Grabadoras de voz, porque a veces mil palabras hacen más falta que una imagen

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, hasta aquí de acuerdo, pero ¿qué pasa cuando solo necesitamos palabras, eh, listillo/a? Pues que… menos mal que existen dispositivos tan útiles como las grabadoras de voz, esos discretos aparatitos que capturarán cualquier voz con la máxima calidad y de forma muy práctica. Vamos a explicarte para qué puedes usarlas y sus diferencias clave.

 

Tomar apuntes, realizar entrevistas, grabar podcasts…

cascos

Las grabadoras de voz son los dispositivos ideales para capturar sonido con una fidelidad total. Hace años, si ya las usabas, seguro que tenías que cargar con un pedazo de grabador de cinta. La tecnología digital que se usa en las grabadoras actuales supera de largo la calidad y practicidad de aquellos aparatos.

Una grabadora de voz se puede usar actualmente para tomar notas personales, para guardar “apuntes” de clase, para tomar declaraciones o realizar entrevistas, para grabar sonidos muy concretos (voces de personajes, sonidos de ambiente, ruidos) e incluso para grabar tu propio podcast, editarlo en tu ordenador y subirlo a la red. Tu imaginación o necesidad es la que manda en su potencial uso.

micro

 

Las características que tienes que tener en cuenta

Existen grabadoras de voz de todo tipo de precios y características: desde las que te servirán para tomar apuntes rápidos hasta las que te servirán para tomar sonidos de forma precisa y con una calidad sin comparación. Cuanto más avanzada sea, mayores posibilidades tendrás a la hora de controlar las grabaciones, lógicamente. Ofrecen muchas escenas de grabación pre-definidas: reunión, música, dictado…

Todas suelen incorporar una memoria interna de aproximadamente 4 GB, que te permitirán grabar hasta 1600 horas de sonido en formato MP3. Sí, lo repito: 1600 horas. Por supuesto, esa capacidad se puede aumentar gracias a la inclusión de un puerto de tarjetas microSD. Por cierto: todas suelen usar pilas AAA y ofrecen hasta 75 horas de autonomía, lo mejor es hacerte con unas un buen pack de pilas AAA y una tarjeta microSD, tendrás autonomía y espacio de sobra.

Grabadora voz Olympus VN732PC

Todas las grabadoras incorporan una pantalla (más o menos sofisticada), y suelen ofrecer la misma información en ella: nivel de batería restante, nombre de pista en grabación o reproducción, duración de la pista, etc. También cuatro botones básicos: Rec, Stop y los botones para cambiar de pista, además de los que añada cada modelo concreto. Sus frecuencias de muestreo suelen partir de 44,1 KHz e incorporan altavoces y puertos mini-jack para auriculares, en algunos casos.

La calidad de los micrófonos y su ángulo de captación varía según su precio: tenemos desde micrófonos muy sencillos que ni se ven, alojados dentro de la carcasa de la grabadora, hasta combinaciones de tres micrófonos, que captan sonidos en ángulos de 90º, reducen digitalmente el ruido, se activan con nuestra voz, equilibran el sonido de la voz automáticamente y captan sonidos estereofónicos. Les falta hablar y saludar ellas solas.

Grabadora voz Olympus

Los formatos de grabación no se limitan a un limitado archivo en MP3 (el formato más cómodo, más reducido, pero de menor calidad), también podrás grabar en el formato WMA, AAC, o en el formato Linear PCM (Wav) que te permite captar el sonido a la máxima calidad posible, tanta que van incluso por encima del sonido que puedas oír en un CD.

Y recuerda que transferir sus datos a un ordenador se realizará de la forma más simple y rápida: mediante un cable USB de toda la vida. Algunos modelos también incorporan software específico para tu ordenador que te permitirá editar y mejorar el sonido, como “Sonority”, e incluso transcribir las notas de voz a texto, gracias al programa Dragon NaturallySpeaking.

Y tú, ¿has pensado ya qué uso le darás a tu próxima grabadora de voz?

 

[newsletter utm=”grabadoras-de-voz”]

HACE 6 AÑOS