REVIEWS

Los 6 mejores juegos de Dragon Ball

Si existe una saga que ha contado con reinterpretaciones, OVAs, revisiones en clave futurista, cómics tributarios, un montón de películas domésticas y una cantidad ídem de videojuegos, esa es ‘Dragon Ball’, una de las series de animación de nuestra infancia. ¿Estás seguro que conoces todos los juegos que existen? Solo hay que fijarse en el nuevo ‘Dragon Ball Fighter Z’, uno de los juegos más ansiados, cortesía de Arc System Works, donde se promete esa realidad que siempre soñamos: luchar con nuestros personajes favoritos de forma fluida, disfrutando de cada elemento y sobre un escenario que parezca una traslación literal de los comics de Akira Toriyama.

Cómo lo vivimos en España

Entre ‘Doraemons’ y ‘Caballeros del Zodiaco’, la fama de ‘Bola de Drac’ fue tremenda, arrastró generaciones enteras. Un fenómeno imparable. Quién no va a rendirse a los pies del simpático Goku, el pequeño guerrero que iba a ser un mono de cuerpo completo, como tributo a ciertos mitos japoneses, y acabó siendo un niño namekiano con asombrosos poderes para resultar más accesible entre el público occidental.

Aunque, puestos a contar secretos, el aspecto de los super saiyans tiene trampa: Toriyama decidió hacerlos rubios para ahorrar trabajo de entintado a los asistentes. Porque, tras unos meses de tibia aceptación, el éxito de la serie creció y, con ello, el ritmo de publicaciones.

Pero mejor dejemos el anecdotario a un lado y recordemos cómo lo vivimos en España. Fue a través de ‘Dragon Ball Z: Chō Saiya Densetsu’, el juego de Super NES lanzado en 1992, que apostaba por una complicada mecánica de cartas —algo que se seguiría explotando hasta ‘Harukanaru Densetsu’ (2007, Nintendo DS)—, pero un aspecto estético de lo más apetecible. La prensa española se hizo eco de la producción y el deseo corrió como la pólvora.

Mientras que medio mundo apostaba por émulos de ‘Street Fighter’, los chavales españoles encontraron entre folletos de Bandai un juego atractivo y desenfadado, que marcaría el punto de partida en la importación masiva de juegos japoneses.

Cromos y cómics hicieron el resto, mientras televisiones locales como TV3 alimentaban a los chavales con los mejores animes del mercado para rellenar cuota de televisión infantil, hasta llegar a las mañanas de Antena 3, en ese espacio denominado Club Megatrix.

Dragon Ball Z – Buyū Retsuden

Es posible que aquel juego, por su condición pionera, no llegase a muchas de las SNES españolas. En ese caso tal vez recuerdes otra joya, único videojuego de lucha de Bandai lanzado para Megadrive, en 1994. Conocido aquí como ‘Dragon Ball Z: L’Appel Du Destin’, tal y como su edición de distribución francesa, este juego estaba enfocado hacia la lucha y se encuadraría entre el final de la saga de Freezer hasta el final de la saga de Cell, cuando alcanza su forma final.

Y así se traduce: podemos usar a todos los personajes icónicos (Goku, Gohan, Vegeta, Trunks) más los emblemáticos rivales de estas dos series. Un buen juego de lucha dentro de la franquicia que hereda los mecanismos de los ‘Super Budoten’, pudiendo luchar tanto en el aire como el suelo dependiendo del botón que usemos.

Dragon Ball Z: Hyper Dimension

Y ahora vayamos hacia el último juego de ‘Dragon Ball’ lanzado dentro de SNES, también publicado por Bandai. ‘Hyper Dimension’ llegó a nuestras tierras hacia finales de febrero de 1997, cuando otras consolas como PlayStation empezaban a hacer ruido.

Podríamos considerar este ejemplar un clon audaz de ‘Fatal Fury 2’, basándose en la lucha lateral, con agarres y golpes especiales. Aunque el aroma era eminentemente japonés, además del modo arcade y versus podíamos jugar un torneo en el que seguíamos una cronología más o menos marcada. Ya se sabe lo que dicen de ‘Dragon Ball’: lo que importa es estar unidos.

Dragon Ball Z: Budokai 3

Nueva generación, nuevos gráficos, nueva perspectiva: en 2002, Atari lanzaba el que muchos consideramos mejor juego de lucha de toda la historia de esta franquicia —con permiso de lo que está por venir—.

Muchos consideran este juego algo menor por culpa de la saga Tenkaichi, especialmente la tercera entrega, la cual contaba con una inmensa plantilla de luchadores entre los que se encontraban distintas transformaciones y bestias menores salidas de las películas como ’Estalla el duelo’, ‘Los guerreros de plata’ o ‘Fusión’.

Bien: cantidad no es mejor que calidad. ‘Budokai 3’ aglutina los mejores elementos de la fórmula, corrigiendo el enfoque de cámara, el estilo de juego a pantalla dividida, unas cinemáticas limpias y unos movimientos super atronadores y visualmente impactantes. En serio, si queremos rendir tributo a la saga, este es un peaje inapelable.

Dragon Ball Z: The Legacy of Goku II

Distribuido en 2003 por Infogrames, esta sería la segunda entrega de ‘Legacy of Goku’, la perfección de la fórmula. Se trata de un action-RPG, con parámetros de evolución en el personaje pero enfocado a una estructura similar a los ‘The Legend of Zelda’.

Pasó desapercibido bajo muchos radares al ser una publicación para Game Boy Advance, pero que nadie se deje engañar por su aspecto recatado: podemos manejar hasta seis personajes y arreglar el desaguisado que dejó Freezer, ya que cronológicamente se vertebra dentro de la saga de los androides, hasta el final de Célula, aunque podemos encontrar namekianos para ayudarles en pequeñas sidequest.

Dragon Ball Advanced Adventure

Seguimos con el mercado portátil, donde la dinastía de Goku se prodigó con especial afluencia. La prestigiosa Dimps publicó en 2004 este pequeño juguete donde volvemos a la infancia de Goku hasta el enfrentamiento con el demonio Piccolo. Pero no solo jugaremos con nuestro carismático protagonista, sino que podemos vivir una historia paralela a los mandos de Krillin, y cambiar algunas dinámicas y misiones desbloqueando el listillo de Tao, su versión cyborg, Ten Shin Han… ¡incluso un perro!

Además de la rejugabilidad, los valores de este producto radican en la maestría en la que presenta diferentes situaciones. El pixel arts y los diferentes sprites se sienten muy frescos, incluso quince años después. Es un juego al que volver, retarse en el modo Survival, y disfrutarlo como el niño que alguna vez fuimos.

Dragon Ball: Origins

Aún quedan muchos ejemplos por citar. Los favoritos de toda una generación son sin lugar a dudas los dos ‘Super Gokuden’ de SNES. Otros citarán el interesante ‘Dragon Ball Online’, un MMORPG de corte clásico desarrollado por Koji Takamiya en 2010, predecesor de muchos de los conceptos argumentales de ‘Dragon Ball Xenoverse’. Y hay quien conserva un recuerdo especialmente cariñoso de ‘Dragon Ball Z: Battle of Z’, el juego de lucha lanzado en séptima generación (PS3, Xbox 360, Wii) durante 2014 y que cosechó críticas dispares.

Pero queremos cerrar con otra entrega portátil, una muy meritoria lanzada en 2008 por Game Republic y que retoma el comienzo de la serie hasta el entrenamiento contra Pilaf. Lo recuerdas, ¿verdad? El estilo de juego se basa en la interacción a través del skylus —el lápiz de la consola de Nintendo—, algo muy común en las producciones de la época. La verdadera esencia creada por Toriyama, ese espíritu rural y desenfadado, está trasladada aquí mejor que en ninguna otra entrega. No en vano contó con varias secuelas. No pierdas la oportunidad de probarlo.

HACE 2 AÑOS