas de cada época.

‘Ducktales’ (Nintendo Entertainment System, 1989)

‘Ducktales’ ha vivido distintas versiones pero ninguna tan lúcida como la original, lanzada en NES en 1989. Bajo el paraguas conceptual de Capcom, el dichoso Tío Gilito se convierte ahora en un Megaman que debe explorar los confines del planeta para hacerse con las mejores reliquias —incluso ascender hasta una base lunar donde se está llevando a cabo un proyecto de explotación minera—.

Una combinación idílica entre música, ritmo, mecánicas, dificultad —brincamos apoyándonos con el bastón— y un equilibrio técnico casi prodigioso que se convirtió en una poderosa influencia entre decenas de juegos de plataformas posteriores. Si Disney nació en 1923 con el afán de contar historias, este juego supone la complicación temprana de una buena narración a través de sus diferentes registros jugables.

‘Disney’s Aladdin’ (Sega MegaDrive, 1993)

Y si ‘Ducktales’ está considerado un clásico dentro de NES, Aladdin hizo lo propio con MegaDrive, quizá su versión mejor balanceada. La alfombra mágica del Sultán de Ágrabah nos lo pone fácil en plataformas que tienen poco de sencillo. Aunque la versión de SNES es esencialmente idéntica, en lo visual SEGA supo ganarle la partida.

Editado por Traveller’s Tale, si tienes la oportunidad no dejes escapar este objeto imperecedero: aún hoy sabe retar y enganchar a recoger lámparas por todo el escenario —algunos bendecidos por una verticalidad que en aquellos días no era común—.

‘El Rey León’ (SNES, 1994)

¿Quién no conoce ‘El Rey León’? Es imposible haber vivido ajeno a la vorágine que supuso en España el estreno de esta cinta en clave musical con pieza central de Elton John.

El juego, por su parte, fue un muy resuelto ejemplo de ‘platformer’ en dos dimensiones donde manejamos a Simba en su periplo desde la infancia hasta la edad adulta, lanzando arañazos a todas las hienas que nos plantan cara, incluido nuestro propio tío, Scar, más hiena que ninguno.

Más sencillo de jugar que ‘La Sirenita’ de 1991 —y mucho más atractivo visualmente—, en ‘The Lion King’ podíamos hasta jugar como Timón y Pumba en los niveles de bonificación. A quién no le apetecería ser Pumba. Algunos años después, con el salto generacional, llegaría Lion King II: Simba’s Mighty Adventure, bajo la misma premisa pero bajo ese prisma tridimensional que lo impregnó todo hacia el final de década.

‘Disney’s Hercules’ (PSX, 1997)

En este punto quizá debería estar hablando de ‘Mickey’s Wild Adventure’, la adaptación de MickeyManía de Sega Genesis y Super Nintendo que llegaría dos años después a la exitosa consola de Sony PlayStation 1, un viaje por los distintos cortos y mediometrajes míticos de la casa de Mickey, desde aquel ‘Steamboat Willie’ hasta el enigmático ‘The Prince and the Pauper’.

Pero no puedo ignorar lo que reclama mi corazón. Si tuviste aquella Demo 1 europea de PSX seguramente recuerdes este ‘Hercules’ que combinaba acción bidimensional con carreras tridimensionales trufadas de objetos que coleccionar.

Exigente en el nivel principiante, demencial en el nivel de dificultad Hercúleo, este ‘Hercules’ da lo que promete, un viaje por los distintos enclaves de la cinta de animación, donde nos enfrentamos a enemigos icónicos como Nessus el Centauro, combatimos arpías a golpe de rayo, cortamos las distintas cabezas de Hidra, o ponemos a la feísima Gorgona frente al espejo. No hacía falta sentir simpatía por la película: este juego sabía desenvolverse sobre el terreno plástico y mecánico como pocos. Breve pero concentrado.

‘Kingdom Hearts’ (Playstation 2, 2002)

Square Enix, la dueña de la franquicia ‘Final Fantasy’, aglutinó dos universos en uno, creando un juego de rol de corte clásico apoyado por la gran D. Dicho de otra forma: un JRPG donde el pato Donald y Goofy son tan estrellas como Sora, Riku y Kairi, la ‘prota’ y los dos mejores amigos de esta historia.

Con un presupuesto de altos vuelos y bajo el auspicio de actores como David Gallagher, Jesse McCartney o Hayden Panettiere, miles de niños grabaron en sus retinas —y tostaron en los lectores de PlayStation 2— esta soñadora aventura que lleva al jugador a enclaves tan populares como el Coliseo del Olimpo de Hércules o la Agrabah de Aladín.

Con la tercera entrega confirmada y todas sus diferentes adaptaciones convertidas en remake de alto calibre, ahora es el mejor momento de retomar esta saga y plantar cara a la organización Xehanort.

‘Epic Mickey 2’: el retorno de dos héroes (Wii U, 2012)

Ya va siendo hora de reivindicar este maravilloso plataformas con un trasfondo tan oscuro como ‘Medievil’ pero una estética tan luminosa como ‘Super Mario 64’.

‘Epic Mickey’ destacó especialmente por ser una alternativa a la filosofía de Nintendo —de ‘Super Mario Sunshine’ para más señas— para aquellas plataformas que no pudieron disfrutarlo. En él se reintroduce un personaje clásico, Oswaldo, el conejo afortunado, y nuestra misión es arreglar el mundo gris a través de nuestro pincel mágico. Este pincel es el nexo de unión de los distintos mundos y ayuda a activar la maquinaria y los puzles de cada nivel.

La segunda entrega, vapuleada por la crítica, supuso la despedida formal de Warren Spector —padre de ‘Wing Commander’, ‘Thief’, ‘Deus Ex’ o ‘System Shock’, consideradas hoy piezas de culto— del mundo del videojuego comercial. Aquí se volcaron mecánicas descartadas de su primera parte y se explora aún más las propiedades del pincel y las particularidades de cada personaje (Mickey y Oswald).

Un título con aroma a Disney, con un sistema de moralidad similar a ‘Infamous’ y con un rendimiento en Wii U especialmente lúcido gracias a su panel táctil y pudiendo jugar a dúo con otro usuario. Hora de pintar el mundo.

‘Castle of Illusion starring Mickey Mouse’ (Android, 2014)

Si bien el original fue responsabilidad de Sega (AM7), lanzado en 1990 para Sega Mega Drive, Master System y Game Gear, en 2013 se revisó este clásico por parte de Sega Studios Australia, demostrando que algunas obras no pasan de moda. De hecho, la saga Illusion es considerada una de las más queridas entre los devotos de las máquinas de Sega.

¿Y por qué remarcar aquí la versión de Android? Sencillo: se ve espectacular y se juega mejor. Está muy bien optimizado y es una fenomenal toma de contacto para que los más peques de la casa se lo instalen en la tablet o móvil y descubran aquella magia tan única.

Disney-videojuegos-franquiciados-mediatrends

Porque a Disney puede reprochársele algunas decisiones, podríamos señalar cómo franquicias creativas de la talla de ‘Piratas del Caribe’ se han hundido en su propia inmundicia a golpe de secuela abusiva. Pero cuando se trataba de presentar nuevas ideas dentro de videojuegos, sus estudios colaboradores eran únicos. Y estos siete videojuegos bien merecen un hueco en tu corazón.

HACE 4 MESES

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario