¿Cuánto finges tu felicidad en Facebook?

Estás de bajón, triste, decaído… Decides pasar el rato husmeando vidas ajenas en alguna red social.

Sin saber cómo ni por qué, acabas recorriendo las fotos de Facebook de Luis, tu compañero de pupitre en el colegio, al que no ves desde hace más de 20 años. Y te das cuenta que, como muchos otros, no hace nada, absolutamente nada, sin dejarlo documentado: desde la cara con la que se despierta, qué desayuna, su itinerario al trabajo, el bistec con patatas fritas que se come, sus compañeros de running, sus fines de semana de desmadre, sus idílicas vacaciones o la tía buena de su mujer…. En definitiva, esa gran felicidad que todo el mundo parece sentir en su perfil de Facebook.

Pero, ¿qué pasaría si, de repente, descubrieras que esas fotos maravillosas que cuelga tu compi de colegio son, simplemente, una invención? ¿Que ese matrimonio, que parece tan unido y que cuelga fotos que te dan tanta envidia, en realidad estuviera a punto de separarse? ¿Y si las recurrentes fotos de qué come no son para ponerte celoso, sino porque cada día come solo, porque ninguno de sus compañeros le soporta?

Eso es lo que se cuestiona el cortometraje “What’s on your mind?” (el famoso “¿Qué estás pensando?”que te pregunta Facebook), presentado en el pasado Festival de Cannes.

 

Cuanto más redes, más infelicidad

En Facebook las emociones importan. Y mucho. De hecho, en 2012, la propia compañía realizó un experimento con 689.003 usuarios elegidos de forma aleatoria (sin su consentimiento) sobre cómo se contagiaban las emociones entre los usuarios y sus contactos.

El resultado fue arrollador: las emociones son contagiosas cuando se expresan en Facebook. Si entramos más en detalle, el estudio desvela cómo la publicación de un estado o post positivo genera un 1,75% más de comentarios positivos entre los contactos del autor, mientras que las actualizaciones pesimistas incrementan un 1,29% los comentarios negativos en su muro.

Chica señala con el dedo al ordenador

 

Aún hay más. Un estudio realizado por la Universidad de Michigan (UM), ha determinado que, pese que en un inicio las redes hacen a las personas más felices, a la larga las hacen sentirse peor consigo mismas. 

 

La envidia: motivo principal de la insatisfacción en las redes

Según un estudio de dos universidades alemanas concluye que ser testigo de las fantásticas vacaciones, vidas o éxitos laborales de otros puede provocar enfado, sensación de soledad, envidia y frustración, al comparar lo que vemos con nuestra propia realidad.

Las fotos de las vacaciones constituyen el elemento que genera más resentimiento. Y hay más: la envidia influye tanto que, incluso, ha llegado a ser el motivo del cierre de cuentas, así como la reducción de tiempo de conexión.

Pareja haciéndose una foto en Londres

Tú no permitas que nada empañe tus días. Y si en algún momento te sientes de bajón, como no podemos ir donde estás y darte una colleja para espabilarte (que es lo que te merecerías en ese momento), te proponemos cualquiera de estos libros. No te cambiarán la vida, pero seguro que, después de leerlos, ¡lo ves todo un poquillo mejor!

 

Ver Libros sobre Felicidad

 

 

[newsletter utm=”felicidad-facebook”]

HACE 6 AÑOS