HOW-TO

Fake news: cómo detectarlas mientras Facebook o Google siguen preparando algoritmos

Las fake news son muy poderosas. Tanto, que pueden trastornar a largo plazo nuestra capacidad de discernir entre verdad y mentira. El efecto ‘verdad ilusoria’ fue estudiado hacia finales de los años 70 y se llegó a demostrar que una mentira repetida la suficiente cantidad de veces se convertirá en verdad. Más aún, es más fácil confiar en una mentira popular que en una verdad desconocida.

Desde Internet accedemos a una cantidad de material informativo como nunca antes: a dos clicks tenemos la respuesta a prácticamente cualquier duda. Y claro, entre tanto contenido, no es difícil tragarse cualquier bulo diseñado ex profeso y más cuando se trata de alguna noticia viralizada que ha perdido el control.

Pero las fake news no son tan infalibles como nos están haciendo creer últimamente. Existen formas de combatirlas, anularlas, de perseguirlas. Y eso es justo lo que vamos a hacer. Aquí tienes una guía sobre cómo detectarlas mientras Facebook o Google siguen preparando algoritmos

Confiados por naturaleza

recomendado

Decía la doctora Danielle C. Polage que uno de los principales factores con los que discernimos entre verdad y mentira es a través de la familiaridad. Y pocas cosas más familiares que nuestros móviles, ordenadores y tablets.

¿Cómo vamos a convencer a alguien de estar leyendo una gran artimaña si la ha leído del muro de Facebook de su mejor amiga, a través de su smartphone, en un entorno seguro y habitual? El 86% de los españoles tiene dificultades para distinguir entre noticia real e inventada, según el ‘I Estudio sobre el Impacto de las Fake News en España‘. Un sesgo cognitivo en el que no estamos decidiendo, sino simplemente dejándonos llevar por lo que más cómodo hace sentir a nuestro cerebro.

Una tendencia que nació con la industria tabacalera: pruebas médicas donde se demostraba que el tabaco mejoraba la concentración entre universitarios, que reducía el estrés a mujeres embarazadas. ¡Hasta los dentistas lo recomendaban! Si todo el mundo fumaba ¿por qué iba a ser malo?

El efecto Mandela

Fake

Al otro lado de la tergiversación consciente, de la manipulación mediática a través de condicionantes y malas artes en el mercado de la publicidad, se encuentra el efecto Mandela.

Si el primero puede intentar ser bloqueado mediante leyes —como la Declaración Conjunta de 2017, desarrollada el pasado 3 de marzo—, el segundo no puede ser controlado con certeza, sólo atendido bajo los hechos.

El primer presidente de color de Sudáfrica, Nelson Mandela, falleció el 5 de diciembre del 2013 debido a los efectos de una infección respiratoria.

El efecto Mandela se refiere a un hecho sucedido a partir de 2010, donde miles de personas creyeron ver muerto a Mandela durante ese mismo año, en prisión, tras un periodo de letargo político. Estaban seguros de que su funeral fue retransmitido, lo vieron con sus propios ojos. Hasta que se transformó en un recuerdo falso.

Entonces, ¿por qué creer en esta invención? Fueron algunos medios de comunicación locales quienes especularon con este hecho y la mentira se propagó como la pólvora. Las fake news debilitan nuestra confianza: si un titular ha aparecido en portada el suficiente número de veces es bastante probable que acabemos dando por seguro lo que se dice en él. Porque es más fácil confiar que destruir esa imagen de certeza construida en torno a cualquier suceso.

Tapando la boca al mentiroso

press-1015988_1280

Las fake news han alcanzado tal magnitud que los principales actores, las redes sociales, han decidido poner de su parte en combatirlas: Twitter, por ejemplo, cuenta con su propia bandera para alertar de este tipo de sucesos. Y es que, según los investigadores Tanushree Mitra y Eric Gilbert, una cuarta parte de las noticias que aparecen en Twitter son puras invenciones.

Facebook ha querido combatirlas desde principios de año: la red social de Mark Zuckerberg ha creado un icono que alerta de noticias falsas.

Google lleva algún tiempo intentando acabar con ellas a través de algoritmos de análisis. Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, ha creado Wikitribune, ‘un periódico basado en evidencias’ con el que combatir mentiras aisladas mediante grupos de expertos.

Y es que algunas ‘fake stories’ han logrado superar en cifras de tráfico a los mejores reportajes del planeta. Una peligrosa arma en tiempos de post verdad y neolenguas, que distorsionan cualquier forma de autenticidad informativa.

5 pasos clave

detectar

No es fácil, porque requiere un esfuerzo consciente, pero las noticias fake pueden desmontarse siguiendo una serie de puntos clave. Como ya defendía la IFLA (International Federation of Library Associations and institutions), una noticia no tiene por qué ser real, aunque aparezca ‘medios serios’. Existen 5 pasos clave para distinguir una ‘fake new’ de una noticia verdadera:

VERIFICAR LA FUENTE

Existen medios que emulan a páginas reales, introduciendo alguna errata o falta de ortografía, citando a expertos inexistentes, alegando mediante tergiversaciones más o menos bien hiladas.

Si la fuente cuenta con respeto en la comunidad publica sus propios contenidos, además de formar parte de los circuitos de las agencias internacionales de noticias, puedes mantener cierta confianza. Aún así, el escepticismo sigue siendo imprescindible para dirimir hacia dónde se dirige esa noticia.

¿ESTÁ INFORMANDO O ENTRETENIENDO?

Las páginas satíricas dosifican y deforman dosis de realidad mezclándola con ficción. A veces para reírse de algún colectivo, a veces para hacerle reír, las páginas de esta categoría no tienen por meta informar, sino crear comedia, crítica social o ironizar sobre otros hechos reales.

ANALIZA TUS PROPIAS CREENCIAS

Tanto los medios satíricos como algunas personalidades públicas se aprovechan de esos sesgos cognitivos, que nos hacen vulnerables ante cierto tipo de noticias. ¿Van dirigidas hacia un público específico? Nuestras inquietudes y preocupaciones raciales, religiosas o culturales nos dejan desnudo ante cierto tipo de noticias, que usa el odio como herramienta de cambio. En estos casos hay que saber mantener la cabeza fría y analizar con perspectiva la finalidad misma de la noticia.

magazine-2248036_1280

¿CUENTA CON FINES PROMOCIONALES?

Una noticia no esconde la verdad por fea y dolorosa que sea, no la manipula ni disfraza de adjetivos que edulcoren en mayor o menor medida; un texto promocional, propagandístico o de carácter político deja en peor lugar a unas posturas sobre otras. Tal vez la fuente no esté relacionada con la marca, pero el artículo puede ser fin de un encargo con fines promocionales.

OBSERVA LA FECHA

las viejas noticias no tienen por qué mantenerse relevantes en la actualidad. La información es caduca y tal vez solo esté narrando parte de la historia, tal vez otros medios cuenten los mismos hechos desde otra perspectiva, aportando información ampliada y actualizada. El afán por salir el primero tampoco es beneficioso: las primeras historias son siempre las más imprecisas, porque sencillamente ha faltado tiempo para contrastar y verificar fuentes, pero cuentan con luz verde para ser contadas.

HACE 2 AÑOS