REVIEWS

17 razones para pillarse un smartwatch ya

El auge de los dispositivos ‘wearables’, ya sabéis, complementos digitales que se puedan vestir, data de hace no demasiado. Los relojes inteligentes son de alguna forma la evolución lógica y supervitaminada del clásico reloj digital.

Son pequeños ordenadores en la muñeca que se complementan con tu smartphone con vistas a hacernos la vida digital algo más práctica. Eso sí, con las funciones justas y sin la intención de independizarte (en general) de tu smartphone, sino hacerte un poco menos subordinado de éste.

Vamos a ver por qué estos relojes ya están listos para ser disfrutados, en 17 grandes razones:

1. Cuantificarte: recoge tus datos

Cuantificación de pasos en el Moto 360

Sí, ya lo sé. No estamos hablando de cuantificadores o relojes deportivos aquí, al menos no en particular. Muchos de los relojes que salen ahora llegan con los sensores de movimiento propios de un smartphone. Giroscopio, acelerómetro y brújula nos permiten llevar un registro de nuestros movimientos.

Si no empezaste a cuantificarte, es un buen momento para ir registrando datos. Son especialmente útiles cuando ponemos en perspectiva largos periodos de tiempo, y vemos qué hábitos o periodos de tiempo están acabando con nuestro cuerpo diez.

2. Multiplataforma

Algunos de estos smartwatches son multiplataforma; es decircompatibles con, al menos, las dos plataformas principales. Es el caso de Pebble, un pequeño matón con pantalla de tinta electrónica que tiene su fuerte en el ecosistema y en la duración de la batería.

3. Notificaciones al instante

Tus muñecas están habitualmente a la vista y a mano. Es por esto que es el lugar más potente para tener acceso a las notificaciones que nos llegan a nuestro teléfono móvil. Ese e-mail que estabas esperando impacientemente no volverá a pasar desapercibido.

4. Reloj inteligente: sólo lo importante

Gear Live, el reloj inteligente de Samsung con Android Wear

Pero el último punto es un arma de doble filo, pues no podemos dejar que cada correo, WhatsApp o notificación irrelevante se haga hasta nuestras manos. Ahí entran los filtros que tenemos en muchos de los relojes inteligentes.

De hecho, la idea ya fermentada es que al reloj nos llegue sólo lo realmente relevante en cada momento. Google Now hace en los relojes con Android Wear un buen trabajo. Desde enseñarnos qué tiempo hace a decirnos dónde hemos aparcado el coche y sin tener ni siquiera que tocarlo.

5. Elige el tuyo

Si bien todavía no hay una cantidad abrumadora como sí ocurre en el terreno del smartphone, podemos apuntar hacia unas posibilidades por funciones bastante líquidas. Entre el reloj inteligente y las pulseras cuantificadoras se encuentran las smartbands, de formato algo más reducido, con muchas de estas funciones e incluso capacidades de medición del pulso. Las diferencias son básicamente su forma y usos.

Aquí encontramos algunos modelos presentados este año y que han amortiguado bastante su precio. Por ejemplo, la Gear Fit de Samsung o la Smartband Talk de LG.

6. Factor precio

Este sector está ahora en plena ebullición y los fabricantes luchan por hacerse con el tirón inicial con sus relojes inteligentes. Los más grandes ya van hacia el segundo o tercer modelo, por lo que podemos comprar el penúltimo a precios más que razonables. Por ejemplo, el Gear 2 Neo lleva unos seis meses en el mercado y ya puedes encontrarlo aproximadamente a la mitad de su precio de lanzamiento.

7. El compañero perfecto de los phablets

Un smartwatch hace mucho más que enseñar la hora. Si desterraste tu reloj cuando te hiciste habitual de un teléfono móvil, te alegrará saber que ya no tendrás que sacarlo tanto. Es cierto que mirar la hora en teléfonos que rondan las seis pulgadas puede llegar a cansar, por muchos beneficios que nos puedan dar estos en información mostrada o duración de la batería.

8. Porque cargarlo ya no es un engorro, aunque lo sea

cable-triple-samsung

Lo sé, cargar el móvil ya es lo suficientemente duro. Menudo engorro tener ahora que cargar otro dispositivo periódicamente. Y es que la autonomía de estos cacharros no se acerca a la de los pilas de botón en los relojes convencionales. Ni a su sombra, siquiera.

Para ello los fabricantes empiezan a introducir nuevas tecnologías como las bases de carga inalámbrica que vemos en el Moto 360. Pero no todas las ideas requieren compatibilidades. Samsung presentó al mercado su nuevo cable USB-micro USB múltiple, que reparte hasta 2 amperios de corriente entre los dispositivos conectados.

9. La tecnología está ahí

Los modelos de reloj inteligente más recientes vienen cargados de posibilidades y algunos como los Android Wear están siendo actualizados a versiones de software más potentes. Hacerte con uno de estos pequeños dispositivos ya no conforma tantos riesgos como hace el año pasado y el anterior, cuando se desveló el concepto.

Simplemente puedes elegir modelo por el tipo de enfoque que más se adapte a ti. Ya puede ser más deportivo como el recién llegado de Sony, o algo más serio como el modelo de Motorola.

10. Olvídate del móvil

El Gear S es la última novedad de la casa Samsung. En él hay espacio para una tarjeta SIM, por lo que tenemos conexión de datos a través de 3G y nos podemos dejar el teléfono perfectamente olvidado.

11. Elegante, funcional, autónomo

Pebble steel en aluminio, negro y correa de cuero

Los hay que han optado por un aspecto más modernizado, pero también otros que se quedan en algo más clásico y elegante. Diseños como el Pebble Steel, Moto 360 e incluso el G Watch R nos llaman y mucho la atención en cuanto a diseño.

12. OK Google, ahórrame tiempo

Los Android Wear llevan incorporado un micrófono, de forma que podemos hablarle directamente al reloj. El comando es famoso, se llama OK Google y nos permite hacer búsquedas desde el propio reloj. De esta forma, no tendremos que pararnos a buscar esa cosa concreta que necesitamos saber.

13. Controla tu música

Sony Smartwatch 3 controlando la música en Android
El reloj inteligente no es solo una ventana a todo lo que nos llega desde nuestro smartphone, también podemos interactuar con él. Una de las cosas más útiles es poder saltarnos esa canción que no nos apetece sin tener que sacar el teléfono del bolsillo, desbloquearlo…

14. Cámara espía

Si por alguna razón que nosotros no alcanzamos a comprender te vienen interesando estos conceptos de película de los 90s desde que eras niño, estás de enhorabuena. No podía ser otro que Samsung, quien cuenta con cámara de fotos en algunos de sus modelos, como el Samsung Gear y Gear 2.

15. Lúcete un poco

El Sony Smartwatch es resistente al agua
Cuando aterrizó el smartphone, o el tablet, el raro era quien tenía uno. Años después, raro es el que no tiene un par de pantallas extra en su casa. Si quieres presumir de novedad y que todos te pregunten por esa cosa con luces que llevas en la muñeca, no sé a qué esperas.

16. Con tus correas de siempre

Es posible que ya tengas algún que otro reloj decente por casa. O que simplemente quieras tener acceso a una mayor variedad de complementos. Algunos de los smartwatches presentados son compatibles con las correas estándar de 22 milímetros, para que puedas ponerle la que quieras.

17. Cambia de reloj a diario

Selección de estilo en el LG G Watch R
Los relojes inteligentes no llevan unas manecillas determinadas y un estilo concreto: ¡son píxels! Podemos cambiarle la cara cada día, suelen venir con unas cuantas por defecto, y podemos instalarle más. Nunca te aburras de él. ¿Y tú? ¿Ya has decidido cuál será tu próximo reloj inteligente?

 

HACE 5 AÑOS