RANKINGS

5 sistemas operativos alternativos que, a pesar de todo, existen

Hubo un tiempo en que comprar un ordenador personal era toda una aventura. MS-DOS, Atari TOS, AmigaOS, Mac OS, CP/M… la oferta de equipos y sus correspondientes sistemas operativos era tan amplia como en ocasiones confusa. Corrían los 80 y los primeros años de los 90, un periodo que dejó los más maravillosos recuerdos entre unos aficionados que ya peinan canas.

Actualmente el panorama se ha simplificado en extremo. Microsoft domina el segmento de consumo salvo por una Apple que mantiene una resistencia numantina, y solo en entornos profesionales se aprecia una mayor diversidad gracias a los numerosos *nix desplegados.

windows 311

La informática personal ya no es ese exótico jardín que nos obligaba a cambiar el chip cada vez que visitábamos a ese amigo con un ordenador distinto. Se ha perdido la diversidad de ataño, ese factor sorpresa que enamoró a incontables usuarios al encender su primer PC.

¿O tal vez no?

Contra viento y marea, la comunidad de desarrolladores mantiene con vida un cierto número de sistemas operativos alternativos que poco tienen que ver con las grandes plataformas que todo el mundo conoce. Algunos de ellos sin reediciones de clásicos que se resisten a morir, mientras que otros representan la evolución de antiguos conceptos ya casi olvidados.

Sea como sea, un pequeño universo de plataformas alternativas espera a los usuarios más valientes. Tal vez no sean los más bellos ni los más prácticos, pero no por ello merecen menos reconocimiento.

AmigaOS, la leyenda

amigaos

Pocos ordenadores son recordados con tanto cariño como el antiguo Amiga. Clásicos entre los clásicos, estos equipos adelantados a su tiempo tuvieron la osadía de incorporar un sistema operativo tan pionero que Microsoft tardaría años en copiar algunas de sus prestaciones más avanzadas. La muerte de Commodore todavía es llorada por muchos, pero su esencia sigue viva gracias a AmigaOS.

En contra de lo que pueda parecer, el ecosistema Amiga sigue vivito y coleando gracias a una saludable comunidad de usuarios que diseñan y montan equipos compatibles con hardware relativamente moderno. Estos ordenadores ejecutan una versión modernizada de AmigaOS desarrollada por Hyperion Entertainment, firma que asumió su continuación y que sigue lanzando actualizaciones.

Tal vez AmigaOS ya no sea el sistema operativo revolucionario que fue en su día, pero todavía tiene mucho que ofrecer. Repleto de prestaciones modernas, posee una interfaz agradable e incorpora emulación de código 680×0 para mantener compatibilidad con los programas antiguos. Su precio es de 29,95 euros.

Haiku, la resurrección de BeOS

haiku

En 1991, una pequeña compañía llamada Be Inc. lanzó BeOS, un sistema operativo tremendamente avanzado. Sus creadores pusieron especial énfasis en seducir a profesionales cuyas actividades se estaban digitalizando a gran velocidad, ofreciendo una plataforma muy optimizada y con una interfaz igualmente avanzada. Desgraciadamente BeOS desapareció como tal hace años, pero Haiku mantiene vivo su legado.

Diseñado como una interpretación gratuita y de código abierto, Haiku es un sistema operativo basado en un diseño modular que permite actualizar algunos de sus componentes críticos de forma independiente. No correrá el último Call of Duty, pero destaca por su velocidad de uso, elegante entorno de usuario y facilidad de desarrollo.

Actualmente Haiku se mantiene gracias a una pequeña pero activa comunidad de desarrolladores que mantienen vivo tanto el sistema operativo como su ecosistema de aplicaciones, con nuevas herramientas como navegadores, clientes FTP, herramientas de edición fotográfica y hasta pequeños juegos.

eComStation mantiene viva la llama de OS/2

ecomstation

Hubo un tiempo en que IBM diseñaba sus propios sistemas operativos de consumo. Uno de ellos fue el excelente OS/2, desarrollado junto a Microsoft antes de que esta última decidiera centrarse en Windows y condenara a muerte el proyecto. Pese a su desaparición allá por 2001, versiones como OS/2 Warp dejaron un muy buen sabor de boca por sus avanzadas prestaciones. eComStation es su continuación oficiosa.

Actualmente OS/2 sigue vivo gracias a Serenity Systems, que alcanzó un acuerdo de licencia con IBM y comercializa eComStation a empresas cuya actividad depende de hardware antiguo y difícil de actualizar. Hoy día eComStation se puede encontrar en máquinas de producción y cajeros automáticos, estando actualizado para soportar tecnologías ‘de último grito’ como los puertos USB.

Aunque minoritario, eComStation no es un software precisamente barato. Su precio es de 290 dólares.

SkyOS, el último mohicano

skyos

SkyOS es posiblemente uno de los sistemas operativos más peculiares que se pueden encontrar. En parte porque ha sido desarrollado desde cero por una única persona. No desciende de Linux ni utiliza código ajeno en sus componentes principales, dando fe del trabajo hercúleo de su creador, el austriaco Robert Szeleney.

El desarrollo de SkyOS quedó paralizado en enero de 2009 y desde entonces se mantiene en el limbo. A pesar de ello, es posible descargarlo desde su página oficial. Su naturaleza indie puede hacer pensar que es un SO básico, pero en realidad cuenta con soporte para características tan modernas como procesadores con múltiples núcleos e hyperthreading.

Si bien SkyOS se encuentra en punto muerto, existe un pequeño número de aplicaciones y la plataforma es bastante agradable a la vista, además de intuitiva. Toda una golosina para los aficionados a la informática con ganas de probar algo nuevo y diferente.

TempleOS, tan perturbador como único

templeos

No es fácil describir qué es TempleOS. Sistema operativo y portal a una dimensión desconocida a partes iguales, este software es obra de Terry A. Davis, un habilidoso programador amateur aquejado de esquizofrenia. Según explica Terry, un buen día Dios le encomendó construir un templo en su honor, y lo levantó en forma de un esotérico sistema operativo de 640 x 480 píxeles y 16 colores.

El desarrollo de TempleOS está claramente influenciado por el estado mental de Terry, propenso a los delirios divinos y a los ataques de paranoia. El sistema operativo posee una interfaz próxima a lo inaccesible y está repleto de extrañas referencias a las Sagradas Escrituras (el propio proceso de instalación sirve para ponernos en antecedentes), pese a lo cual no le falta de nada. Entre el software incluido se cuenta un explorador de textos, un completo sistema de hipertexto, un puñado de juegos bíblicos e incluso su propio lenguaje de programación, bautizado como HolyC.

Terry es una figura controvertida en la comunidad, y ha sido expulsado de numerosos foros por sus comentarios paranoicos, ofensivos o simplemente extraños. No hay que olvidar que el creador de TempleOS tiene profundos problemas mentales, lo cual aumenta aún más si cabe el mérito de este sistema operativo que ya acumula cerca de 15 años de desarrollo continuado.

HACE 1 AÑO