REVIEWS

¿Un pájaro, un dron o Superman? Descubre lo veloces que son los robots voladores

3 COMENTARIOS

En la naturaleza, la velocidad de vuelo puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Pero si en lugar de referirnos a un pájaro hablásemos de un dron, la rapidez dejaría de ser una cuestión de vital importancia. No obstante, esta característica es una de las que más tienen en cuenta los amantes de los robots aéreos.

La velocidad siempre ha supuesto un reto (por no decir una obsesión) para los humanos, tanto en suelo firme como en el aire. En el caso de los drones, hay cifras para todos los gustos. Algunos no podrían alcanzar a las aves rapaces, mientras que otros les darían caza sin esfuerzo.

Para poner las cartas sobre la mesa, hemos comparado la velocidad que alcanzan los modelos más populares de vehículos aéreos no tripulados con la celeridad de otros habituales del cielo: halcones, murciélagos, superhéroes y sus primos lejanos, los aviones.

Los insectos se quedan atrás

Las moscas con las que luchas día sí, día también, por el espacio de tu habitación no vuelan tan rápidamente como crees. Su aparente velocidad se debe a su pequeño tamaño y a la gran cantidad de veces que cambian de trayectoria. Pueden girar hasta 90º y volar cabeza abajo, batiendo sus alas 200 veces por segundo. Sin embargo, se mueven en realidad a unos 7 kilómetros por hora.

velocidad_3

Las libélulas se consideran los insectos más rápidos: se han observado ejemplares que superan los 50 kilómetros por hora. Aunque las moscas no tendrían ninguna posibilidad, estos otros animalillos vencerían en una carrera aérea a dos de los modelos de la marca Parrot. El dron Bebop 2, que alcanza los 40 kilómetros por hora, y el Bepop, que llega a los 46.

La velocidad de la mayoría de drones comerciales más modestos oscila entre los 25 y los 40 kilómetros por hora. Sin embargo, el popular dron Phantom 4, de la firma asiática DJI, se llevaría la medalla de oro ante los anteriores contrincantes. Puede ponerse a más de 79 kilómetros por hora, lo que le convierte en uno de los drones más rápidos del mercado.

Demasiado rápido hasta para un dron

Pero el Phantom 4 tiene un primo todavía más rápido: el flamante Inspire 2, diseñado para filmar escenas cinematográficas, acelera hasta los 93 kilómetros por hora. Quizá hayas oído que incluso puede superar los 100, pero la cifra no es verídica. La empresa admitió haberse confundido en el lanzamiento, añadiendo algún que otro cero de más.

phantom 4

Quienes no se han confundido al hacer los números han sido los ingenieros de Xiaomi. Uno de los drones salidos de su división de tecnología inteligente e imagen (YI Technology), el YI Erida, es capaz de alcanzar los 120 kilómetros por hora gracias a sus tres rotores.

Lamentablemente, este dron no saldría vencedor de competir con un contrincante más peludo y un poco feo. Pero la belleza no tiene nada que ver con la velocidad: un diminuto murciélago brasileño –el Tadarida brasiliensis– de apenas 14 gramos ha pulverizado el récord de velocidad en vuelo horizontal con 160 kilómetros por hora. Un equipo de investigadores del Instituto Max Plank estimó la cifra.

El ave más veloz

Sin embargo, quien de verdad ostenta el título de máxima velocidad en el aire del mundo animal es el halcón peregrino. Si bien es cierto que no lo hace en vuelo horizontal, llega a ponerse en 390 kilómetros por hora mientras realiza acrobacias para pescar y alimentarse.

Y en el mundo de los drones, el Racer X se lleva la palma. Este cuadricóptero no alcanza la rapidez de un halcón, pero su celeridad no es nada desdeñable: roza los 290 kilómetros por hora, según constataron los responsables de otorgarle el récord Guinness.

Según los fabricantes de la aeronave, de la Liga de Carreras de Drones, otros prototipos anteriores habían llegado incluso a incendiarse al acelerar al máximo.

Nada que hacer con helicópteros ni superhéroes

Pese a ser el más rápido entre los suyos, Racer X tiene un buen número de competidores a los que no puede derrotar, a no ser que sus creadores mejoren considerablemente su propulsión.

Los helicópteros son uno de ellos. El helicóptero híbrido X3 de la empresa Eurocopter –actualmente Airbus Helicopters– batió el récord en 2013, cuando alcanzó una velocidad máxima de 472 kilómetros por hora. La mayoría de estas aeronaves, sin embargo, no suelen superar los 400 kilómetros por hora debido a que la disposición de sus hélices podría hacerles perder la sustentación y precipitarse hacia el suelo.

Los aviones comerciales, por su parte, suelen desplazarse a una velocidad media de 1.000 kilómetros por hora, mientras que los supersónicos llegan a 1.225.

Aún queda mucho para que un dron iguale a sus primos mayores. Pero más para que alcancen la rapidez de Superman, que superaba el millón de kilómetros por hora, según han estimado científicos de la Universidad de Leicester. O para seguir los pasos del mítico Halcón Milenario, que ronda el millar de años luz por hora (casi casi la velocidad de la luz).

HACE 1 AÑO