Ahorra energía y dinero gracias a tus Electrodomésticos

3 COMENTARIOS

En los colegios, institutos y universidades de Estados Unidos y otros países anglosajones, no existe el suficiente, el bien, el notable o el sobresaliente. Allí ponen las notas con letras de la F, el suspenso de toda la vida, a la A, que es el equivalente al sobresaliente, y que complementan con los signos más (+) y menos (-).

Un sistema parecido se utiliza en las etiquetas de eficiencia energética de los electrodomésticos, donde la D es el aprobado raspado, lo que se supone que es el consumo de referencia, y de ahí hacia la A, se va mejorando el consumo, siendo el A+++ la mejor calificación energética posible actualmente.

A la hora de escoger un electrodoméstico es importante que lo busques con buena nota, ya que implica un menor consumo energético y por tanto un ahorro en la factura eléctrica. En muchos casos este ahorro es incluso suficiente para compensar pagar un precio mayor por dicho electrodoméstico o cambiar el viejo aparato que tenemos en casa, tal y como vamos a comprobar continuación.

 

 

¿Cómo se determina la clase energética?

Antes de ponernos a calcular consumos y ahorros, entendamos mejor cómo se determina la clase energética según se establece en la normativa europea al respecto.

Técnicamente, se calcula el Índice de Eficiencia Energética (IEE) según unos ensayos normalizados diseñados para cada tipo de electrodoméstico, que determinan el consumo en función de determinadas variables de uso, y se asigna la clase energética en función de este índice.

etiqueta energética y ahorro

Lo que ocurre es que esos ensayos son complejos y enrevesados, (vamos, que están escritos en arameo) y los resultados que ofrecen no son nada útiles. Es más fácil de entender la siguiente aproximación: para cada tipo de electrodoméstico se fija un consumo anual de referencia (la clase D), y se asigna la clase correspondiente a cada electrodoméstico en función del porcentaje de ahorro energético que supone con respecto a ese modelo de referencia.

Estos porcentajes son diferentes para cada tipo de electrodoméstico, así que vamos a centrarnos en los cuatro que más consumen en el hogar: neveras, lavadoras, secadoras y lavavajillas. Esta es la tabla resumen:

Clase Nevera Lavadora Secadoras Lavavajillas
Normativa UE 1060/2010 UE 1061/2010 EU 362/2012 UE 1059/2010
A+++ <20% <53% <28% <55%
A++ 20%-30% 53%-60% 28%-38% 55%-62%
A+ 30%-40% 60-68% 38%-49% 62%-70%
A 40%-50% 68-78% 49%-76% 70%-79%
B 50-68% 78%-88% 76%-89% 79%-89%
C 68%-86% 88%-100% 89%-100% 89%-100%
D 86%-100% >100% >100% >100%

 

Así, por ejemplo, para que un electrodoméstico sea considerado de clase A+++, debe consumir un 20% de lo que consume el mismo electrodoméstico de clase D. Es decir, que si la nevera de referencia de clase D consume 657 kWh al año de media, para que otra nevera equivalente sea considerada de clase A+++, deberá consumir menos de una quinta parte (el 20%), es decir, menos de 132 kWh.

Esto es orientativo, porque el dichoso IEE no tiene en cuenta sólo el consumo, sino que se pondera en función del tamaño de la nevera y muchas otras cosas más, lo que resulta en una fórmula más larga que un día sin pan. Todo para que la clase energética sirva como referencia para comparar dos electrodomésticos iguales y también nos hagamos una idea orientativa de la eficiencia de dicho aparato.

 

 

¿Merece la pena comprar electrodomésticos de clase A+++?

Para responder a esta pregunta, lo mejor es ver cuánto nos ahorramos en electricidad por comprar un electrodoméstico de clase A+++ o A++ en vez de uno de A+, o sustituyendo nuestro viejo electrodoméstico de clase B. Para los cálculos vamos a suponer un coste del kWh de 0,13 euros. Ten en cuenta que estos cálculos son orientativos.

 

NEVERAS

Pantallazo de 4 neveras en mediamarkt.es

Consumo anual aproximado, calculado suponiendo que el frigorífico está conectado 24 horas al día los 365 días del año (datos adaptados de IDAE).

Clase Consumo Anual Ahorro Anual comparado de un A+++ Ahorro 5 años Ahorro 15 años
A+++ 132 kWh
A++ 197 kWh 8,45 € 42,25 € 126,75 €
A+ 262 kWh 16,25 € 81,25 € 243,75 €
A 328 kWh 24,83 € 124,15 € 372,45 €
B 447 kWh 40,30 € 201,50 € 604,50 €
C 565 kWh 55,64 € 278,20 € 834,60 €
D 657 kWh 67,60 € 338,00 € 1.014,00 €

 

Ver Neveras A+++

 

 

LAVADORAS

Pantallazo de 4 lavadoras en mediamarkt.es

Consumo anual aproximado, calculado suponiendo 220 lavados anuales con una combinación de lavados a 60 y 40ºC (datos adaptados de IDAE).

Clase Consumo Anual Ahorro Anual comparado de un A+++ Ahorro 5 años Ahorro 10 años
A+++ 302 kWh
A++ 342 kWh 5,19 € 25,94 € 51,87 €
A+ 388 kWh 11,12 € 55,58 € 111,15 €
A 445 kWh 18,53 € 92,63 € 185,25 €
B 502 kWh 25,94 € 129,68 € 259,35 €
C 570 kWh 34,83 € 174,14 € 348,27 €

 

Ver Lavadoras A+++

 

 

SECADORAS

Pantallazo de 4 secadoras en mediamarkt.es

Consumo anual aproximado, calculado suponiendo que 220 lavados anuales con una combinación de lavados a 60 y 40ºC (datos adaptados de IDAE).

Clase Consumo Anual Ahorro Anual comparado de un A+++ Ahorro 5 años Ahorro 10 años
A+++ 209 kWh
A++ 236 kWh 3,46 € 17,29 € 34,58 €
A+ 266 kWh 7,41 € 37,05 € 74,10 €
A 300 kWh 11,86 € 59,28 € 118,56 €
B 338 kWh 16,80 € 83,98 € 167,96 €
C 380 kWh 22,23 € 111,15 € 222,30 €

 

Ver Secadoras A+++

 

LAVAVAJILLAS

Pantallazo de 4 lavavajillas en mediamarkt.es

Consumo anual aproximado, calculado suponiendo 160 ciclos de secado al año.

Clase Consumo Anual Ahorro Anual comparado de un A+++ Ahorro 5 años Ahorro 10 años
A+++ 271
A++ 305 4,48 € 22,39 € 44,77 €
A+ 344 9,59 € 47,97 € 95,94 €
A 389 15,35 € 76,75 € 153,50 €
B 438 21,75 € 108,73 € 217,46 €
C 492 28,78 € 143,91 € 287,82 €

Desde luego, los números hablan por sí solos. Por ejemplo, escoger una nevera de clase A+++ supone un ahorro de casi 400 euros durante sus 15 años de vida útil comparado con una de clase A, y casi 250 euros con respecto a uno de clase A+, lo que justificaría una inversión mayor al adquirirlo. Por otro lado, renovar nuestra vieja nevera de clase B por una de clase A+++ supondría ahorrar 600 euros en esos 15 años.

 

Ver Lavavajillas A+++

 

¿Qué más puedo hacer para ahorrar con mis electrodomésticos?

ahorro electrodomésticos

Además de comprar un electrodoméstico eficiente energéticamente, hay muchas cosas que puedes hacer para ahorrar electricidad con tus electrodomésticos, porque no sirve de nada tener la nevera más eficiente del mercado si luego te la dejas abierta cada dos por tres.

 

LA NEVERA

  • Evita colocar la nevera cerca de fuentes de calor, como el horno o la luz solar. También es conveniente que esté suficientemente ventilada.
  • Limpia la parte trasera de vez en cuando, el polvo acumulado en los condensadores impide que se disipe bien el calor.
  • Comprueba que la nevera está bien nivelada, para que la puerta cierre bien y no se quede entornada.
  • Evita mantener la puerta abierta innecesariamente, por ejemplo mientras bebes agua, te sirves la leche o mientras decides qué te apetece comer.
  • Nunca guardes cosas calientes en la nevera, espera a que se enfríen antes a temperatura ambiente.
  • Busca una nevera que se adapte a tus necesidades, que no está la cosa como para enfriar aire o sobras de pizza de hace una semana.

 

EL LAVAVAJILLAS

  • Huye del “caballo grande, ande o no ande”, un lavavajillas de 45cm puede ser suficiente para muchos casos, aunque tampoco asegura que se vaya a consumir menos.
  • Utilizar un programa de media carga para lavar una carga completa no es buena idea: sólo limpiará una de las dos bandejas, la otra quedará sucia. El programa automático suele ser el más adecuado.
  • Limpia los filtros con frecuencia y comprueba los niveles de sal y abrillantador.
  • Procura elegir un lavavajillas con carga variable automática: el lavado termina cuando sus sensores de suciedad detectan que el agua que pasa por el filtro ya no es sucia. Así evitarás tener que llenar el lavavajillas.
  • La temperatura ideal es de 50-65ºC para los platos de cada día, 70ºC o más (programa intensivo) para olllas, sartenes y otro menaje del hogar y menos de 50ºC para cristalería.

 

LA LAVADORA

  • A no ser que tengas una lavadora con carga variable automática, llena siempre la lavadora para aprovechar su capacidad de carga. Si eres de los que prefiere lavar cada poco porque te gusta tener toda tu ropa disponible para ver qué te pones cada mañana, escoge mejor una lavadora con menor carga o utiliza el programa de media carga.
  • Al contrario de lo que puedas pensar, el programa rápido consume más que el programa normal, ya que tiene que hacer lo mismo en menor tiempo.
  • Es más importante ajustar la cantidad de detergente que poner un programa de baja temperatura o agua fría. La lavadora seguirá lavando hasta que desaparezca el jabón, por lo que gastarás más y desgastarás la ropa innecesariamente.
  • Si vives en una zona con mucha cal, usa descalcificantes. No te olvides de limpiar el filtro de la lavadora, te sorprendería cómo afecta a su rendimiento y lo que te puede llegar a acumularse ahí.
  • Asegúrate de que la lavadora está bien nivelada. Si se mueve al centrifugar es que no lo está y estará desperdiciando energía que, en vez de girar el bombo, se estará gastando en pasear la lavadora por la cocina.

 

LA SECADORA

  • Escoge secadoras con secado por condensación, es mucho más efectivo que por ventilación. También es importante que el control sea mediante sensor de humedad, y no simplemente por temporizador.
  • Como siempre, aprovecha la capacidad de la secadora y utiliza la carga completa, pero sin llenarla demasiado.
  • No olvides usar un programa con centrifugado en la lavadora  con máximas revoluciones, ya que reducirá el trabajo de la secadora y ahorrará energía.
  • Existen también secadoras a gas, más eficientes que las eléctricas, interesantes si ya tenemos instalación de gas en casa.
  • No toda la ropa se seca igual de rápido, es mejor separarla por tejidos cuando sea posible.
  • Mantén los filtros limpios para que sea más eficiente.

 

 

 

[newsletter utm=”ahorro-electrodomesticos”]

HACE 5 AÑOS