Y tú, ¿humidificas o deshumidificas?

4 COMENTARIOS

Con la llegada del invierno, el frío y las calefacciones, es muy probable que ya hayas empezado a notar los efectos de la escasez de humedad en el ambiente: electricidad estática, irritación de la garganta, sequedad en los ojos, labios agrietados… Afortunadamente esto se puede solucionar fácilmente con un humidificador, que ayuda a recuperar los niveles adecuados de humedad en casa.

Pero antes de entrar en materia, te invitamos conocer los humificadores a fondo y descubrir las diferentes opciones que hay en el mercado, así como la alternativa opuesta, los deshumificadores, para entender un poco mejor por qué es importante mantener el grado de humedad en un intervalo óptimo.

¿Por qué te interesa controlar la humedad del aire de casa?

Al ducharnos, por ejemplo, estamos aumentando la humedad relativa del baño
Al ducharte, por ejemplo, estás aumentando la humedad relativa del baño

La humedad es la cantidad de agua que contiene el aire en forma de vapor de agua. Normalmente el dato que conocemos es el de humedad relativa, que es la relación entre la cantidad de vapor de agua que contiene una masa de aire y la que tendría si estuviera completamente saturada. A partir del nivel de saturación, que sería una humedad relativa del 100%, el agua se condensa y empieza a llover.

Para que un ambiente resulte agradable, lo ideal es que la humedad relativa no sea menor del 40% ni superior al 60%.  Una humedad relativa superior al 60% es un perfecto caldo de cultivo para mohos y bacterias, amén de hacer que notemos más el frío, mientras que una humedad relativa por debajo del 40% puede provocar sequedad en las vías respiratorias (agravando bronquitis o asmas) y en los ojos, así como también esos calambrazos típicos en invierno, debidos a la electricidad estática.

Lo primero, pues, es conocer la humedad que hace en un tu casa (con un sencillo higrómetro bastará) y luego actuar en consecuencia, adquiriendo un humidificador o un deshumidificador. Normalmente en invierno necesitarás el primero y en verano el segundo, pero si vives en una zona costera, es posible que necesites un deshumidificador todo el año.

Humidificadores

humidificadores-4

El humidificador es un aparato de pequeño tamaño que se utiliza para aportar humedad al aire, evitando las molestias asociadas a la sequedad de la calefacción que hemos mencionado antes. Su precio oscila entre los 25 y los 125 euros,  dependiendo de sus características. Existen tres tipos de humificadores:

  • Humificadores de vapor caliente: funcionan calentando el agua del depósito hasta cerca del punto de ebullición para producir vapor de agua. Al calentar el agua, mantienen un ambiente limpio eliminando gérmenes de manera natural.

Así funciona un humidificador por vapor de agua

  • Humificadores de vapor frío evaporativos: utilizan un filtro de mecha húmeda a través del cual hacen pasar el aire para humidificarlo.
  • Humificadores de vapor frío ultrasónicos: estos humidificadores emplean vibraciones de muy alta frecuencia para producir una vaporización muy fina. Son los más eficaces y seguros, y los más habituales en el mercado. Además, al emitir vapor a temperatura ambiente, no calientan la estancia, perfectos para usarlos también en verano en climas secos.

Y así uno por ultrasonidos

A la hora de comprar un humidificador, además del tipo, debes tener en cuenta otros aspectos importantes:

  • La capacidad del depósito: cuanto más grande, cada menos tiempo deberemos rellenar con agua el aparato.
  • Tamaño, peso y diseño: lógicamente, los humidificadores con depósitos más grandes tendrán un tamaño mayor, pero siempre es conveniente buscar el tamaño más compacto y con mejor diseño dentro de tus necesidades.
  • Superficie de uso: dependiendo de la estancia que queramos humidificar, necesitarás un aparato con potencia suficiente para producir el vapor de agua necesario.
  • Consumo: Al ser un aparato de vas a tener mucho tiempo encendido, lo ideal es que consuma lo menos posible, siempre que cumpla nuestras necesidades de superficie. De forma orientativa vienen a consumir unos 35W.
  • Control de humedad automático: Solo los humidificadores más avanzados incluyen un higrostato para funcionar de forma automática. Tú eliges la humedad relativa que quieres y ellos se activan cuando sea necesario aportar humedad al ambiente.
  • Difusor de fragancia: Si además de regular la humedad del aire de tu casa, quieres que huela bien, algunos humidificadores incluyen difusores de fragancia.

Deshumidificadores

humidificadores-5

La misión de los deshumidificadores es justo la contraria que la de los humificadores, ya que se utilizan para reducir la humedad del ambiente. Su funcionamiento es un poco más complejo que el de los humidificadores, de ahí su mayor tamaño y precio (de 48 a 269 euros en función de la capacidad).

Para conseguir extraer la humedad del aire, los deshumidificadores hacen pasar el aire por un evaporador a muy baja temperatura. El agua del aire se condensa en la superficie fría del evaporador (como lo haría en una cerveza fría en verano) y se almacena en un depósito. Luego el aire vuelve a la estancia, no sin antes pasar por un condensador caliente para recuperar la temperatura ambiente.

Como existe una amplia variedad de modelos y precios, te vamos a dar una guía de los puntos a tener en cuenta al comprar un deshumidificador:

  • Capacidad de aborción: determina la cantidad de agua que puede recoger el aparato (se mide en litros por 24 horas). Cuanta más, mejor, ya que significa que es capaz de retirar la humedad del ambiente más rápidamente.
  • Capacidad del depósito: Al igual que ocurre con los humidificadores, la capacidad del depósito es importante para tu comodidad, ya que deberás vaciarlo cada vez que se llene.
  • Consumo: nuevamente, en un aparato que va a estar encendido un buen número de horas no debes dejar de mirar el consumo, buscando el más eficiente que cumpla tus necesidades.
  • Ruido: La mayoría de deshumidificadores utilizan un compresor para poder enfriar el evaporador (son como un aire acondicionado completo en miniatura), por lo que es una buena idea buscar el más silencioso.
  • Control de humedad automático: No todos los modelos lo incluyen, pero es una buena idea, ya que te permite fijar una humedad relativa y dejar que el aparato se encienda y apague sólo.
  • Purificador de aire: Algunos deshumidificadores incluyen también ionizadores y purificadores de aire integrados, que reducen las alergias en el hogar.

Ahora que ya tienes toda la información sobre los dos tipos de aparatos ya puedes contestar a la pregunta: Y tú ¿humidificas o deshumidificas?

 

[newsletter utm=”humidificadores”]

HACE 6 AÑOS