Lavavajillas, si no tienes uno, ¡pillas!

Lo más apasionante de los lavavajillas es que te evitan tener que lavar los platos, que no es poco. Se acabó eso de tener la cocina llena de platos sin fregar a la espera de que te apetezca ponerte a ello. ¿Que después de comer quieres echarte una siesta pero no quieres dejarlo todo hecho un desastre? El lavavajillas se encarga. No es tu mejor amigo, pero casi.

Si todavía no tienes un lavavajillas, no sabes qué te estás perdiendo. Anímate a dar el salto: compartimos contigo todo lo que tienes que saber antes de comprar un lavavajillas para dar con el modelo perfecto para ti.

Y antes de comenzar, desmentimos un mito: no, el lavavajillas no gasta más agua que el lavado a mano. Todo lo contrario, ahorrarás agua gracias a un depósito donde guardan el agua del último aclarado y lo emplean en el primer lavado del siguiente ciclo. Y no lo decimos nosotros, sino que hay estudios que lo demuestran.

¿Qué tamaño de lavavajillas necesitas?

lavavajillas-6

Existen varios tamaños de lavavajillas diferentes, y escoger el adecuado es importante por cuestiones de comodidad, ahorro energético y espacio en la cocina. Estos son los tres tamaños de lavavajillas que puedes comprar:

  • Lavavajillas de 60cm: Los lavavajillas “de toda la vida”. Del tamaño de un mueble de cocina normal y con una gran capacidad, normalmente 12 cubiertos, que es más que suficiente para usarlo una vez al día con los platos, vasos y cubiertos de una familia media (4-6 personas).
  • Lavavajillas de 45cm: Iguales que los lavavajillas de 60cm, solo que 15 centímetros más estrechos. Tienen capacidad de 9 cubiertos, es decir, que sirve tanto para una familia con dos hijos que lo ponga cada día o para una pareja que lo llene cada dos días. Su mayor ventaja es que, al ser más pequeños, se aprovecha mejor el espacio en la cocina.

lavavajillas-4

  • Lavavajillas compactos: Son los más pequeños de todos. Tan pequeños que ni siquiera ocupan la altura entera del mueble, e incluso se pueden colocar sobre la encimera. Son ideales si vives sólo o en pareja y la cocina de juguete de tu sobrino es más grande que la tuya.

¿Integrable o no integrable?

lavavajillas-2

Esta es una decisión básicamente estética. Los lavavajillas integrables son esos que, desde fuera, no sabes si al abrirlos encontrarás platos para lavar o un armario con galletas de chocolate, ya que están diseñados para utilizar el frente de una puerta igual que las del resto de tu cocina.

Guía para comprar un lavavajillas

Un lavavajillas lava platos, sí, pero cada modelo posee algunas funcionalidades interesantes que te será de ayuda conocer para tener en cuenta a la hora de comprarlo. Éstas son algunas que deberías comprobar:

  • Que tenga protección antidesbordamiento: es un sensor que, en caso de emboce del desagüe, detiene el programa para evitar que el agua se acumule y pueda salirse accidentalmente.
  • Que tenga un programa rápido o de media carga, muy útil cuando los platos no están muy sucios o tenemos prisa. Es importante que este programa incluya el secado, ya que muchos programas cortos no secan la vajilla.
  • Que tenga una tercera bandeja portacubiertos. Ayuda a aprovechar mejor el espacio, ya que ya no hace falta un cesto para los cubiertos en la bandeja inferior, que siempre molesta al colocar los platos. También es práctico que las bandejas sean ajustables.
  • Que tenga un buen número de programas para cada situación, para vajilla delicada, para ollas, ecológico… así como programas de higiene para limpiar a una mayor temperatura y desinfectar.  También conviene comprobar que se pueda programar el lavado para más tarde, variar el tiempo de lavado manualmente o incluso seleccionar la zona de lavado, como los Miele o los Whirlpool, por si solo quieres limpiar la bandeja superior o la inferior.
  • Cuanto más automático sea el lavavajillas mejor. Si es capaz de ajustar el consumo a la carga y detectar el uso de detergente 3 en 1, mejor que mejor.
  • Comprobar el sistema de secado. Hay lavavajillas, como los Miele, que tienen un secado por condensación, que extrae la humedad del interior mediante una rejilla, evitando las marcas que dejan las gotas de agua, mientras que otras marcas, como Bosch y Siemens, tienen tecnología de secado con Zeolitas, un mineral que es capaz de absorber la humedad y desprender calor, mejorando la eficacia del secado.

Consejos al usar un lavavajillas

lavavajillas-3

Ahora que ya tienes tu lavavajillas, es el momento de empezar a usarlo y olvidarte de fregar los platos. No es que un lavavajillas sea demasiado complicado de utilizar, que no es una nave espacial, pero aquí van algunos consejos.

  • No hace falta que aclares los platos antes, basta con que quites los restos de comida. Los lavavajillas modernos tienen un gran poder de limpieza, además así ahorrarás agua y tiempo.
  • Usar el lavavajillas ahorra agua y energía comparado con lavar a mano, así que no haya mucho que fregar, siempre es mejor ir llenándolo que fregar esos pocos platos.
  • Limpia el filtro con frecuencia, que ahí es donde se queda toda la suciedad, y no es cuestión de limpiar los platos con agua que pasa por un filtro con restos de lavados anteriores.
  • Llena bien el lavavajillas. Va a gastar igual, así que cuanto más pongas dentro menos veces tendrás que usarlo o te evitarás tener que limpiar eso a mano. Ahí es donde puedes sacar a relucir tu habilidad en el Tetris.

[newsletter utm=”consejos-lavavajillas”]

HACE 5 AÑOS