REVIEWS

StarCraft Remastered: puesta al día de un clásico de estrategia

Vuelve el primer ‘StarCraft de la mano de sus creadores originales: Blizzard. Esta remasterización conserva toda la esencia del juego original, pero con grandes mejoras en el apartado gráfico. O lo que es lo mismo: un título imprescindible para sus fans acérrimos. En MediaTrends lo hemos probado.

Preservando la esencia del juego original con solamente mejoras en los gráficos y la lectura de la historia gracias a modernas cinemáticas, se presenta una remasterización del primer ‘StarCraft’ que puede competir directamente contra RTSs más modernos sin que su antigüedad sea un hándicap.

Un clásico entre los clásicos

Starcraft-remastered-mediatrends

Hay juegos por los que no pasa el tiempo, y que en su versión original gusta jugarlo igual hoy que el día en el que fueron lanzados al mercado. El problema es el hardware, siempre el hardware, que no guarda la compatibilidad hacia atrás que sería deseable.

Este es el caso de ‘StarCraft’, un juego de estrategia en tiempo real que vio la luz en 1998 y que caló tan hondo que no solamente ha dado origen a toda una saga de videojuegos y numeroso merchandising, sino también a una saga de novelas y juegos de mesa.

Los creadores de ‘StarCraft’ han sabido dar origen y potenciar un universo tan atractivo como lo es el de ‘Star Wars’ para algunos, y con una legión de seguidores tan fieles como los de las famosas películas. Junto a ‘Warcraft’, ‘StarCraft’ ha sido una de las franquicias más exitosas de Blizzard, y que le ha dado fama a este estudio, el cual se ha ganado a pulso un lugar entre los grandes desde que fuera fundado a principios de la década de los noventa del siglo pasado.

Starcraft-remastered-mediatrends

Pero la voluntad de Blizzard para remasterizar este clásico no solamente pasa por contentar a toda la legión de fans que la compañía tiene jugando en sus casas a los sucesores de este título. ‘StarCraft ‘es, a día de hoy, uno de los juegos que más se juegan, con especial devoción en Corea del Sur, meca de los deportes electrónicos. Así pues, es probable que Blizzard haga el cálculo de que la versión remasterizada pueda provocar una moda de ‘StarCraft’ en los deportes electrónicos, con todos los beneficios que ello supondría para la compañía.

De momento, esta remasterización se encuentra solo en formato digital, pero no se descarta que llegue en formato físico más adelante.

Los cambios

La premisa de una remasterización es que no modifique la esencia del juego original, sino que lo traiga, sin cambios, a la actual tecnología. Hombre, solucionar algunos problemillas existentes en el juego original, y añadir peticiones ya clásicas entre la audiencia que no modifiquen en gran medida la jugabilidad, no diremos que no se haga, más bien al contrario. Y aunque va contra el espíritu de los más puristas en cuestión de remasterizaciones, es una práctica común y aceptada.

Starcraft-remastered-mediatrends

En el caso que nos ocupa, Blizzard ha respetado al máximo a su ‘StarCraft’ original, llevándolo a nuevas cotas en materia de gráficos y sonido, adaptándolo a las modernas definiciones UHD, como la 4K.

Esto no es tan simple como reescalar los gráficos para que se vean mejor. Desde el 98, el cambio en el formato de los monitores los ha llevado desde una resolución de aspecto 4:3 a una 16:9, por lo cual también se ha tenido que adaptar el juego a dicha nueva relación de aspecto. No obstante, los amantes de lo vintage podrán cambiar a una resolución inferior, con la que verán los gráficos pixelados, pero que respetan el original en todos los sentidos.

Starcraft-remastered-mediatrends

‘StarCraft: Remastered’ incluye las tres campañas que proporcionaba el juego original más la expansión ‘Brood Wars’, que podremos jugar tanto contra el ordenador, como en red local como a través de internet. Una internet que también dista mucho de ser la incipiente red que era en 1998 y a la cual tenían acceso -vía módem– pocas personas con ciertos conocimientos técnicos. Hoy es una realidad omnipresente, y a la que ya estamos conectados prácticamente por defecto en cualquier dispositivo y sin siquiera tener que pulsar un botón, mediante banda ancha, y sin necesidad de tener cualquier conocimiento técnico.

El nuevo ‘StarCraft: Remastered’ también se integra con algo que no podía existir en el 98: la app de Blizzard. Para acceder a las partidas, utilizará el sistema de amigos de la compañía y su sistema de asignación de partidas. Blizzard incluso nos ofrece la posibilidad de almacenar partidas en la nube para poder recuperarlas allí donde estemos sin importar que no sea con nuestro ordenador, solamente necesitando nuestra cuenta.

Starcraft-remastered-mediatrends

La banda sonora también ha recibido mejoras, y no solo en el apartado de calidad, sino también con algunos retoques que la ponen al día. Lo mismo se ha hecho con las cinemáticas que podemos disfrutar entre actos y los diálogos.

Así, por ejemplo, se sustituyen muchos de los cuadros de texto que nos informaban de nuestra misión en el juego original por animaciones que ocurren dentro de la nave que nos lleva a nuestro destino. Igualmente, tendremos cinemáticas que nos narran eventos importantes en el universo y la historia de ‘StarCraft’, lo cual ampliará enormemente el punto de vista del jugador respecto al título original del 98.

La esencia de ‘StarCraft’

Starcraft-remastered-mediatrends

‘StarCraft’ es un juego de estrategia en tiempo real que hizo furor en su momento sobre todo por su sistema de juego. Este es un punto que no se ha cambiado en absoluto: Blizzard es consciente de que si el modo de juego fue el motor de éxito del ‘StarCraft’ original, también lo va a ser en esta nueva remasterización.

El argumento se basa en el enfrentamiento entre tres razas alienígenas: la confederación Terran (humanos), los belicosos y técnicamente avanzados Protoss, y los insectoides Zerg, una raza de alienígenas carnívoros que esperan poner a los Terran y los Protoss en su menú. Dicho enfrentamiento se produce en el sector Koprulu de la Vía Láctea en el siglo XXV.

Starcraft-remastered-mediatrends

El ‘StarCraft’ original fue innovador en su momento, sentando las bases de lo que serían los elementos indispensables para los juegos de estrategia en tiempo real del futuro: facciones (en el caso que nos ocupa, razas) diferentes cada una con sus particularidades, tecnologías y unidades.

No obstante, Blizzard equilibró las distintas razas para que ninguna fuera superior de forma absoluta a las demás, así que los jugadores deben desarrollar una táctica que explote los puntos fuertes de la raza que utilizan, y buscar los puntos débiles de la raza de su rival.

Así, los Zerg construyen unidades muy rápidamente, pero estas son débiles, mientras que los Protoss disponen de unidades muy poderosas pero costosas y de lenta construcción. Destruir la fuerza Protoss sin muchas pérdidas puede suponer una oportunidad para un jugador Zerg de atacar las bases de su enemigo sin apenas resistencia.

Las bases se desarrollan a partir de estructuras sobre el terreno, estructuras que son edificios de diverso tipo y funcionalidad, y también de características diferentes para cada tipo de raza distinta.

Starcraft-remastered-mediatrends

Para todo esto, tanto para construir edificios como para desarrollar unidades, necesitaremos lidiar con la recolección de recursos sobre el terreno, tanto minerales como gas. La lucha, pues, también se decantará por el dominio de las fuentes de dichos materiales, ya que privar al enemigo de ellas le privará construir edificios y producir unidades para defenderse.

Si bien muchos autores remontan estas esencias a ‘StarCraft’, en mi opinión, este juego bebe a su vez de ‘Dune II’, en el cual ya vemos, a un nivel más básico (dicho juego es de 1992) las citadas características.

Starcraft-remastered-mediatrends

La esencia del juego se ha mantenido hasta el punto de tener a nuestra disposición el que sea tal vez el mapa más famoso de todo el universo ‘StarCraft’ a lo largo de su historia: El templo perdido. Este es un mapa en el que un continente central aloja cuatro bases, y con unas extensiones en forma de islas en dos esquinas opuestas del mapa.

Por su configuración, daba lugar a un rápido progreso en la construcción y producción de unidades de los contendientes en liza, lo cual a su vez desembocaba en una dura batalla por el control del centro del mapa.

Starcraft-remastered-mediatrends

La facilidad para llegar a la base enemiga dotaba a los estrategas de la capacidad de llevar a cabo golpes de mano, así como las zonas insulares escondidas permitían mover fichas para asegurar la supervivencia de algunas unidades para remontar una situación dada por perdida de antemano.

Conclusión

No importa que hayas jugado o no a ‘StarCraft ‘alguna vez; si lo has hecho, esta edición remasterizada te permitirá disfrutarlo en tus actuales ordenadores, mientras que si no lo habías jugado nunca, es una buena oportunidad para descubrir un clásico por el que el tiempo no pasa. Porque esta es una de las grandes ventajas de ‘StarCraft’: con los años, y al igual que los buenos vinos, no envejece, sino que se hace más interesante.

El haber sentado las bases de los RTSs modernos le confiere a este juego, y pese a los 20 años de historia que arrastra, de una intemporalidad que, con la mejora de los gráficos para ponerlos a la altura de los desarrollos actuales, le permite ser hoy tan atractivo para cualquier usuario como en 1998 y estar a la altura de cualquier juego moderno.

HACE 3 MESES

 

¿Tienes algo que añadir a esta historia? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario