RANKINGS

Las 10 mejores películas sobre viajes en el tiempo

La fascinación por los viajes en el tiempo es una de las constantes ineludibles de la ciencia ficción. También uno de los recursos potencialmente más peligrosos, como bien demuestran decenas de guiones que terminan derrumbándose como un castillo de naipes, hundidos bajo una montaña de paradojas que rompen la ilusión de la plausibilidad.

El hecho es que por cada película que se atreve a abordar los viajes en el tiempo, hay dos que no llegan ni a carne de DVD. Y sin embargo, son numerosos los filmes míticos alumbrados bajo la inspiración de ‘La máquina del tiempo’ de H.G. Wells. Lo curioso es que este subgénero no estalló realmente hasta la primera mitad de los años 80.

Su relativa juventud frente a otros como el de los viajes en el espacio (ahí está ‘Viaje a la Luna’, de 1902, como ejemplo) no ha impedido, sin embargo, el lanzamiento de un buen número de títulos de calidad indiscutible y que, en no pocas ocasiones, han sido reciclados por producciones posteriores.

Dicen que para conocer el futuro es necesario conocer el pasado, así que echemos la vista atrás para recordar algunas de las mejores películas del género.

Regreso al futuro

¿Puede haber otra película más indicada para abrir una lista sobre viajes en el tiempo? Es imposible. ‘Regreso al futuro’ fue una tormenta perfecta en términos cinematográficos. Dirigida por un Robert Zemeckis en estado de gracia, ‘Regreso al futuro‘ encumbró a Michael J. Fox como el adolescente eterno de los 80, apoyado en un monumental Christopher Lloyd, que, básicamente, reescribió el estereotipo del científico loco a su imagen y semejanza.

El argumento de la película nos lleva a 1985, cuando Marty McFly (Fox) se cita con su amigo el doctor Emmett Brown (Lloyd) para conocer su última creación: un DeLorean capaz de viajar en el tiempo. Todo suena a broma hasta que los terroristas libios que habían suministrado el plutonio utilizado como combustible hacen acto de presencia (¿hemos dicho ya que la película arranca en los años 80?) y McFly se ve obligado a escapar de ellos… llegando por accidente a 1955.

‘Regreso al futuro’ no solo cimentó a Fox como estrella de la gran pantalla, sino que dio lugar a dos secuelas y convirtió al desconocido DeLorean DMC-12 en un coche de coleccionista, cuando hasta entonces era objeto de burlas por su anémico motor. Un hito cinematográfico dentro y fuera del género.

Para recordar: El vestuario, el coche, las actuaciones, la monumental banda sonora. El todo.

La jetée

París ha sido devastado por la tercera guerra mundial. Los escasos supervivientes de la hecatombe se refugian bajo tierra, donde un sistema de castas separa a vencedores y prisioneros. Los primeros dirigen una civilización marchita. Los segundos son cobayas humanas enviadas al pasado en busca de posibles soluciones al desastre actual.

Considerada una de las obras más influyentes de la ciencia ficción, ‘La Jetée’ es un cortometraje de 1962, paradójicamente desconocido por el gran público.

Su extraña y, en ocasiones, perturbadora atmósfera sigue siendo igual de impactante que hace cincuenta años. Y si bien no es el filme más fácil de asimilar, su visionado es totalmente recomendable para cualquier aficionado. Una joya en riesgo de ser olvidada y que merece ser redescubierta.

Para recordar: Su extraño y creativo imaginario de tintes distópicos se ha conservado estupendamente y sirvió de base para la creación de ’12 monos’.

Looper

No es fácil asesinar a alguien en la segunda mitad del siglo XXI. Las tecnologías de etiquetado y seguimiento hacen casi imposible librarse de un cuerpo, por lo que los sindicatos criminales utilizan la prohibida tecnología del viaje en el tiempo para mandar a sus víctimas al pasado, donde son eliminados de forma segura por agentes conocidos como loopers.

La vida es una fiesta continua para Joe, un looper hedonista, amoral y seducido por el dinero fácil, cuyo universo se cae a pedazos el día en que descubre que su próxima víctima no es otro que su yo futuro. Peor aún, su yo futuro logra poner pies en polvorosa, todo ello bajo la creciente amenaza de alguna clase de ¿villano? obsesionado con acabar con todos los loopers.

Esta interesante premisa sirve de base para ‘Looper‘, película de 2012, que con un pequeño presupuesto logró amasar un importante éxito de taquilla.

Sus claves son un argumento intrigante, un reparto sólido y un universo relativamente verosímil, que ayuda a afianzar la atención del espectador en lugar de hacerle cuestionar sus muchas paradojas.

Para recordar: La fantástica caracterización de Joseph Gordon-Levitt y ver a Bruce Willis poniéndo un mínimo de interés en un papel, para variar.

Terminator

¿De verdad es necesario hacer una sinopsis de ‘Terminator‘ a estas alturas? Si bien su secuela (algunos dicen que no hubo secuelas) es considerada por muchos un producto de calidad superior, no cabe duda de que ‘Terminator’ es uno de los filmes más influyentes y visualmente arrebatadores, no del género, sino de todos los tiempos.

James Cameron se encumbró como uno de los mejores directores de acción de todos los tiempos narrando la historia de John Connor, futuro líder de la resistencia humana contra las máquinas, y el robot de infiltración T-800, enviado para matarle y encarnado por un Chuache icónico en uno de sus escasos papeles como villano.

Su demoledora banda sonora y espectaculares efectos especiales convirtieron a ‘Terminator’ en una obra cumbre, que nadie debería pasar por alto. Si aún no la has visto, no sabemos qué estás haciendo con tu vida.

Para recordar: La escena del T-800 frente al espejo, el tiroteo de la comisaría, el enorme tema principal compuesto por Brad Fiedel.

12 monos

Toma el argumento de ‘La Jetée’, traspásalo a Filadelfia, mete a dos actores como Bruce Willis y Brad Pitt y deja que un chiflado como Terry Gilliam haga una película con semejante mezcolanza. El resultado es ’12 monos’, una cautivadora película de género que, a día de hoy, sigue sorprendiendo por su enrevesado desarrollo y maravilloso diseño visual.

En el futuro de ’12 monos’, las bombas nucleares de ‘La Jetée’ han sido sustituidas por un virus letal liberado por la organización terrorista que da nombre a la película. Cole, un prisionero enviado al pasado para encontrar una cura, descubre horrorizado que la fecha de destino no es 1996 como se esperaba, sino 1990. Inmediatamente es arrestado y confinado en un hospital psiquiátrico junto a un radical obsesionado con los derechos de los animales.

’12 monos’ se convirtió al instante en una de las obras más exitosas del muy irregular Terry Gilliam, pero no se puede decir que sea muy conocida hoy en día.

Bastante más compleja que otras películas del género, no es un filme particularmente fácil de digerir. Pese a ello ha servido de inspiración a una serie de SyFy del mismo nombre, que ya va por la tercera temporada.

Para recordar: El continuo duelo entre Bruce Willis y Brad Pitt para decidir cuál de los dos hace mejor de loco.

Atrapado en el tiempo

Phil Connors (Bill Murray) es un meteorólogo de un villorrio insignificante, cuyo mayor acontecimiento es el día de la marmota. Cada 2 de febrero el animalito establece cuánto queda para la llegada del invierno. Es un día sin mayor importancia para Connors hasta que descubre que, por algún motivo, se ha quedado atrapado en el tiempo. Todos los días son el ‘día de la marmota’, pero lo que es peor: solo él parece ser consciente de la creación de este bucle.

Dirigida por Harold Ramis, leyenda viva de los años 80 y compañero de Murray en ‘Los cazafantasmas‘, Atrapado en el tiempo es una de esas películas más inteligentes de lo que deberían ser y que extrañamente mejora con cada pase. Un clásico desternillante que nunca subestima al espectador y que sorprende con una creatividad que se echa en falta en muchas producciones modernas.

Para recordar: Bill Murray aporreando el despertador una y otra vez en un acto de desesperación.

Primer

Dos ingenieros trabajan en una serie de proyectos peregrinos con los que mejorar su situación económica. Uno de estos experimentos termina con la creación accidental de una máquina del tiempo, que no tardará en ser explotada para aprovecharse del mercado bursátil. Tampoco en marear al espectador con un argumento complejo, cerebral y sumamente creativo.

Rodada con el ridículo presupuesto de 7.000 dólares, ‘Primer’ fue dirigida, producida, dirigida, guionizada y protagonizada por Shane Carruth, un tipo que ha sido descrito como ‘la descendencia ilegítima de David Lynch y James Cameron‘ y que parece sentirse más cómodo con obras de bajo presupuesto que al frente de grandes proyectos.

Se trata posiblemente una de las películas independientes de ciencia ficción más alabadas de todos los tiempos. Pero, además, es una de las pocas que tratan un asunto tan complejo como los viajes en el tiempo de forma relativamente científica. Y ya solo por eso merece estar en esta lista.

Para recordar: el estado de confusión continua que despierta en el espectador.

Donnie Darko

Decir en frío que ‘Donnie Darko’ es una película de viajes en el tiempo es un poco… arriesgado. Especialmente si no se ha visto antes. Pero sería sumamente injusto dejar fuera a esta película dirigida por Richard Kelly y protagonizada, entre otros, por Jake Gyllenhaal.

La acción transcurre en un pueblecito estadounidense. Darko, un estudiante sin oficio ni beneficio, es despertado por una terrorífica figura, que le comunica que el mundo acabará en 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos. Esa misma tarde Darko regresa a casa solo para encontrarse con que su dormitorio ha sido aplastado por el reactor de un avión. Nadie sabe de dónde vino y cómo sucedió. Y a partir de ahí empieza a formarse una madeja que no se desenredará fácilmente.

Si bien ‘Donnie Darko’ no fue un gran éxito de taquilla (y tampoco es una película para todos los públicos), la extraña imagen del conejo Frank y el buen trabajo de Gyllenhaal consiguieron convertirlo en un filme de culto.

Gyllenhaal debió de cogerle el gustillo a esto de los viajes en el tiempo, porque una década después terminaría protagonizando la entretenida ‘Código fuente’.

Para recordar: El alborotado argumento de la película. El conejo. Ese conejo.

Los cronocrímenes

La producción cinematográfica española no se caracteriza por la calidad de sus propuestas de ciencia ficción, pero ocasionalmente aparece alguna que otra joya. ‘Los cronocrímenes’ es una de esas excepciones. Además, se puede decir que esta obra impulsó la carrera de Nacho Vigalondo, así que más motivos si cabe para incluirla en nuestra lista.

El argumento de ‘Los cronocrímenes’ gira entorno a Héctor (Karra Elejalde), atacado sin motivo aparente por un hombre enmascarado armado con unas tijeras. En su huida encuentra refugio en un centro de investigación cercano, donde termina por introducirse en una máquina, que le hace retroceder una hora en el tiempo. Desde el laboratorio puede verse ahora a sí mismo. Héctor ya no es una persona, sino dos. Es necesario acabar con esta duplicidad en el espacio-tiempo, pero eso es algo más fácil de decir que de hacer…

‘Los cronocrímenes’ es una película original y sobre todo muy entretenida, apoyada en algunas actuaciones sólidas y que suple ampliamente su bajo presupuesto con grandes dosis de creatividad.

Para recordar: Su aproximación al principio de autoconsistencia de Nóvikov la incluye entre los pocos filmes que se toman en serio las implicaciones de los viajes en el tiempo.

El final de la cuenta atrás

¿Qué sucedería si un portaaviones nuclear de la clase Nimitz fuera transportado a Pearl Harbour justo antes del ataque japonés sobre la armada estadounidense? Los fans de la historia alternativa seguramente ya estarán salivando ante la idea de un enfrentamiento tan desmelenado que solo podía tener lugar en una película de los años 80.

‘El final de la cuenta atrás’ es un filme que en su momento pasó sin pena ni gloria por las salas de cine, pero que por su aventurado planteamiento y sólido desarrollo se ha convertido en un clásico de culto. Se trata de un producto muy de su época, y que sin embargo (o tal vez por ello), resulta sumamente entretenido.

Si bien hay momentos en los que el argumento hace más aguas que la flota del Pacífico (el portaaviones se tropieza con un agujero de gusano como quien encuentra una moneda de cinco céntimos), su planteamiento ultrapatriótico tiene un punto entre kitsch y entrañable, por no hablar del hecho de que fue rodada en un portaaviones real, aportando una fuerte dosis de realismo a una película con mucho más de ficción que de ciencia.

Para recordar: El enfrentamiento entre dos F-14 armados hasta los dientes y dos Mitsubishi Zero que no saben lo que se les viene encima.

HACE 2 AÑOS